El influyente diario señaló que lo que debería haber sido una de las llamadas más agradables para el nuevo Presidente no fue así y “criticó el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, sobre un acuerdo de refugiados y se jactó de la magnitud de su victoria en el colegio electoral”, de acuerdo con funcionarios estadounidenses de alto nivel que consultó.

Ciudad de México, 1 de febrero (SinEmbargo/AP).– El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, suspendió de manera abrupta la conversación telefónica que sostenía con el Primer Ministro de Australia, dio a conocer este día el diario The Washington Post.

El influyente diario señaló que lo que debería haber sido una de las llamadas más agradables para el nuevo Presidente, no fue así y “criticó el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, sobre un acuerdo de refugiados y se jactó de la magnitud de su victoria en el colegio electoral”, esto de acuerdo con funcionarios estadounidenses de alto nivel que consultó.

“Entonces, todo esto en lo que se espera que sea una llamada de una hora 25 minutos, Trump decidió suspender abruptamente la misma”, describió el diario.

Trump dijo a Turnbull que había realizado ya cuatro llamadas con líderes de otros países que la que sostenía con él era “la peor llamada hasta el momento”.

The Washington Post señaló que el magnate dijo al representante australiano “Esta es la peor oferta de mi vida,” cuando se le cuestionó si cumpliría su compromiso de acoger a mil 250 refugiados de un centro de detención de Australia.

El acuerdo pactado con el gobierno de Barack Obama que permitiría reubicar en Estados Unidos a refugiados —en su mayoría musulmanes— que Australia ha rechazado recibir fue la parte medular de la conversación.

En un mensaje en su cuenta de Twitter escribió: “¿Lo creen? La Administración Obama aceptó llevar a miles de inmigrantes ilegales de Australia. ¿Por qué? ¡Voy a estudiar este trato tonto!

Por su parte el Primer Ministro de Australia dijo que la relación de su país con Estados Unidos sigue siendo “muy fuerte” y se negó a comentar sobre el reporte de un periódico de que el presidente Donald Trump, enojado, cortó la primera llamada telefónica entre ambos como líderes de su respectiva nación.

Turnbull tampoco quiso decir si Trump terminó abruptamente la conversación que se esperaba que fuera de una hora, mientras el político australiano intentaba dirigir la conversación a otros temas.

“Es mejor que estas cosas —estas conversaciones— se conduzcan de manera honesta, franca y privada”, dijo Turnbull a reporteros.

Turnbull agregó que la fortaleza de la relación bilateral era evidente en el hecho de que Trump aceptó reubicar refugiados de entre aproximadamente 1.600 solicitantes de asilo, la mayoría de los cuales están en campamentos en las naciones isleñas de Nauru y Papúa Nueva Guinea.

“Les puedo asegurar que la relación es muy fuerte”, dijo Turnbull. “El hecho de que recibimos garantías, el hecho de que fueron confirmadas, el compromiso muy extenso que tenemos con el nuevo gobierno subraya la cercanía de la alianza. Pero como los australianos saben muy bien de mí: yo defiendo los intereses de Australia en cada foro, público o privado”.

La historia de The Washington Post se volvió rápidamente tendencia en Twitter en Australia. Apareció en los principales sitios web de noticias de Australia, y las cadenas de noticias del país transmitieron extensos comentarios sobre ella.