La falta de revisión en cada caso de deportación, podría poner en riesgo sus vidas, dijo Wola. Foto: Cuartoscuro

México se volvió el brazo ejecutor de las políticas migratorias de Washington: WOLA

04/06/2015 - 5:53 pm
La falta de revisión en cada caso de deportación, podría poner en riesgo sus vidas, dijo Wola. Foto: Cuartoscuro
La falta de revisión en cada caso de deportación, podría poner en riesgo sus vidas, dijo Wola. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 4 de junio (SinEmbargo).– La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) denunció que el control migratorio intensificado en México, consecuencia del Programa Plan Frontera Sur, plantea importantes problemas humanitarios “especialmente para los niños migrantes”.

“Una parte significativa de los menores que salen de Centroamérica son motivados por amenazas específicas a su seguridad. Sin embargo, México no está evaluando adecuadamente a estos niños para determinar si merecen protecciones”, dijo en un comunicado Maureen Meyer, coordinadora principal del Programa de México y Derechos de Migrantes en WOLA.

Estas acciones, según la organización, podrían poner en peligro la vida de los menores, ya que México estaría deportando a estos niños y adolescentes justo al lugar de donde vienen huyendo.

“Dados los altos niveles de violencia en Centroamérica, es fundamental que México evalúe a migrantes para que los refugiados y víctimas de la trata u otros delitos reciban la protección que necesitan”, agregó WOLA en la misiva.

Datos del Instituto Nacional de Migración muestran que en el primer trimestre de este año, México deportó a 39 mil 316 migrantes centroamericanos, 79 por ciento más que en los mismos meses del 2014. Estadísticas del Instituto Nacional de Migración revelan que de los menores, 51 por ciento era de Guatemala; 30, de Honduras ; y 19, de El Salvador.

“Estas cifras dejan claro que México ha asumido un nuevo papel como un estricto ejecutor de políticas migratorias, y que este papel viene al menos parcialmente en respuesta a la presión de Estados Unidos”, señaló Adam Isacson, coordinador principal del Programa de Políticas de Seguridad Regional en WOLA.

El verano pasado, cuando se produjo una oleada histórica de inmigrantes menores no acompañados de Centroamérica que cruzaron a Estados Unidos por México, el Gobierno mexicano anunció su Programa Frontera Sur, que ha intensificado las operaciones de control migratorio, con más puestos de control y redadas.

“Como resultado de esta represión, el número de menores no acompañados deportados de México es ahora igual al número de menores no acompañados capturados en Estados Unidos”, subrayó WOLA.

El pasado 24 de mayo, un reporte de la misma Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos demostró que la cantidad de menores centroamericanos que México deporta, se equiparó ya con el número de detenidos de la misma población por parte de las autoridades en los Estados Unidos.

“Entre octubre de 2014 y marzo de 2015, México deportó a 9 mil 671 niños no acompañados procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador. En este mismo período de tiempo, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos aprehendió a 9 mil 802 niños no acompañados procedentes de estos tres países”.

Según la organización, estás cifras son el reflejo de la alineación que ha tenido el Gobierno federal a las políticas migratorias emitidas desde Washington, como lo es el Programa Plan Frontera Sur impulsado en el segundo semestre del año pasado. Éste ha promovido evitar que se suban al tren en estados como Chiapas y Tabasco, entre otras acciones que orillan a los migrantes a buscar nuevas rutas para cruzar el país.

Además, las estadísticas representan un contraste considerable con las registradas anteriormente, entre octubre del 2013 y septiembre del 2014, en las que Wola estableció que la relación era de tres menores detenidos en Estados Unidos, por cada menor deportado por parte de México.

“Comparado con las aprehensiones en los Estados Unidos, México deportó un tercio de los niños centroamericanos no acompañados, con 16 mil 201 niños deportados de México en comparación con los 51 mil 705 detenidos en la frontera con Estados Unidos”.

Basada en estas cifras Wola enfatizó la preocupación con la que ve la capacidad de las instituciones mexicanas para salvaguardar la integridad y los derechos humanos de esta población migrante centroamericana.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas