Con una infancia marcada por haber vivido en la colonia Obrera, un barrio popular en el centro histórico de la capital mexicana, en el mundo del espectáculo Suárez prácticamente replicó a uno de sus famosos personajes, “El milusos”, ya que trabajó en cine, teatro, radio, televisión, el internet y el stand-up.

Ciudad de México, 2 de junio (SinEmbargo/EFE).– El actor y comediante Héctor Suárez falleció este martes a los 81 años de edad. Así lo confirmó su hijo, Héctor Suárez Gomís, a través de su cuenta de Twitter.

“Para nosotros se va el papá, el abuelo, el hermano, el esposo y no la figura pública que merece todo el reconocimiento de la familia artística y los medios de comunicación”, se lee en un comunicado firmado por su viuda Zara Calderón, sus cuatro hijos y sus nietos.

Aún no se define la causa de la muerte del actor que tiene una amplía trayectoria en el teatro, televisión y cine.

Suárez fue diagnosticado con cáncer de vejiga en el año 2015. A pesar del daño que presentaba su órgano, el cáncer no se había expandido a otras partes del cuerpo, por lo que el actor fue sometido a una cirugía para extirpar su vejiga y próstata en junio de 2019 de la que salió con éxito.

Este día, la familia pidió a los medios de comunicación comprensión para procesar el duelo. Aseguraron que posteriormente abrirán la conversación con la prensa para hablar sobre el deceso.

Suárez inició su carrera como actor en 1958 y trabajó en teatro, cine y televisión hasta casi el final de su vida, retratando a través de sus personajes la cotidianidad del país y sus propias experiencias.

“Todos mis personajes los he creado yo y son ideas y situaciones que he vivido en los barrios de la ciudad en los que crecí”, era el discurso que Suárez empleaba cuando se le preguntaban sobre el origen de sus populares personajes.

Con una infancia marcada por haber vivido en la colonia Obrera, un barrio popular en el centro histórico de la capital mexicana, en el mundo del espectáculo Suárez prácticamente replicó a uno de sus famosos personajes, “El milusos”, ya que trabajó en cine, teatro, radio, televisión, el internet y el stand-up.

En el mundo de la actuación, se desempeñó tanto en drama como en comedia, y además de interpretar llegó a dirigir, producir y escribir.

Aunque su idea era ser arquitecto, Suárez se topó por causalidad con la actuación y en 1958 llegó al llamado Teatro clásico, a un grupo dirigido por Carlos Ancira, su maestro, junto con los que serían sus futuros compañeros y colegas Virma González, Alfonso Arau, Héctor Ortega, Susana Alexander y Beatriz Sheridan.

LA ESCENA PÚBLICA DESPIDE A HÉCTOR

El actor trabajó en televisión en una serie cómica que marcó su carrera, ¿Qué nos pasa?, que se transmitió con gran éxito en la cadena Televisa entre 1986 y 1987, y de nuevo de 1998 a 2000.

En esta etapa creó y dio vida una gran cantidad de personajes que retomó de sus vivencias en México, pero principalmente en la capital mexicana.

La sátira y el humor político reportaron gran éxito a Suárez incluso dentro de una empresa como Televisa, que siempre ha cuidado las formas de dirigirse a las autoridades.

También tuvo otros programas del mismo corte como Verdá o fixión y La cosa.

Posteriormente regresó al teatro, donde destacó con las obras Los Locos Suárez junto a su hijo Héctor Suárez Gomís y con el monólogo La Señora Presidenta.

A mediados de 2019, tras casi cuatro años y más de diez operaciones por un cáncer de vejiga, le extirparon al actor la vejiga y la próstata, cirugía de la que se había recuperado.

Apenas a principios de mayo, Suárez publicó algunos videos en TikTok, red social usada en su mayoría por jóvenes.

A través de sketch de comedia, Héctor Suárez formó gran parte de su carrera que arrancó desde inicios de la década de los 60. En ellos, hizo una dura crítica social a través de sus personajes con los que el público se identificó.

Ahora el mundo del espectáculo los recuerda y despide con tristeza a uno de los grandes comediantes mexicanos.

– Con información de EFE