“Somos una institución a la que no se debería de aplicar así, a raja tabla, el decreto de austeridad”, señaló Mara Gómez Pérez, Comisionada Ejecutiva de Atención a Víctimas.

Ciudad de México, 2 de junio (Sin embargo).- El presupuesto que recibe la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) –dependencia encargada de dar acompañamiento a las víctimas de la violencia y de graves violaciones a derechos humanos– está congelado, por lo que la dependencia no tiene dinero para pagar la mitad de su nómina de este mes.

La Comisionada Ejecutiva de Atención a Víctimas, Mara Gómez Pérez, alertó que un recorte a los gastos de operación –exigido por Hacienda– tendrá un severo impacto en la CEAV, lo cual repercutirá directamente a las víctimas, al menos en la atención y acompañamiento que reciben.

En entrevista con SinEmbargo, Gómez Pérez confirmó que les fueron congelados los recursos para gastos y no tiene dinero ni para pagar la mitad de la nómina, pues la mayoría de sus empleados están subcontratados.

Hoy, la CEAV reveló que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) determinó que la Comisión también debe de reducir el 75 por ciento del gasto corriente –el cual asciende a 139.4 millones de pesos–, aunque la institución está en el supuesto de excepción previsto en numeral 38 del decreto de austeridad, al ser una institución obligada a velar y proteger los derechos humanos de las víctimas.

Mara Gómez Pérez fue elegida por el Senado como Comisionada Ejecutiva de Atención a Víctimas desde diciembre de 2019. Foto: Cuartoscuro.

Las medidas implementadas tendrán un impacto “mayúsculo” en el funcionamiento de la dependencia, en comparación con otros órganos de la administración pública. “Frenará sus actividades esenciales y paralizará su funcionamiento”, afirmó el organismo.

Horas más tarde, la Secretaría de Gobernación (Segob) emitió un boletín de prensa donde aseguró: “no se dejará de prestar apoyo integral a las víctimas de violaciones a derechos humanos y delitos; tampoco se desistirá́ de defender, promover y garantizar los derechos humanos desde las distintas áreas de la Secretaría de Gobernación”. Sin embargo, el comunicado no precisa sobre los recursos del gasto corriente de dicha dependencia.

Si bien no hay un recorte a los recursos directos otorgados a las víctimas, la forma en la que está constituido el gasto operativo de la CEAV, es lo provoca que el decreto les afecte, de acuerdo a la información brindada por Gómez Pérez.

Es decir, el problema está en la vía por la cual la CEAV recibe el dinero.

La titular de la CEAV explicó que el presupuesto operativo les llega por medio de las partidas 2000 y 3000 del Presupuesto de Gastos de la Federación. Estas clasificaciones corresponden a los apartados de “materiales y suministros” (2000), y de “servicios generales” (3000); este último abarca pagos de energía eléctrica, telefonía, Internet,servicios de agua, arrendamiento de inmuebles, servicios legales, de contabilidad, entre otros.

El pasado 22 de mayo la SHCP envió a las Unidades de Administración y Finanzas un oficio donde se instruye a congelar las partidas presupuestales de los capítulos 2000 y 3000, hasta que las dependencias federales cumplieran con el recorte presupuestal ordenado en el decreto de austeridad, publicado el 23 de abril de 2020, según publicaron diversos medios nacionales.

“Una vez que los Ejecutores del Gasto hayan otorgado puntual observancia a la medida de austeridad establecida en el Decreto, a través de las modificaciones a sus presupuestos, respecto de la reducción de 75 por ciento de su presupuesto disponible en los capítulos 2000 y 3000, podrán ejercer los recursos remanentes con cargo a las partidas que corresponden a dichos capítulos”, señala el documento de la subsecretaría de Egresos de SHCP, difundido por la prensa.

La Comisionada Mara Gómez confirmó que –al menos hasta esta mañana – los recursos del gasto corriente también les fueron retenidos por la SHCP.

