El pasado 20 de mayo, los fiscales federales de Chicago, Estados Unidos, recomendaron una sentencia de al menos 17 años de prisión para “El Vicentillo”, quien el pasado 9 de noviembre se se declaró culpable en la Corte Federal del Distrito Norte de Illinois, de haber colaborado en las operaciones de narcotráfico de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, “El Chapo”.

Tijuana, Baja California, 30 de mayo, (Zeta).- Vicente Zambada Niebla, alias “El Vicentillo”, fue condenado este jueves a 15 años de prisión, por delitos relacionados con el narcotráfico.

El hijo de Ismael Zambada García, alias “El Mayo”, líder del Cártel de Sinaloa, sólo cumplirá dos o tres años de esa condena, pues se le contarán los 10 años que ha estado en prisión, tanto en Estados Unidos como México, y se beneficiará por su buena conducta en este tiempo.

El pasado 20 de mayo, los fiscales federales de Chicago, Estados Unidos, recomendaron una sentencia de al menos 17 años de prisión para “El Vicentillo”, quien el pasado 9 de noviembre se se declaró culpable en la Corte Federal del Distrito Norte de Illinois, de haber colaborado en las operaciones de narcotráfico de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, “El Chapo”.

El Gobierno estadounidense afirmó que la ayuda de Zambada Niebla “no tuvo rival” y que la misma comenzó luego de que el sinaloense fuera extraditado a EU, en febrero del 2010, concluyendo durante su testimonio en el juicio contra su compadre y ex socio, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, en enero de este año.

Pero, además, el hijo del Mayo ayudó en múltiples operaciones contra capos del Cártel de Sinaloa, cómo contra Dámaso López Nuñez, alias “El Licenciado”, y su información fue usada por fiscales de Texas, Brooklyn, Manhattan, sur de California, y Washington, DC.

Asimismo, la cooperación de “El Vicentillo” con la Fiscalía de Chicago ayudó a que en noviembre del 2012 fueran grabadas llamadas donde los hijos de el Chapo, los Guzmán Salazar, hablaban de negocios ilícitos relacionados con el tráfico de drogas.

En noviembre del año pasado, Zambada Niebla admitió ante el juez de distrito Rubén Castillo, varios cargos de narcotráfico que le fincaron desde 2003. Su declaración incluye, además, haber traficado toneladas de cocaína y heroína hacia Estados Unidos usando todo tipo de vehículos, desde submarinos hasta aviones jumbo.

El documento con el que el hijo del Mayo admitió su culpabilidad, también reconoce el uso de armas tipo militar en las operaciones de tráfico y para ejercer violencia, así como amenazas contra grupos rivales, informantes o policías, detalla el rotativo.

“El Vicentillo” se declaró culpable justo cuando comenzaba el juicio contra Guzmán Loera en Nueva York, en el que también testificó Zambada Niebla, ya que estaba cooperando con las autoridades estadounidenses tras declararse culpable en 2013, cuando firmó un acuerdo con la Fiscalía de Chicago.

La sentencia que enfrenta el hijo del Mayo es de cadena perpetua, Zambada Niebla podría negociar términos favorables en su condena si continúa dando información valiosa o incluso su testimonio. Además, el juez Castillo fijará una fecha para sentenciarlo cuando se determine que haya entregado toda la información que busquen los fiscales.

“El Vicentillo”, nacido en Culiacán, fue detenido el 18 de marzo de 2009 en la Ciudad de México, luego de sostener un encuentro con agentes de la Administración para el Control de Drogas​ (DEA, por sus siglas en inglés) en el hotel Sheraton de Paseo de la Reforma, ubicado a un costado de la Embajada estadounidense en México.

Zambada Niebla fue extraditado a Estados Unidos en febrero de 2010, y trasladado a una prisión de máxima seguridad en Michigan, acusado de ser un alto miembro del Cártel de Sinaloa, de conspirar para poseer y traficar drogas desde Centro y Sudamérica, así como de conseguir armas para atacar oficinas públicas.

El pasado 7 de enero, Zambada Niebla​​, alias “El Vicentillo” Zambada, afirmó e durante la última de las tres jornadas de su testimonio contra el antiguo socio de su padre, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, “no es su enemigo, pero tampoco “un mito” como cree que pretende demostrar la defensa del acusado por narcotráfico durante su juicio en Estados Unidos.

El hijo de Ismael “Mayo” Zambada, se despidió cordialmente de su “compadre Chapo” con una reverencia, que el acusado correspondió tras 14 horas de testimonio en la Corte del Distrito Este de Nueva York.

“Mi compadre Chapo no es mi enemigo”, aseveró el testigo tras la acusación del abogado de la defensa, Eduardo Balarezo, de que la información que estaba aportando en el juicio lo convertía en adversario de Guzmán Loera.

“Él sabía que testificaría [en contra] porque me declaré culpable cuando él estaba libre, con mi padre, y me comprometí a cooperar con la Fiscalía […] No veo el futuro y no sabía que mi compadre Chapo estaría aquí. No es mi enemigo”, aseguró Zambada Niebla.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE Zeta. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.