“Antes del Demogorgon, antes del Azotamentes… el terror tenía rostro humano”: Mentes Peligrosas, de Gwenda Bond, narra los misteriosos sucesos que ocurrieron en el Laboratorio Nacional de Hawkins, 14 años antes de que dieran inicio las aventuras de Once, Mike, Dustin, Will y Lucas.

Ciudad de Mexico, 3 de agosto (SinEmbargo).– La popular serie de Netflix, Stranger Things, se ganó la aceptación del público de manera fugaz, en junio de 2016. Los Hermanos Duffer crearon una historia que hasta el momento suma 3 temporadas y se ha convertido en un fenómeno mediático en todo el mundo.

Los números son la prueba del éxito que la producción consiguió a nivel global, pues la tercera temporada rompió todos los récords al convertirse en la serie más vista de la plataforma de streaming.

Millones de personas conocen a la perfección la historia de Once, saben sobre los portales y han vivido de cerca el terror que causaron las criaturas monstruosas… pero los antecedentes de estos sucesos vieron la luz en 1969.

Estados Unidos seguía mandando sus tropas a combatir en Vietnam, Charles Manson asesinó a la actriz Sharon Tate, medio millón de personas marcharon en Washington como protesta contra la guerra y el Laboratorio Nacional de Hawkins, Indiana, trabajaba en misteriosos experimentos con niños y jóvenes.

“Antes del Demogorgon, antes del Azotamentes… el terror tenía rostro humano”: Mentes Peligrosas, precuela literaria de la exitosa serie, de Gwenda Bond, narra los hechos que ocurrieron en el ya conocido laboratorio, 14 años antes de que dieran inicio las aventuras de Once, Mike, Dustin, Will y Lucas.

Terry Yves, estudiante de un campus universitario, vivía una vida normal en Bloomington, Indiana. Trabajaba en un restaurante y pasaba las tardes con su compañera de cuarto de una casa de estudiantes para mujeres, y con su novio Andrew.

Neil Armstrong estaba a punto de poner un pie sobre la superficie lunar. Terry y sus amigos veían el histórico momento en la televisión, todos bebían cerveza e intercambiaban opiniones. Fue ahí cuando Stacey, amiga de todos los presentes, dijo que le había ocurrido algo increíble siendo parte de un experimento y que le habían pagado por ello. Sin embargo, no recordaba nada.

La curiosidad de Terry la llevó a preguntarle a su amiga todos los detalles, y para averiguar de qué se trataba, decidió iniciar su propia aventura: postularse como voluntaria para ese experimento. Las convocatorias se llevaban a cabo en un campus de su universidad, y se invitaba a los alumnos a participar en esa actividad a cambio de una puntuación para acreditar las materias de sus respectivas carreras. Así, Yves logró su cometido e hizo las pruebas.

Pero, ¿quién está detrás de estos experimentos? El doctor Martin Brenner, director del laboratorio, fue quien aceptó a Terry y a otros jóvenes que se unen a la aventura: Ken, Gloria y Alice, quienes junto a su nueva amiga descubrirán lo que el científico desea lograr.

Un personaje conocido por su aparición en la segunda temporada de la serie, también lo hará en esta historia, y sumado a los descubrimientos de los “voluntarios” postulados, se abre una incógnita: ¿sabremos de donde viene Once? Las páginas de esta novela tienen la respuesta.