Ciudadanos, activistas y periodistas se congregaron este día en el Ángel de la Independencia para exigir al Gobierno de la Ciudad de México que informe dónde está Marco Antonio Sánchez Flores, cuyo paradero se desconoce desde el pasado martes cuando fue detenido y golpeado por policías en el Metrobús Rosario. Lo acusaron de intentar robar a un usuario, cuando él sólo quería tomarse una foto frente a un grafiti.

Este día, a través de una serie de tuits, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó la desaparición de Marco Antonio y llamó a las autoridades capitalinas a que investiguen el caso no como un secuestro, sino como una desaparición forzada.

La familia de Marco Antonio dijo durante la protesta en el Ángel que los testigos, que hasta hoy no han sido llamados a declarar, fueron amenazados por la policía.

Ciudad de México, 28 de enero (SinEmbargo).- Los testigos que vieron cuando los policías golpearon y se llevaron a Marco Antonio Sánchez Flores, de 17 años, en una patrulla el martes pasado, fueron amenazados  por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSP), dijo Raúl Martínez Sánchez, primo del menor.

Los familiares y amigos de Marco Antonio realizaron hoy una concentración en el Ángel de la Independencia para exigirle a las autoridades capitalinas que el estudiante de preparatoria aparezca ya.

“Nos han comentado los testigos que vieron lo que pasó ahí en el Metrobús El Rosario que ahí los amenazaron si hablaban”, dijo en entrevista con varios medios de comunicación.

El primo de Marco Antonio, Raúl Martínez Sánchez, señaló que incluso el amigo que acompañaba al joven ese día –y quien le tomó la última fotografía en la que aparece tirado en el suelo, sometido por un uniformado– también fue amenazado.

Ningún testigo, de acuerdo a la familia, ha sido llamado a declarar.

Esto hace todavía más sospechosa la actuación de las autoridades, porque han pasado cinco días desde que Marco Antonio fue víctima de desaparición forzada por parte de policías.

Hasta hoy, Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la capital, no ha hablado con la familia.

Los manifestantes bloquearon Paseo de la Reforma. Foto: Cuartoscuro

Ciudadanos, activistas y periodistas se unieron a la protesta en el Ángel de la Independencia para exigir al Gobierno de la Ciudad de México que informe dónde está Marco Antonio Sánchez Flores.

Este día, a través de una serie de tuits, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó la desaparición de Marco Antonio y llamó a las autoridades capitalinas a que investiguen el caso no como un secuestro, sino como una desaparición forzada.

“Es urgente que las autoridades de la Ciudad de México actúen con la debida diligencia para dar con el paradero de Marco Antonio, que se castigue a los responsables y que tanto él como su familia tengan acceso a la justicia y a la reparación del daño”, expresó.

Pablo Moctezuma Barragán, Jefe Delegacional de Azcapotzalco, acudió a la concentración y anunció que mañana le exigirá a Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno capitalino a través de un oficio esclarecer el caso de Marco Antonio. Pero los familiares no lo aceptaron de buena gana. Le reclamaron que sea después de seis días de desparecido que la Delegación vaya a tomar acciones.

“¿Por qué hasta ahorita, si les hemos estado pidiendo ayuda?” , lo encaró una tía del joven.

Protesta en el Ángel de la Independencia para exigir la aparición con vida de Marco Antonio. Fotos: Shaila Rosagel, SinEmbargo

“Dónde está Marco Antonio”, “No más desapariciones forzadas”, “Exigimos la pronta localización de nuestro primo”, son algunas de las leyendas que se leyeron en pancartas que portaron los manifestantes.

Las exigencias van para el Jefe de Gobierno, Mancera Espinosa; para el titular de la SSP, Hiram Almeida, y para el Procurador capitalino, Edmundo Garrido Osorio. Los familiares de Marco señalaron que por la desaparición del menor sólo hay dos policías detenidos, cuando fueron cuatro los implicados. Los uniformados declararon que soltaron al joven el mismo día que se lo llevaron.

“No han presentado el nombre de los oficiales que lo golpearon […] los están encubriendo”, acusaron los familiares de Marco.

Los padres del joven no acudieron a la convocatoria porque se encuentran en este momento en la Fiscalía Antisecuestro.

El primo de Marco Antonio, Raúl Martínez Sánchez, señaló que los testigos de la detención fueron amenazados por elementos de la SSP. Fotos: Shaila Rosagel, SinEmbargo.

SSP DA A CONOCER NOMBRES DE POLICÍAS

Esta tarde, la Secretaría de Seguridad Pública capitalina dio a conocer los nombres de los cuatro policías que participaron en la detención de Marco Antonio e indicó que dos de ellos permanecen bajo arresto para facilitar las investigaciones.

En conferencia de prensa, José Gil García, subsecretario de Información e Inteligencia Policial indicó que los agentes que participaron en la detención del joven estudiante responden a los nombres de Ubel Mora Gallardo, Ricardo Trejo Juárez, Ricardo de la Rosa Guzmán y Martín Jesús González Martínez, todos ellos pertenecientes al sector hormiga Azcapotzalco.

En sus declaraciones los agentes involucrados detallaron que tras detener a Marco ANtonio lo dejaron libre metros más adelante luego de que supuestamente un sujeto desconocido les pidiera que lo liberaran.

Las autoridades de la SSP no precisaron quienes son los dos policías que se encuentran detenidos.

