Departamentos reconstruidos sin puertas, sin baños terminados, con paredes o piso cuarteados; reportes ante la Comisión para la Reconstrucción desproporcional a los avances en la obra para pedir más dinero… El colectivo Damnificados Unidos de la Ciudad de México vigila el uso de recursos del Fideicomiso y el trabajo de constructoras para evitar, otra vez, malas estructuras por corrupción.

Ciudad de México, 5 de mayo (SinEmbargo).– El Viernes Santo, la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum Pardo entregó un edificio reconstruido de departamentos en Rincón del Sur 15, en la Alcaldía sureña de Xochimilco, responsabilidad de Grupo Darmi. Sin embargo, semanas después sigue sin poder ser habitado por falta de acabados.

“En los baños se va a filtrar el agua al piso de abajo. La cocina tengo que instalarla, pero la pared en donde va el concreto está despegándose. No tengo clósets para la ropa y tampoco puedo colocarlos. Voy a estarle atinando a ver si no agarro solera [placa de acero plana] de un lado y del otro, si agarro pared. Tengo que comprar puertas para todo el departamento, reparar y cortar la de la cocina porque ahí metieron una viga y la taparon con tabla roca. Les pregunté [a la empresa] que si podía modificar el plafón falso [techo] que pusieron y me dijeron que no por la viga”, contó Jairo, uno de los afectados.

Y no es un caso aislado. El colectivo Damnificados Unidos señala a Gerencia y Administración de Proyectos ya REM Ingeniería Ecológica, del Multifamiliar Tlalpan, por irregularidades en los avances, y a Planificaciones y Cimentaciones, de Rancho San Lorenzo 32, Coyoacán y a Grupo Darmi, de Rincón del Sur 15, Xochimilco de trabajos mal hechos, como parte de las constructoras que desde el Gobierno capitalino pasado empezaron a reconstruir o rehabilitar los edificios afectados por el sismo del 19 de septiembre de 2017 y la actual administración está entregando.

“Se vuelve a dar manga ancha a las constructoras, quienes tienen secuestrados los recursos públicos y nuestro proceso de reconstrucción. Deciden qué se hace y qué no. A diario recibimos denuncias de vecinas y vecinos a quienes las constructoras ya les amenazan diciendo que el dinero no alcanzó y que entregarán sin acabados”, acusó el colectivo Damnificados Unidos (DUCDMX) que aglutina a víctimas del sismo de las alcaldías Benito Juárez, Cuauhtémoc, Coyoacán, Gustavo A. Madero, Tláhuac e Iztapalapa.

“En otros casos, hasta se han atrevido a no ejecutar en su totalidad el reforzamiento estructural o pretenden entregar por debajo de las condiciones previas al sismo, sin instalaciones o parcialmente renovadas”, agregó.

El Ingeniero Raúl Cornejo, de la empresa Planificaciones y Cimentaciones (Rancho San Lorenzo 32), aclaró que el contrato no incluía los acabados, pero la estructura del edificio fue entregada bien hecha y están en proceso estudios de laboratorio para comprobar que se usaron materiales de buena calidad. SinEmbargo llamó a las otras tres empresas señaladas para consultar su versión, pero no obtuvo respuesta.

César Cravioto Romero, titular de la Comisión para la Reconstrucción, aseguró que en la plataforma del Gobierno capitalino son públicos los datos de las 600 constructoras participantes.

“Si hay señalamientos específicos hacia una de ellas la investigamos y si hay antecedentes de corrupción, la sacamos de la reconstrucción (notarios, constructoras, Directores Responsables de Obra)”, se comprometió en un evento de Ciudadanía19S.

SinEmbargo intentó contactar a César Cravioto para conocer su opinión sobre las denuncias de los vecinos, pero hasta el cierre de esta edición no obtuvo respuesta.

Interruptor de luz roto en Rincón del Sur 15. Foto: Especial

“DAMNIFICADOS OBSERVANDO”

Algunos de los alrededor de 20 mil damnificados de la Ciudad de México siguen atrapados en el sismo del 19 de septiembre de 2017. “Este proceso ha sido desgastante, somos damnificados de tiempo completo”, dijo Francia, quien vivía en el edificio 1C del Multifamiliar Tlalpan.

Primero debieron familiarizarse con conceptos técnicos y jurídicos. Luego, los damnificados que ya lograron pasar al proceso de reconstrucción o rehabilitación de sus hogares deben vigilar la ejecución de los recursos públicos recibidos a través del Fideicomiso para la Reconstrucción –administrado por la Secretaría de Finanzas–, así como el desarrollo de las obras de las empresas para evitar, otra vez, malas edificaciones, falta de regulación o daños estructurales por corrupción, expuso el colectivo Damnificados Unidos (DUCDMX).

Además de edificios que están intentando entregar “sin la mínima condición de habitabilidad”, las empresas presentan a la Comisión para la Reconstrucción reportes de avance desproporcionales a la obra para que manden más dinero del Fideicomiso o no cumplen con las fechas pactadas, acusaron damnificados en entrevista.

“Queremos las auditorías técnicas avaladas por las autoridades correspondientes para que garanticen que las obras se entreguen con las condiciones mínimas de habitabilidad y seguridad estructural”, dijo Juan Pablo, quien habitaba en el Multifamiliar Tlalpan y miembro de DUCDMX.

“Nos ponemos en alerta para que las empresas no tengan la tentación de que, por ahorrarse unos pesos y aumentar su ganancia, entreguen edificios en obra negra o blanca, es decir, sin ventanas, sin puertas; sin acabados. Que las empresas asuman el compromiso de entregar un trabajo completo”.

Departamentos reconstruidos sin puertas, sin baños, con paredes o piso cuarteados, reportan los vecinos de edificios colapsado en el S19. Fotos: Vecinos del Rincón del Sur 15.

A Juan Pablo le preocupa que las constructoras encargadas no le entreguen su edificio en julio, luego de más de 19 meses viviendo con familiares y luego rentando con el insuficiente apoyo gubernamental de 4 mil pesos mensuales.

“Es una constante en todos nosotros la angustia de que no se cumplan los tiempos que las empresas se comprometieron”, compartió. Alrededor de lo que fue el Multifamiliar Tlalpan aún hay gente viviendo en campamentos.

Francia, también damnificada del Multifamiliar Tlalpan e integrante de DUCDMX, explicó que en el Gobierno capitalino pasado al menos en 23 edificios el administrador recibió el dinero en cuentas bancarias para pagarle a la constructora correspondiente. Bajo este esquema, dijo, las empresas los presionan y exigen más dinero para avanzar la obra.

“A través de la Comisión para la Reconstrucción exigimos la visita de personal técnico para que revisara y encontramos en el Multifamiliar Tlalpan inconsistencias en el avance de las obras que [la empresa REM Reingeniería Ecológica] reportan a los vecinos con respecto a los pagos recibidos o respecto a los informes que han dado a la Comisión. En el edifico 4B reportaban a la mesa técnica un avance del 38 por ciento y a los vecinos en dos semanas posteriores les dijeron un 75 por ciento de avance de obra, con el objetivo de recibir los siguientes pagos para las obras”, planteó.

“Las empresas siempre buscan el beneficio o la ganancia”, aseguró.

Otro caso ocurre en la Alcaldía Cuauhtémoc. “En Insurgentes Norte se presentó un avance en la obra cerca del 75 por ciento y solo les quedan 2 millones de pesos de cerca de 20 millones, por lo que matemáticamente no les va alcanzar. Tendrían que estar en un 95 por ciento”, expuso Francia, quien trabajaba en temas de la soberanía alimentaria, pero desde hace casi dos años ha dedicado muchas horas de su vida a luchar por su patrimonio.

“La visita técnica de la Comisión para la Reconstrucción denunció varias observaciones, una de ellas, que no se presentaba un registro o marca de la obra que diera cuenta del proceso de mejora estructural. Hay edificios que están intentando entregar sin puertas, sin ventanas, sin pintura, sin pisos y nos los hace habitables”, lamentó.

El colectivo Damnificados Unidos de la Ciudad de México ha comenzado a vigilar el uso de recursos del Fideicomiso y el trabajo de constructoras para evitar malas estructuras por corrupción. Fotos: Vecinos del Rincón del Sur.

TRABAJO DE COMISIÓN PARA RECONSTRUCCIÓN

Integrantes de Damnificados Unidos han cuestionado la tramitología y “paso de tortuga” por parte de la Comisión para la Reconstrucción, la ventanilla única de atención dirigida por César Cravioto. La Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum dijo durante la entrega del edificio de Rincón del Sur 15 en la Alcaldía Xochimilco que desearía que fuera “más rápido”, pero el proceso administrativo y jurídico “no es sencillo”.

“Se van a cumplir dos años del sismo y la mayoría de los damnificados seguimos fuera de nuestras casas. Nos han parecido como 20 años”, aseguró Juan Pablo del Multifamiliar Tlalpan. “En varios predios se habían pactado fecha de inicio de obra después de superar la tramitología del proyecto que no se cumplieron a la fecha, y en otros casos son retrasos jurídicos porque atraviesan una situación legal”.

El Plan Integral de Reconstrucción plantea “cuadrantes y zonas de atención” establecidos conforme a los daños de las comunidades, garantiza transparencia y rendición de cuentas, y el gobierno absorbe los gastos en vez de convertir en deudores de la banca a las víctimas del sismo.

Cravioto se comprometió a que la gran mayoría de la vivienda unifamiliar tiene que estar terminada en un año, y los edificios en el segundo semestre del año que viene.

El proceso de reconstrucción consiste en censar daños, acreditar la afectación con dictamen de un Director Responsable de Obra, validar propiedad legítima, un apoyo de renta de 4 mil pesos mensuales, firma de contrato para asignar empresa (demoledora, proyectista, constructora, supervisora, de estudios complementarios según el caso), que el Fideicomiso asigne los recursos, inicie la obra, se supervise y se entregue con escrituración.

Desde el inicio, el censo, se registraron irregularidades por parte del gobierno del ahora Senador Miguel Ángel Mancera Espinosa.

“El Gobierno anterior tenía una plataforma con 7 mil inmuebles dañados por el sismo. Cuando en la transición hicimos un recorrido por la ciudad nos decían que no estaban en la plataforma ni acceso a la construcción. Hicimos un censo y creció el número de inmuebles de 7 mil a 17 mil 700 dañados. Había más de 10 mil inmuebles completamente invisibilizados sin acceso a un proceso de reconstrucción”, aseguró César Cravioto en un evento de Ciudadanía19S.

Vecinos en el Multifamiliar Tlalpan. Foto: Cuartoscuro.

Francia, del Multifamiliar Tlalpan, aseveró que las mesas semanales (técnicas y legales, ya que el 60 por ciento de las víctimas no tenía sus papeles en orden) dan cuenta clara de cómo el nivel de compromiso ha disminuido por parte de la Comisión para la Reconstrucción.

“Con un nivel de cinismo nos dicen que no hay avances, que ese no era el compromiso y metiéndose en argucias burocráticas […] En los momentos críticos donde se traban acuerdos o ejecuciones hacen referencia a que vienen llegando o desconocían determinado tema”, aseguró.

Marisol González César, vecina de San Gregorio, Xochimilco, compartió en el evento de Ciudadanía19S que las chinampas se inundaron y los productores “ya no tienen cómo vivir”. Además acusó la falta de asesoría técnica a los damnificados para autorehabilitar sus casas.

La otra gran inquietud de los damnificados es saber dónde quedaron los millones de pesos de donativos provenientes del mundo y artistas. Francia dijo que es preocupante porque “ante otra emergencia no sabemos qué reacción tendrán quienes hicieron las donaciones si al día de hoy no se sabe qué se hizo con sus recursos”. Juan Pablo aseveró que han solicitado en mesas de trabajo saberlo.

Cravioto detalló que en la Ciudad de México solo se reportó un donativo por 20 millones de pesos de Walmart, y los donativos internacionales llegaron al Gobierno federal. La Jefa de gobierno Claudia Sheinbaum expuso que “muchas veces siguen guardadas ahí en las fundaciones, porque nadie se acercó a ellos a decirles la manera, “entonces una parte es de recurso público, otra parte son donaciones, otra parte redensificación pero todos van a recibir su vivienda”.