El subgobernador del Banxico destacó que otro factor que influye en el nulo crecimiento de la economía mexicana es la política monetaria restrictiva del banco central; así como una “marcada desaceleración industrial y comercial” en el mundo.

Ciudad de México, 30 de enero (SinEmbargo).- La economía mexicana acumula siete trimestres en estancamiento, debido a factores externos, el inicio de una nueva administración, determinadas decisiones de política pública y una restricción monetaria, consideró el subgobernador del Banco de México (Banxico), Gerardo Esquivel.

A través de su cuenta de Twitter, el economista realizó un análisis sobre las cifras de crecimiento dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), y que arrojaron que la economía mexicana mostró un retroceso del 0.1 por ciento anual.

Esquivel detalló que desde el segundo trimestre de 2018, el país registra un crecimiento económico de 0.0 por ciento.

Destacó que los resultados de la economía mexicana se explican por una combinación de factores externos e internos.

Dentro de los externos, señaló el economista, está la “marcada desaceleración industrial y comercial” que el mundo ha registrado desde el segundo semestre de 2018, en gran parte por el conflicto comercial entre Estados Unidos y China.

A esto, añadió Esquivel, se debe agregar “la desaceleración manufacturera en EU”, misma que ha afectado al México, ya que “la correlación se da entre manufacturas EU-México”.

A nivel interno, el subgobernador del Banxico destacó que el inicio de una nueva administración “siempre ha sido costoso en términos de crecimiento”.

Ya que, apuntó, en los últimos nueve de 10 cambios de Gobierno se ha presentado una disminución del crecimiento económico del país.

“En promedio, el costo es de poco más de dos puntos porcentuales”, sentenció.

Para Esquivel, las pérdidas durante el inicio de las administraciones se deben “al término e inicio de proyectos y al cambio de personal” y no tanto al tipo de políticas que los nuevos gobiernos adoptan.

En este sentido, dijo que la decisión del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y establecer un litigio sobre la construcción de gasoductos, influyeron en el el retroceso económico del país, pero no fueron factores determinantes.

El subgobernador del Banxico destacó que otro factor que influye en el nulo crecimiento de la economía mexicana es la política monetaria restrictiva del banco central.

Sin embargo, negó que dicha política haya sido negativa, sino que “era necesario que fuera así por las presiones inflacionarias del llamado ‘gasolinazo’” .

Para ejemplificar este punto, destacó que México tiene la tasa de interés real más alta dentro de un grupo de 20 países, entre los que se encuentran China, Rusia, Sudáfrica, Brasil, India, entre otros.

Esquivel apuntó que esta decisión “tiene implicaciones innegables en las decisiones de consumo e inversión de los agentes económicos“.

PIB A NEGATIVO

De acuerdo con el colectivo México Cómo Vamos, es la primera ves en tres sexenios que la tasa de crecimiento del país alcanza un rango negativo.

Si bien durante el primer año de Gobierno de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto hubo retrocesos, ninguno reportó un dato negativo como el observado durante los primeros 12 meses de López Obrador en la Presidencia.

“Es importante señalar que los inicios de las dos Administraciones previas, aunque registraron una disminución, no alcanzaron tasas negativas, por lo que el salto de una tasa de crecimiento de 2.1 por ciento en 2018 a una de -0.1 en 2019 es notorio”, destacó el colectivo.

Durante el primer año de cada Administración, México Cómo Vamos observó descensos en la actividad económica, que atribuyó a la curva de aprendizaje de los primeros meses del nuevo Gobierno; a la incertidumbre causada por los nuevos funcionarios públicos; así como a las decisiones de inversión y gasto público.

Los primeros 12 meses de la Administración de Felipe Calderón, en 2007, el PIB nacional creció 2.3 por ciento anual, un descenso de 2.2 puntos frente al 4.5 reportado en 2006. De manera similar, en 2013 la Administración de Enrique Peña Nieto el PIB fue de 1.6 por ciento, 1.8 puntos menos que el 3.4 de 2012.

La baja interanual del 0.3 por ciento en el PIB representa la caída más pronunciada desde el cuarto trimestre de 2009. “El desempeño refleja las tasas observadas desde el principio del año, ya que en el primer trimestre la tasa anual fue de 0.0 por ciento”, recalcó el colectivo. Además, durante el tercer trimestre del año la economía nacional tuvo retroceso del 0.2 por ciento, la primera en rango negativo en 10 años, pero que sería superada por el dato de octubre a diciembre.

Los datos de 2018 mostraron que México registró un crecimiento de 2.1 por ciento y en 2017 la tasa fue de 2.4 por ciento.

UN 2020 DE EXPECTATIVAS

Por otro lado, Banco Base estimó que la economía mexicana crecerá entre un 0.2 y un 0.7 por ciento en 2020.

El análisis de la institución bancaria señala que México iniciará su recuperación económica durante El Segundo trimestre de 2020, aunque alertó que persisten riesgos que podrían desincentivar la inversión en el país.

Para Banco Base, el principal riesgo corresponde a factores internos como cambios institucionales, y no tanto por la incertidumbre global manifestada en las primeras semanas del año.

Finalmente, Banco Base estima que el crecimiento de México se ubicará en 0.7 por ciento; con una inflación del 3.3 por ciento y una paridad peso-dólar de 19.50.