Durante un viaje a la ciudad guanajuatense visitamos el Parque de Aventura San Miguel de Allende, un lugar en el que se puede realizar senderismo, paseos a caballo, en cuatrimoto o a bicicleta además de las tirolesas y puentes colgantes, actividad de la que formamos parte, así que te contamos qué tal está la experiencia.

Ciudad de México, 29 de noviembre (SinEmbargo).- San Miguel de Allende, Guanajuato es una de las ciudades más bonitas de México y cuenta con una gran oferta gastronómica y cultural para sus visitantes, pero también tiene un lugar para todos aquellos que buscan actividades extremas como las tirolesas.

Durante un viaje a la ciudad guanajuatense visitamos el Parque de Aventura San Miguel de Allende, un lugar en el que se puede realizar senderismo, paseos a caballo, en cuatrimoto o a bicicleta además de las tirolesas y puentes colgantes, actividad de la que formamos parte.

El primer paso es la seguridad por lo que a cada persona le colocan un arnés, casco y guantes, un dato importante es llevar el cabello amarrado o una liga para amarrarlo ya que este va dentro del casco para evitar cualquier accidente. Posteriormente los participantes suben a una camioneta que los acercará lo más posible hasta el lugar en el que se encuentran las tirolesas, a veces, no es posible acercarse tanto así que hay que caminar una parte, ese fue nuestro caso por lo que el calzado es importante, la recomendación es llevar tenis que no importe se llenen de lodo o botas estilo montaña.

Llevar calzado cómodo es importante. Foto: Mundano

Los instructores explican cómo lanzarse de la tirolesa. Foto: Especial

Al llegar al punto indicado los instructores explican la posición adecuada para lanzarse de la tirolesa, las instrucciones para frenar cómo frenar, incluso si alguien no se siente seguro puede lanzarse junto a uno de los guías que siempre están atentos y que acompañan durante todo el recorrido que dura aproximadamente 2 horas.

Las tirolesas se ubican a 150 metros de altura sobre un cañón natural por lo que la vista es espectacular, esta es una experiencia que no se debe dejar al visitar San Miguel de Allende, Guanajuato.