El papá de Marco confirmó a SinEmbargo que las autoridades no han citado a ese principal testigo, quien captó en una foto el momento de la detención. Marco Antonio Sánchez Flores fue detenido el martes a las 16:30 horas en la estación de Metrobús El Rosario, delegación Azcapotzalco, por cuatro elementos de la policía capitalina.

El joven, acusó su padre, fue golpeado y subido a una patrulla, pero nunca presentando ante una Agencia del Ministerio Público.

La última vez que se supo del joven que estudia en la Escuela Nacional Preparatoria Miguel E. Schulz, la “Prepa 8”, fue el martes cuando se encontraba afuera de la terminal de Metrobús acompañado de un amigo y le pidió a otro joven que pasaba por ahí tomarle una foto con el graffiti de un muro.

“Lo desaparecieron porque son los últimos que tuvieron contacto con él, después de golpearlo lo esposaron y lo subieron a la patrulla. Su amigo que iba con él dice que le dijo a otro muchacho que iba pasando que si le podía tomar una foto. En eso estaba cuando un policía llegó y le dijo: ‘¿Qué, te estás robando?’. ‘No, le estoy tomando una foto’, le contestó. Pero llegó otro policía y que dijo: ‘Sí, sí le está robando’. Entonces, mi hijo corrió hacia adentro del Metrobús y ahí fue donde lo agarraron y lo golpearon. Forcejeó, lo maniataron, le pusieron esposas, llegaron los otros y lo subieron a la patrulla”, dijo el padre de Marco Antonio el viernes a SinEmbargo.

El amigo que lo acompañaba, sostuvo el señor, les pidió a los policías subirse a la patrulla con el muchacho, pero se negaron y le dijeron que se dirigiera la Agencia 40 del Ministerio Público, ubicada en Azcapotzalco.

“No encontró nada ahí, y se dirigió a la de 22 de Febrero que está adscrita en Azcapotzalco [Coordinación Territorial Azcapotzalco 2] y no lo halló. Entonces fuimos a buscarlo, pensamos que era algo sencillo, pero en ningún lado lo encontramos. En la 22 de Febrero estaban renuentes, no nos quisieron levantar un acta. De ahí llamaban por radios a las patrullas y nos dijeron que ya lo habían soltado, pero no dijeron ni dónde ni cómo”, narró.

El padre del joven aseguró que en la Coordinación Territorial Azcapotzalco 2 se negaron a levantar un acta argumentando que debían pasar 48 horas.

Y acusó que ahí le cuestionaron sobre “si el chamaco no se iría con la novia”.

La madre de Marco Antonio Sánchez Flores realizó la denuncia de hechos extraviado/ausente ante el Centro de Atención de Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA) de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México que quedó archivada en la carpeta de investigación CI-E-DGAVD/CAPE/UI-2 S/D/00242/01-2018.

EXIGENCIA SOCIAL POR EL PARADERO DE MARCO ANTONIO

Hoy miles de ciudadanos, activistas, periodistas, actores y políticos exigieron a las autoridades de la Ciudad de México que digan dónde está Marco Antonio Sánchez Flores, el joven detenido y golpeado por policías en la estación del Metrobús Rosario el pasado martes. A través de una petición iniciada en la plataforma Change.org, los ciudadanos le demandan al Jefe de Gobierno y al titular de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSP) la presentación con vida de Marco Antonio.

“No puede volver a pasar que desaparezcan a un estudiante enfrente de nosotros. Si piensan que como sociedad no vamos a reaccionar están equivocados”, dice la petición, que apenas en unas horas reunió más de 25 mil firmas.

Las cuentas entregadas por la Jefatura de Mancera Espinosa a cinco años y un mes del inicio de su mandato han sido reprobadas por activistas y politólogos, quienes consideran que hacen falta acciones eficientes para atender las necesidades de la capital del país.

SinEmbargo publicó ayer que la gestión de Mancera acumuló en 4 mil 465 entre diciembre de 2012 y diciembre de 2017, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El ascenso de las cifras de homicidios intencionales inició en el año 2015, cuando se reportaron 854 homicidios dolosos, siguió en 2016 con 952 carpetas abiertas por este delito y tuvo su pico más alto en 2017: mil 804, cifra que convirtió al año que pasó en el que más asesinatos hubo en las últimas dos décadas en la capital del país.

El año pasado la Delegación Iztapalapa abrió 230 carpetas por homicidio doloso; ; Gustavo Madero, 200; Cuauhtémoc, 113; Venustiano Carranza, 90;la Álvaro Obregón, 98; Tlalpan, 72; Miguel Hidalgo, 46; Coyoacán, 42; Tláhuac, 38; Azcapotzalco abrió 34 carpetas; Xochimilco, 37; Iztacalco, 31; Benito Juárez, 23; la Magdalena Contreras, 14; Milpa Alta, nueve; Cuajimalpa, ocho.

Sólo en el año 2017 el número de carpetas de investigación por robos en la Ciudad de México ascendió a 102 mil 714. Mientras que en el 2016 la cifra fue de 81 mil 555, un aumento en un año del 25 por ciento.

La violencia contra las mujeres ha sido una de las críticas más recurrentes contra la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX).

Al menos 237 carpetas de investigación por feminicidio se abrieron en la Ciudad de México desde enero de 2013 a julio de 2017, de acuerdo con una solicitud de información hecha a la Procuraduría General de Justicia.