Durante el The Economist Mexico Summit, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) consideró en que la economía mexicana tenía dos grandes problemas: uno el crecimiento, que desde 1982, es de 0.7 por ciento, y el problema de desigualdad entre grupos y regiones.

Ciudad de México, 1 de octubre (SinEmbargo).– El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, afirmó que la promesa de no incrementar los impuestos en los primeros tres años se cumplirá, pero que para 2022 vendrá una reestructuración en la recaudación fiscal, porque se deberá recaudar más y mejorar la equidad.

En el The Economist Mexico Summit, Herrera Gutiérrez a pregunta de uno de los asistentes, dijo que así se entendía el compromiso hecho por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que se trabaja ya en una reestructuración del esquema tributario a largo plazo.

Enfatizó en que la economía mexicana tenía dos grandes problemas: uno el crecimiento, que desde 1982, es de 0.7 por ciento, y el problema de desigualdad entre grupos y regiones.

“El centro y el norte del país crece a ritmos mucho más bajos, pero el PIB per cápita de Chiapas ha caído en los últimos 30 años y en consecuencia, la calidad de vida de la gente de Chiapas ha caído”, comentó.

En este sentido, explicó que ahora se busca desde Hacienda entender que la economía tiene periodos de aceleración y desaceleración, y por lo tanto “era un problema predecible”. “Mexico está relacionado con lo que ocurre en Estados Unidos. En crisis económica se necesita establecer políticas fiscales contra cíclicas fiscales eficientes. Ese es un gran reto para México, que no tiene un fondo contra cíclico y marca la diferencia con las economías desarrolladas”, agregó.

Hacienda ahora elabora esa política contra cíclica y a decir de Herrera, se avanzó en reconocer que a diferencia de las economías avanzadas, México no tiene credibilidad para generar una política contra cíclica, “las calificadoras no lo aprueban, nosotros tenemos un fondo pero hay que convertirlo en contra cíclico, sus reglas y lo que ha sido más difícil para mí, es que pasa por el Congreso”.

Para entrar al tema de la austeridad, Richard Enson, corresponsal de The Economist en México, preguntó a Herrera si López Obrador tenía semejanzas con Margaret Tatcher. Respondió que la idea de Margaret era reducir las facultades del estado, y el Presidente tiene una idea de austeridad distinta, que es para reducir gastos, no para reducir el tamaño del Gobierno, sino para llevar el dinero a donde debe.

“Hay límites, en la austeridad. Uno recuerda cuando se habla de austeridad en América Latina, es cuando se sale de una crisis económica; en los años 80 se hizo para generar espacios fiscales y cumplir con obligaciones. Nosotros no. Nosotros tenemos espacio fiscal apretado. Recaudamos 13 por ciento del PIB aproximadamente, es una de las más bajas, la media de América Latina está por 14 por ciento. Nuestros pares tradicionales recaudan más, estamos arriba de Panamá, Guatemala y Haití”, dijo.

“Empezamos por una política de austeridad para demostrar que podíamos hacer un espacio fiscal en la parte del gasto. Los contribuyentes ni estaban seguros del uso de sus recursos, hay que generarles confianza antes de pedirles. Nos tenemos que asegurar de que los impuestos que tenemos se cobren”, agregó.