“Lo que hizo Hacienda es congelar todas las cuentas de Gobierno federal [incluida la CEAV] y es este periodo cuando se están tomando la decisión de cómo se van aplicar el recorte en cada institución, y es la razón por la que yo quiero trasparentar y hacer pública la situación”, dijo la Comisionada.

Mara Gómez advirtió que la Comisión es un organismo en “alto grado de vulnerabilidad”.

FOSAS-CLANDESTINAS-MÉXICO

LA CEAV opera los recursos del Fondo para Víctimas. Si recortan su presupuesto operativo, quien se encarga de dar atención a los beneficiarios del fondo, como familias de personas desaparecidas. Foto: Cuartoscuro.

***

–¿Cómo va a afectar este recorte a la CEAV?

–Estamos muy preocupados aquí en la CEAV porque esta institución tiene una constitución atípica. Se ha organizado de una manera que es totalmente inusual en el Gobierno federal y básicamente trabaja con los capítulos 2000 y 3000 del Presupuesto Federal. Esto es algo que se viene arrastrando desde las administraciones anteriores de la CEAV. Desde el 2014 cuando fue creada. Yo tengo aquí apenas seis meses. Fui designada el 10 de diciembre pasado. […]Este decreto de austeridad de Gobierno nos afecta de una manera mucho más fuerte que a cualquier otra institución del Estado mexicano. Te doy ejemplos: La Comisión Ejecutiva opera el Registro Nacional de Víctimas (RENAVI), que tiene registradas a 34 mil 215 víctimas reconocidas por el Estado mexicano. Pues el RENAVI está alojado en servidores (informáticos) que son rentados. Si no hay dinero para pagar los servidores, ¡imagínate! ¿Qué vamos hacer con el RENAVI?

 Lo mismo pasa con los edificios donde funciona la CEAV. La CEAV no tiene un solo edificio propio. Ninguno es de su propiedad, la gran mayoría son rentados y algunos prestados, entonces, si no tenemos dinero para pagar las rentas, pues ¿Dónde vamos a dar atención psicológica, contención emocional, apoyo social, atención jurídica? que eso es lo que hacemos todos los días.

Cada mes se atiende en los 32 Centros de Atención Integral situados en toda la República, a 7 mil 200 víctimas en promedio.

Lo mismo pasa con los trabajadores de la CEAV. La mayoría, un poco más del 50 por ciento están contratados de manera eventual o bien a través de outsourcing. En ambos casos no tenemos dinero para pagarles su sueldo.

– ¿Cuánto tiempo tienen sin pagar sueldos?

–Esta quincena en específico. Ayer me la pasé hablando con todo el personal, directamente con muchos y otros a través de sus titulares, de sus jefes, para explicarles – sobre todo a los trabajadores que están a través de outsourcing– que no hay dinero para pagar la nómina, para pagarles a ellos sus sueldos. Para mi enorme sorpresa, algo que me emocionó mucho fue que yo les dije: “No sé qué va a pasar, lo cierto es que no hay forma de pagarles este mes, esta quincena, (que ya está corriendo) y yo quiero que lo sepan”, pero todos me dijeron: “Nosotros nos esperamos, aquí tenemos puesta la camiseta de la atención a víctimas y queremos esperar y seguir trabajando en todo lo que venimos haciendo todos los días”. Yo le agradezco al personal que se suma a esperar a ver qué sucede.

Yo espero podamos tener una respuesta favorable en estos días.

El recorte a la CEAV afectará empleos. Foto: Cuartoscuro

–¿Cuántas personas o plazas son afectadas?

–La CEAV tiene 603 trabajadores en toda la República, de esos, más o menos el 50 por ciento están contratados por outsourcing o eventuales; pero ese impacto es mucho mayor en la Ciudad de México, porque aquí están las oficinas centrales que controlan todo. En cada Estado tenemos una representación chiquita, de cinco personas, seis personas o cuatro, varía; pero las oficinas centrales, donde está la mayor parte que opera el Fondo de Ayuda y Asistencia y Reparación Integral (FAARI) o el RENAVI, todo ese personal está aquí, en la Ciudad de México, donde el recorte sería de más de un 60 por ciento.

–De estos 603, ¿cuántos son asesores jurídicos?

–No tengo el número exacto aquí, pero sí tengo un dato que te puede hacer sentido, y es que el 30 por ciento de los asesores jurídicos tendrían que ser despedidos. Si de por sí no alcanza, imagínate (si los tienen que despedir).

Del total de los trabajadores de CEAV, a nivel nacional se estima que hay tan sólo 72 asesores jurídicos para más de 34 mil víctimas, es decir, cerca de 475 expedientes por asesor, de acuerdo a información consultada en reportes o documentos emitidos previamente por la CEAV.

 –¿Cuánto se destina anualmente para apoyo a las víctimas? ¿Qué tipo de apoyo se les otorga?, ¿Cómo les va a afectar a las víctimas el recorte? Podría aclararlos cuál es el panorama para las víctimas.

–La CEAV tiene un presupuesto operativo que depende del capítulo 2000 y 3000, pero adicionalmente tiene un fondo, el Fondo de Ayuda y Asistencia y Reparación Integral (FAARI), ese fondo por ley debe tener el 0.14 por ciento de gasto programable del gasto federal, y eso equivale a 430 millones de pesos que están presupuestados y llegaron en febrero de este año y con ese dinero se hacen muchas cosas: se les da apoyo en promedio a 5 mil víctimas al mes,alimentación u hospedaje y se apoya a otras víctimas en traslados para búsquedas de desaparecidos, para diligencias ante jueces o ante ministerios públicos o ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) o a veces también para atención médica.

Más allá del fondo (FAARI), también se les da atención de otros tipos: psicológica, asistencial y jurídica. Si bien, el fondo no se ve afectado por el recorte, porque es un fideicomiso que llega aparte, lo que sí se ve afectado es la operación del fondo. ¿Cómo vamos a ejercitarlo? ¿Cómo vamos a ver a quién sí se le debe pagar una partida o cómo vamos apoyar a una víctima u otra, si no tenemos personal, ni instalaciones, computadores, teléfonos, servidores? Todo es rentado, ¿cómo vamos a operar el fondo?

La pandemia nos ha afectado a todos y nos va a afectar todavía más, y en eso quiero ser clara que estoy de acuerdo en que Gobierno tenga que tomar medidas de austeridad y apretar el cinturón, pero en concreto, precisamente con objeto para hacer frente a la pandemia, la CEAV adelantó a las víctimas los apoyos de tres meses: abril, mayo y junio. Eso esta otorgado y entregado, pero a partir de este mes empieza a generarse la necesidad.

–Sin gente que opere el FAARI, ¿qué va a pasar?

–Sin gente, sin instalaciones, sin computadoras…. Esa es mi preocupación. Nosotros lo que hacemos, sobre todo, es acatar recomendaciones y resoluciones de la CNDH, de la Corte Interamericana, de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas, en casos delicados.

–El mismo Presidente, Andrés Manuel López mencionó que estas medidas de austeridad no iban a tocar a víctimas y el mismo decreto los excluye, entonces ¿Hay una confusión o que pasa?
–De momento es el periodo de decisión de la Secretaría de Hacienda de definir cómo se aplica este decreto, por eso es el momento en que nosotros tenemos que trasparentar la situación y hacerla de conocimiento público.

Yo quiero insistir en que el FARI no se toca con este decreto de austeridad. El recorte afecta, y de manera sumamente importante, el gasto operativo, pero es justo eso es lo que permite que el fondo funcione. Porque no solo hay que tener el Fondo sino también su operación y eso es lo afectado.

La subsecretaría de Derechos Humanos y nosotros estamos juntos en esta batalla, tratando de dar a conocer a todos, y sobre todo a la SHCP, que somos una institución que protege derechos humanos, y son derechos muy sensibles: protegemos a víctimas de desaparición forzada, ejecución extrajudicial, tortura, feminicidio, trata. Entonces queremos que se sepa que es una institución que defiende derechos humanos y somos una institución en la que no se debería de aplicar así, a raja tabla, el decreto de austeridad.

 –El decreto se publicó en abril, por qué apenas se está notificando. ¿Qué pasó en este periodo?

–En realidad, el decreto se publicó el 23 de mayo pasado (sic). Nos informaron primero un oficio donde aparecía que había que hacer este recorte, y luego vino el Decreto oficial, y lo que hizo la SHCP, y lo entiendo perfectamente porque ellos tienen una situación complicada, pero lo que hizo Hacienda es congelar todas las cuentas de Gobierno federal y es este periodo donde están congeladas las cuentas, donde se están tomando estas decisiones de cómo se van aplicar en cada institución el recorte, y es la razón por la que yo quiero trasparentar y hacer pública la situación.

La CEAV tiene una situación de vulnerabilidad muy diferente a todas las demás instituciones del Estado mexicano; eso de tener todo rentado, subarrendado, de no tener ni siquiera empleados propios, al menos no la mayoría, la hace muy vulnerable y por eso salimos a decirlo.

– Varios colectivos, activistas y víctimas han denunciado desde hace tiempo que no hay voluntad política con las víctimas y que sean un tema prioritario. Con este recorte y la persistente vulnerabilidad que menciona de la institución, ¿Evidencia esta falta de prioridad al tema?. ¿Cuál es el mensaje que se manda con esta situación?

El tema de víctimas es un problema que se viene arrastrando desde hace muchos años atrás. No es un problema de hoy, ni hace un año, es un problema que se viene arrastrando y que no ha sido bien atendido, ni siquiera desde que se creó la CEAV, que fue en el año 2014. Claro, la CEAV no es hoy en día una institución que funcione de manera ideal, no atiende de la manera que, yo considero y muchos consideramos, tiene que funcionar. La CEAV tiene que transformarse y mejorar, pero para eso primero tiene que subsistir.

Si es posible que subsistamos, que yo espero que sí, te voy a contar sobre el Proyecto de Transformación que estamos encabezando en la CEAV y el nuevo modelo de atención a víctimas que pretende cambiar de manera radical la forma en la que se ha atendido a las víctimas.

–¿Cómo responde a las críticas que ha tenido su gestión, las cuales, dicen que su desempeño no es suficiente?

–También he salido a hablar públicamente del tema. La transformación de una institución pues siempre afecta intereses y eso es parte de lo que tenemos que resolver y estamos resistiendo. Mi mayor preocupación es poder atender a todas las víctimas posibles, ahora, hay que enfrentar las resistencias al cambio y eso cuesta trabajo.

–¿Qué mensaje les manda a las víctima y qué se está haciendo para tratar de evitar este recorte?
–Las víctimas son nuestra prioridad y el centro de toda institución y yo les diría que estemos juntos en esto, y que confiemos que cambie esta decisión, que aún no está tomada en realidad, está a la mitad, y que podamos seguirlas atendiendo.

También decirles que cuentan con nosotros, que tenemos que dar esta batalla juntos, tenemos que seguir apoyándonos para el país y que el país logre reconciliarse.

–¿Es necesario no sólo reconsideren el recorte, si no que se amplíen los recursos?

–Es cierto. Yo también considero que eventualmente también tendríamos que mejorar la atención con más capacidades, pero de momento aunque sea con las capacidades que ya tenemos.
Lo que si te digo es que en la CEAV actuaremos hasta el límite con las capacidades que tenemos, aunque sean pocas, para brindarle a las víctimas todo el apoyo que podamos hacer y poco a poco esperemos ir incrementándolas con muchas estrategias.