México

Alberto usa filtro de aire: “esto me trae loco”. El miedo al COVID-19 no lo abandona. Y no es el único

29/04/2020 - 11:00 am

El hombre mexicoamericano pagó poco más de 150 dólares –3 mil 200 pesos al tipo actual– por el equipo que porta, todo de color blanco. Además adquirió otros artículos preventivos contra la COVID-19 y ya invirtió hasta en una prueba para detectar si padecía la enfermedad, luego de sufrir un ataque de asma que hizo que su respiración se complicara.

Por Martín Orquiz

Ciudad Juárez, Chihuahua, 29 de abril (La Verdad de Juárez).– Con una mascarilla N95 que cubre la mayor parte de su rostro, conectada a un purificador de aire a través de una manguera que sostiene amarrado en su brazo, Alberto cuenta que optó por comprar ese sistema para protegerse ante el temor de contagiarse de COVID-19.

“Eso me trae loco”, comenta para luego dar a conocer que pagó poco más de 150 dólares –3 mil 200 pesos al tipo actual– por el equipo que porta, todo de color blanco.

Además adquirió otros artículos preventivos contra la enfermedad respiratoria, dice el hombre mexicoamericano que ya invirtió hasta en una prueba para detectar si padecía la enfermedad, luego de sufrir un ataque de asma que hizo que su respiración se complicara.

“Ese es uno de los síntomas (la dificultad para respirar), me ‘frikie’(asusté) y me fui a un hospital de El Paso a hacerme la prueba”, dice el empresario, quien pidió omitir su verdadera identidad.

Hombre con filtro de aire en Ciudad Juárez.
Aunque Alberto cuenta que todavía no sabe cuánto pagará por su atención médica, debido a que solicitó ayuda de un programa de Gobierno estadounidense, estima que tendrá que desembolsar al menos 500 dólares, unos 10 mil 500 pesos al tipo de cambio actual. Foto: Martín Orquiz, La Verdad de Juárez

Aunque él vive la mayoría del tiempo en Ciudad Juárez, descartó atenderse aquí porque, le dijeron sus conocidos, es difícil conseguir la prueba y se desanimó. Además, el asma no es un factor de riesgo para contraer el coronavirus.

Otros fronterizos, al igual que Alberto, buscan realizarse el análisis para establecer si sufren el padecimiento cuando sienten alguno de los síntomas, principalmente tos seca, temperatura alta o dificultad para respirar.

Sin embargo, las posibilidades de obtenerlo son pocas en Ciudad Juárez.

En instancias de Salud gubernamental sólo son candidatos a la prueba PCR por sus siglas en inglés (Polymerase Chain Reaction o Reacción en cadena de la polimerasa) las personas con síntomas: tos, fiebre o dolor de cabeza durante los últimos siete días, acompañados de al menos la dificultad para respirar, dolor de articulaciones, dolor muscular, dolor o ardor de garganta, escurrimiento nasal, entre otros.

En laboratorios privados, donde los costos van de los 3 mil 240 a los cinco mil 200 pesos, tampoco es una simple transacción. El interesado debe someterse primero a una entrevista con personal médico para establecer si es candidato al análisis, explica una trabajadora del Hospital Ángeles, uno de los lugares donde está disponible.

Sin embargo, las muestras de las pruebas se envían a laboratorios de la Ciudad de México y los resultados tardan hasta 72 horas, explica.

“No es sólo llegar y pedir la prueba, no se la harán debido a que es mucha la gente que está solicitando, sería perder la oportunidad de salvarle la vida a alguien”, declara la entrevistada, quien omitió proporcionar su identidad.

El costo de la prueba es de cinco mil 220 pesos, pero si el paciente es sospechoso y se internará en el hospital debe dar un depósito de 20 mil pesos ya que comenzará su atención y se le harán otros análisis, informa personal del área de Urgencias de esa institución privada.

Un hombre con filtro de aire que teme a la COVID-19.
Alberto, por su parte, dice que permanece alerta a cualquier señal de COVID-19 y, si no tiene opción aquí, se irá de nuevo a El Paso a analizarse atenderse en caso de que resulte positivo. Foto: Martín Orquiz, La Verdad de Juárez

De la misma manera, el laboratorio Imagen Diagnóstica ofrece el servicio, pero lo condiciona ya que no está abierta al público en general, sino a pacientes referidos por un médico y que presenten un cuadro clínico con síntomas relacionados al coronavirus.

La toma de la muestra es tomada únicamente a domicilio y el costo es de tres mil 240 pesos, IVA incluido.

Además, el médico tiene que llenar formatos internos de Imagen Diagnostica, la entrega de resultados se hace entre las 48 y 60 horas siguientes a la toma de la muestra, se informó.

Aunque un representante del laboratorio declinó brindar más datos sobre el tema, dijo que toda la información que se genera es entregada al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (INDRE), tal como se establece en los procesos establecidos por el Gobierno federal para atender la contingencia sanitaria.

MED Scanner & Lab., otra empresa establecida en Ciudad Juárez, ofrece una alternativa al PCR, se trata de una tomografía axial computarizada (TAC) de tórax.

Un empleado del lugar da a conocer que el costo de ese procedimiento es de tres mil 800 pesos y que es muy exacto, ya que se pueden detectar manchas características en los pulmones que pueden determinar una probabilidad alta de que se trata de un contagio de COVID-19.

