El suministro estadounidense, impulsado principalmente por el auge de las extracciones de esquisto, subió en 2.3 millones de barriles diarios el año pasado, un volumen que supera con creces el recorte de la oferta practicado por la OPEP y sus aliados, entre ellos Rusia, de 1.8 mbd.

Viena, 3 de junio (EFE).- La producción mundial de crudo batió en 2018 un máximo histórico, de 75.78 millones de barriles diarios (mbd), un 1.6 por ciento más que en 2017, alimentada sobre todo por el auge de las extracciones en Estados Unidos, según los datos publicados este lunes por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Se trata del mayor crecimiento anual de las extracciones de crudo del planeta (sin incluir líquidos como el gas natural licuado, GNL) desde 2015, resalta la OPEP en un comentario a su “Boletín Anual de Estadísticas 2019” publicado hoy.

Si se tiene en consideración la producción de “todos los petróleos líquidos”, el aumento fue de 2.6 mbd y superó en más de un millón de bd a la demanda planetaria del llamado “oro negro”.

Con 11 mbd, Estados Unidos se consolidó como el primer productor mundial, seguido de cerca por Rusia (10.5 mbd) y Arabia Saudí (10.3 mbd), indica el documento.

El suministro estadounidense, impulsado principalmente por el auge de las extracciones de esquisto, subió en 2.3 mbd (incluidos 700,000 de GNL) el año pasado, un volumen que supera con creces el recorte de la oferta practicado por la OPEP y sus aliados, entre ellos Rusia, de 1.8 mbd.

Por contra, el bombeo conjunto de los catorce miembros de la OPEP se redujo en un 1.3 por ciento en el citado periodo de tiempo, hasta mediar 31.75 mbd.

También declinaron los resultados de los yacimientos de México (por decimocuarto año consecutivo) y Noruega.

Asimismo, en Brasil, donde se esperaba un aumento “sustancial” en 2018, el nivel del bombeo quedó incluso ligeramente por debajo del de 2017 debido a atrasos en diversos proyectos y al cierre de instalaciones para trabajos de mantenimiento.

Las exportaciones de crudo de los miembros de la OPEP sumaron 24.67 mbd en 2018, apenas un 0.1 por ciento más que el año anterior, y de la misma manera que entonces, su mayor parte -15.86 mbd- fue destinada a los mercados asiáticos.

Europa adquirió 4.58 mbd de los 14 países, y América del Norte, 2.81 mbd, un nivel éste que, inferior en un 12.6 por ciento al de 2017, revela la creciente independencia que está logrando la primera potencia mundial -y primer consumidor de crudo del planeta- de las importaciones de la OPEP.

El “Boletín” cifra el valor total de las exportaciones petroleras del grupo en 648,682 millones de dólares.

Al mismo tiempo, las cifras confirman la drástica caída de la industria en Venezuela, al estimar en una media de 1.5 mbd la producción del país latinoamericano, frente a los 2.8 mbd de 2010.