De acuerdo con un boletín del Congreso de la Ciudad de México, ambas iniciativas fueron turnadas a la Comisión de Salud para su análisis, discusión y su posible aprobación.

Ciudad de México, 4 de diciembre (SinEmbargo).– Diputados de la Ciudad de México presentaron una iniciativa para que el uso del cubrebocas sea obligatorio en la capital y que aquellos que incumplan con la medida reciban una multa.

En la reunión del 3 de diciembre, legisladores del Partido Acción Nacional (PAN) y del Partido del Trabajo (PT) señalaron que el uso de la mascarilla debería ser un requisito indispensable para los transeúntes de la ciudad, más ahora que el repunte de casos está provocando que el semáforo epidemiológico se acerque al regreso del color rojo.

En palabras del Diputado panista Héctor Barrera Marmolejo, esta acción de obligatoriedad es también una forma de respetar a quienes “hacen el esfuerzo y sacrificio” de utilizar el insumo diariamente y al personal médico que enfrenta la pandemia de la COVID-19.

Ante ello, propuso que se multe con hasta mil 303 pesos a quienes no sigan la medida sanitaria.

“Ya se demostró que sí funciona en varios países, pero lamentablemente hay muchas personas que se niegan a usarlo y consideramos que debe ser obligatorio por respeto también a las miles de personas que salen a la calle usando de forma responsable su cubrebocas”, argumentó al frente del estrado del Congreso capitalino.

Por su parte, la legisladora por el PT, Circe Camacho Bastida, propuso reformar la Ley de Salud para establecer el uso obligatorio de los tapabocas, hasta que el semáforo epidemiológico lo requiera.

Incluso, planteó que el Gobierno de la Ciudad de México otorgue gratuitamente a la ciudadanía un par de cubrebocas reusables y de alta gama que asegure la salud de sus habitantes.

“Tomemos en cuenta que de acuerdo con diversos estudios de opinión, el 95 por ciento de la población apoya esta medida. Más que una obligación es la acción mínima posible para que todas y todos podamos ejercer nuestro derecho a la salud”, expuso Camacho.

De acuerdo con un boletín del Congreso de la Ciudad de México, ambas iniciativas fueron turnadas a la Comisión de Salud para su análisis, discusión y su posible aprobación.