Naypyitaw, 2 Dic (Notimex).- Aung San Suu Kyi, líder de la oposición de Myanmar, y el Presidente saliente del país, Thein Sein, han acordado una transferencia pacífica del poder, tres semanas después de que el partido de la Premio Nobel de Paz ganó las elecciones.

Nathan Maung, fundador y editor del servicio de noticias online Kamayut, sostuvo que Suu Kyi es una “política pragmática” y con el fin de gobernar, tiene que hablar con aquellos que se oponen a ella, en particular el estamento militar.

“Suu Kyi tiene que hacer un compromiso con los partidos étnicos para formar un gobierno, y hablar con los militares para compartir el poder, y poder reformar la Constitución”, señaló Maung a la cadena qatarí de noticias Al Yazera.

“No es que el ganador se lleve todo. El compromiso es una práctica saludable en una democracia. No necesitamos alejarnos de ella.”

Maung, sin embargo, dijo que ha llegado el momento de que los militares “se mantengan alejados de la política del día a día”.

Suu Kyi, líder de la Liga Nacional para la Democracia (NLD), pidió al Presidente Sein asegurar una transición pacífica a fin de no plantear preocupaciones entre el pueblo, dijo un funcionario del gobierno después de la reunión en el palacio presidencial en Naypyitaw.

“El Presidente Thein Sein estuvo de acuerdo”, dijo Ye Htut, el portavoz Presidencial.

“Esta es la victoria final del proceso de la reforma llevada a cabo por el gobierno actual encabezado por el Presidente Sein, ya que no hay precedentes en Myanmar por un gobierno de transferir el poder pacíficamente a un ganador de las elecciones.”

Aung San Suu Kyi se reunió también con el general Min Aung Hlaing, comandante militar de Myanmar.

Las reuniones se producen luego que surgieron versiones de que Suu Kyi podría realizar maniobras para convertirse en presidenta a pesar de las restricciones constitucionales, y tres semanas después de que envió una carta pidiendo la “reconciliación nacional”.

Shwe Mann, otro ex general y presidente de la Cámara baja, se reunió con Suu Kyi el 19 de noviembre, para discutir la transición.

La LND arrasó en la histórica elección parlamentaria del mes pasado, al ganar mayorías sólidas en las cámaras alta y baja. El partido también ganó la mayoría de los escaños del Parlamento regional.

Si bien esas victorias significan que los votantes quieren hacer “grandes cambios” en la política del país, Suu Kyi no puede llevar a cabo esos cambios sin el apoyo de la institución militar, según analistas políticos con sede en Rangún.

La actual Constitución elaborada durante el gobierno de la ex junta militar también prohibe a Suu Kyi ser nominada presidenta, porque ella estaba casada con un extranjero y sus dos hijos son ciudadanos británicos.

Por lo tanto, incluso con la mayoría abrumadora de la LND, y su capacidad para elegir al próximo presidente y aprobar leyes, todavía es incapaz de anular el veto militar, y quitar las severas restricciones para que Suu Kyi se convierta en presidenta.