En la publicidad del lugar se explica que se trata de un método diagnóstico sensible, hasta en un 97 por ciento, y rápido para detectar de forma oportuna una neumonía viral.

Pero también hay condiciones: “es indispensable la actualización constante e interpretación precisa por parte del médico especialista en Radiología, para identificar hallazgos que sugieran infección por SARS-CoV-2 (COVID-19), evaluar severidad, establecer pronóstico e integrar una clasificación”.

Los resultados, añade, se obtienen aproximadamente en 20 o 30 minutos después de realizado el estudio.

Datos del Gobierno federal establecen que en México existen 82 laboratorios aprobados para realizar las pruebas PCR para COVID-19 (nombre de la enfermedad) o SARS-COV-2 (nombre del virus), de las que 25 corresponden a la industria privada.

Esta semana, el director Médico de la Zona Norte, Arturo Valenzuela Zorrilla, dio a conocer que en Chihuahua se cuenta con seis mil 375 pruebas para diagnosticar a pacientes con COVID-19.

Añadió que seguirán adquiriendo este instrumento hasta llegar a 10 mil unidades.

El laboratorio estatal cuenta con capacidad para realizar hasta 60 pruebas PCR diarias, cifra que casi se alcanzó el martes 22 de abril cuando se aplicaron 59 en todo el estado, se informó.

Este análisis, informó el subdirector de epidemiología de la Secretaría de Salud, Gumaro Barrios, se aplica únicamente a personas que cumplan con la definición de caso sospechoso de coronavirus COVID-19.

La Secretaría de Salud de México defina que una persona padece COVID19 cuando presenta al menos dos de estos signos y síntomas: Tos, fiebre o dolor de cabeza durante los últimos siete días, que deben estar acompañados de al menos una de condiciones como dificultad para respirar, dolor de articulaciones, dolor muscular, dolor o ardor de garganta, escurrimiento nasal, dificultad para respirar, enrojecimiento de ojos o dolor torácico.

PSICOSIS INVADE A FRONTERIZOS

Aunque Alberto cuenta que todavía no sabe cuánto pagará por su atención médica, debido a que solicitó ayuda de un programa de Gobierno estadounidense, estima que tendrá que desembolsar al menos 500 dólares, unos 10 mil 500 pesos al tipo de cambio actual.

A pesar del gasto que hará, considera que es una buena inversión ya que pudo descartar que está contagiado. Sin embargo, eso no quiere decir que esté a salvo, por eso utiliza el inusual equipo de color blanco para tratar de aislarse del contagio porque el miedo de enfermarse no ha cedido.

Recuerda que fue de madrugada, hace dos semanas, cuando decidió buscar ayuda médica, luego de preguntar a sus amistades y familiares decidió irse a El Paso.

“Si hubiera ido al Seguro Social, ahí quedo, me dijeron que no te atienden rápido”, comenta.

Cuando llegó al Centro Médico Universitario de El Paso (UMC, por sus siglas en inglés University Medical Center), dice que fue recibido por personal médico en el estacionamiento, en cuanto les explicó que sospechaba que tenía COVID-19 fue enviado a un área especial.

Enseguida lo conectaron a varios aparatos, lo revisó un médico y le tomaron muestras para realizarle el PCR que solicitó, aunque luego de casi media hora le dijeron que se trababa de un episodio asmático.

Horas después, luego de recibir tratamiento, lo dieron de alta ya con el resultado del análisis. Fue negativo.

Aún así, optó por extremar las precauciones para evitar contagiarse porque, reitera, la preocupación no lo abandona.

Alberto no es el único que cree estar enfermo con COVID-19 y que busca una prueba para cerciorarse o descartar.

Todos los días y a todas horas, personal del Hospital Ángeles recibe llamadas y visitas para preguntar por el procedimiento.

“Está viniendo mucha gente y recibimos muchas llamadas… pero muchos no están enfermos, es gente con sugestión que ya tiene problemas en los pulmones por cuadros de asma”, comenta una de las empleadas entrevistadas.

Sin embargo, sí han llegado personas con COVID-19, algunas a tiempo y otras con cierto grado de gravedad.

Explica que para realizar la prueba de COVID-19 se verifica, a través de una entrevista con personal médico, si el paciente estuvo en el extranjero o tuvo contacto con alguien contagiado del padecimiento.

También se revisa si presenta deficiencia respiratoria y temperatura incontrolable.

Algunas personas se quedan internadas de inmediato, las que tienen síntomas no graves son enviadas a sus casas a convalecer con medicamento y, en ocasiones, oxígeno.

Debido a la experiencia que se vive en esa institución, la entrevistada recomienda no entrar en pánico y buscar el PCR sólo si tiene los síntomas de la enfermedad para evitar gastos y que se utilice una prueba de forma innecesaria.

Alberto, por su parte, dice que permanece alerta a cualquier señal de COVID-19 y, si no tiene opción aquí, se irá de nuevo a El Paso a analizarse atenderse en caso de que resulte positivo.

“No importa lo que gaste, lo importante es que si me enfermo me atiendan porque no quiero morirme”, comenta para enseguida verificar el funcionamiento del aparato que limpia el aire que respira.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE LA VERDAD DE JUÁREZ. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas