En su reporte ante las autoridades electorales, el Senador Javier Lozano Gracia no incluyó la Cadillac que le fue entregada en un acto público, en 2012, por un grupo de empresarios entre los que se encontraba “El Cachetes”, presunto saqueador de combustibles de Pemex. El Senador prometió ayer, cuando se dio a conocer una foto donde aparece con el presunto líder huachicolero, transparentar los gastos. No lo hizo. Y tampoco, parece, hay manera de que lo haga: ni en comodato, ni en donación, ese bien aparece en su reporte de gastos de campaña.

Puebla/Ciudad de México, 4 de septiembre (PeriódicoCentral/SinEmbargo).– El Senador panista Javier Lozano Alarcón no reportó al Instituto Federal Electoral (IFE), hoy Instituto Nacional Electoral (INE), la camioneta que le fue entregada para la campaña de 2012 por un grupo de empresarios entre los que se encontraba Othón Muñoz Bravo, detenido por la Marina Armada de México el 20 de agosto en Puebla.

El Senador dijo anoche a SinEmbargo y a Periódico Central que “no fue donación (fue comodato) y no fue Othón Muñoz. Favor de precisar”, en referencia a una nota y una foto que lo exhibía recibiendo el vehículo de lujo, Cadillac Escalade.

Lozano Alarcón ofreció documentos de la donación y el destino del inmueble que debió reportar a las autoridades, de acuerdo con la Ley electoral. No hizo ni lo uno ni lo otro: no dio los documentos ofrecidos, y la Cadillac no aparece en su reporte de gastos de campaña. La revisión de las cuentas entregadas a las autoridades electorales indican que el Senador panista no reportó el bien inmueble.

En el Informe sobre el Origen, Monto y Destino de los Recursos para las Campañas Federales Electorales del PAN, aparece el reporte de gastos del Senador Javier Lozano Alarcón por un total de 8 millones 691 mil 558 pesos, con un sobre ejercicio de 559 mil 409 pesos: solo reportó ingresos por 8 millones 132 mil 149 pesos.

El Senador obtuvo 3 millones 48 mil 689 pesos como Aportación del Comité Ejecutivo Nacional; 4 millones 702 mil 706 pesos por aportaciones de otros órganos del partido; como candidato, Lozano aportó 320 mil pesos.

Es en el rubro de Aportaciones en Especie en donde debería estar reportada la camioneta Cadillac Escalade que recibió de los empresarios. Pero no se encuentra. Solo dio cuenta de 882 pesos que ingresaron de los militantes y 59 mil 870 pesos de los simpatizantes; el rubro queda bastante lejos del millón de pesos que costó el lujoso vehículo.

Documentos: Archivo del Instituto Nacional Electoral

Durante la campaña de 2012, Lozano fue evidenciado por medios locales por la ostentosa casa de campaña que tenía, en un terreno de 643 metros cuadrados y en la Vía Atlixcáyotl, una de las zonas de mayor plusvalía en el estado de Puebla. Había 20 empleados en su organigrama.

En se entonces, el candidato a Senador declaró que la residencia se la había prestado un amigo.

Muñoz Bravo, presunto saqueador de combustible de Petróleos Mexicanos (Pemex) conocido como “El Cachetes”, estuvo en el grupo de empresarios poblanos que proporcionaron al polémico político, en 2012, una camioneta de lujo valuada en más de un millón de pesos para trasladarse durante su campaña al Senado de la República.

Lozano negó ayer, específicamente, haber recibido recursos de “El Cachetes” para sus campañas políticas. Pero en la foto, que presuntamente fue encontrada en una propiedad del capo, posan Muñoz Bravo, el Senador y otros empresarios. El político recibe, en ese instante, las llaves del vehículo de sus donantes, entre ellos el presunto saqueador de recursos nacionales.

En una la rueda de prensa que ofreció Lozano este lunes en Puebla, los periodistas le cuestionaron el origen y la razón por la que aparece en otra foto sentado junto a “El Cachetes” en una comida en el fraccionamiento El Cristo en Atlixco. El Senador confirmó que él y otros políticos departieron con el individuo señalado por la Marina como “capo huachicolero”, sin saber que se trataba de un delincuente.

Dijo que fue el ahora Diputado local Sergio Moreno Valle, primo del ex Gobernador Rafael Moreno Valle, quien se lo presentó.

El Senador y el presunto capo, juntos, en una fiesta. La foto fue obtenida por Periódico Central de Puebla

El Senador panista fue cuestionado directamente sobre si Othón Muñoz Bravo había participado en su campaña.

Respondió con un tajante “no”.

“Creo que me lo presentó Sergio Moreno Valle, no quiero ser injusto, pero creo que él me lo presentó por esas fechas […]. No hubo aportaciones en mi campaña como tal. Lo conocí. Un par de ocasiones coincidí como él. Si él está metido en estas cosas, que él pague las consecuencias”, dijo.

Pero la nueva fotografía pareció desmentirlo: entre los que aportan el vehículo de lujo aparece el presunto ladrón de combustible, detenido por la Marina Armada de México.

La camioneta Cadillac Escalade fue entregada (como donación o comodato) por los empresarios a Javier Lozano Alarcón en 2012 como un apoyo para que se trasladara durante su campaña al Senado. Y así fue. El panista fue a bordo de la camioneta a su gira en Xicotepec el 17 de junio de ese año, cuando casi fue linchado por los ex trabajadores de la extinta Luz y Fuerza del Centro.

Según la nota publicada por la reportera Leticia Ánimas, Lozano abandonó su camioneta para poder escapar de la trifulca y los manifestantes aseguraron que dentro del auto de lujo encontraron un arma R-15 de uso exclusivo del Ejército.

Sobre el arma, el entonces candidato dijo que era propiedad de un escolta federal que le habían asignado para cuidarlo.

El 31 de mayo de 2012, Lozano posó a un lado de su vehículo cuando llegó al hotel Camino Real de la Vía Atlixcáyotl para el debate con sus competidores al Senado de la República.

La fotografía de Periódico Central parece revelar una mayor relación entre el aspirante a la gubernatura de Puebla y Othón Muñoz. En la imagen se puede ver al presunto capo del huachicol posando con otros empresarios y gasolineros durante la entrega de las llaves de una camioneta Cadillac Escalade 2012, valuada en ese entonces en al menos un millón de pesos.

En la imagen aparece además el empresario Manuel Veana, quien en 2010 participó en el Comité de Financiamiento de la campaña del priista Javier López Zavala; el empresario Manolo Torres, dueño de un lote de compra-venta de autos de lujo en la capital; Ángel López, constructor en Veracruz y supuesto socio de “El Cachetes”, de acuerdo con las averiguaciones; el Diputado local del PAN Sergio Moreno Valle, primo de Rafael Moreno Valle, ex Gobernador de Puebla y quien también ha sido cuestionado por las fotos en las que aparece con el presunto capo.

Aparecen, en esa foto, Leodegario Pozos Vergara, alías “El Tigre”, aspirante a Gobernador de Puebla como candidato ciudadano en 2016 y empresario gasolinero en Libres; también Ludivino Mora Tejeda, ex Secretario de Seguridad Pública en el Ayuntamiento de Puebla y ex Director de la Policía Auxiliar en la administración de Rafael Moreno Valle.

Manuel Veana, Manolo Torres, Javier Lozano, Ángel López, Sergio Moreno Valle, Othón Muñoz Bravo, “El Cachetes”, Leodegario y Ludivino Mora Tejeda. Foto: Periódico Central, especial para SinEmbargo

Fuentes de la justicia federal que entregaron el lunes a Periódico Central la imagen informaron que ésta y otras fotografías fueron decomisadas en el operativo que llevó a cabo la Marina Armada de México en tres propiedades de Othón Muñoz el pasado 20 de agosto.

Dijeron que hay más imágenes que “El Cachetes” tenía en su poder “como trofeo de su relación con políticos del más alto nivel”. Esas otras fotos podrían involucrar a más políticos.

La madrugada del 20 de agosto, Othón Muñoz fue detenido en su casa en el lujoso fraccionamiento Lomas de Angelópolis. Además, la Marina llevó a cabo cateos en dos de sus propiedades en Haras del Bosque y El Cristo.

A pesar de que en las primeras horas del operativo trascendió que el detenido era un importante líder huachicolero, en la audiencia de Control de Detención se le fincaron delitos solo por posesión de armas de uso exclusivo del Ejército y delitos contra la salud.

DE FOTO EN FOTO

Ayer lunes, Periódico Central dio a conocer publicó una primera fotografía en la que aparece Javier Lozano Alarcón y el ex Diputado federal del PAN Néstor Gordillo, en una comida departiendo con Othón Muñoz.

Cuando al medio día el Senador fue cuestionado al respecto, confesó que el capo convivía normalmente con las más altas esferas de la política en Puebla, pero que nadie estaba enterado de que se tratara de un delincuente.

Dijo que fue el actual Diputado local y primo del ex Gobernador Rafael Moreno Valle, Sergio Moreno Valle, quien se lo presentó.

“Ya lo dije desde que incluso salí en la defensa de Rafael Moreno Valle cuando en Reforma apareció una fotografía como la que exhibieron con Rafa y Othón Muñoz no lo hace ni socio ni cómplice. Lo conocemos, y digo conocemos porque claro que lo conocemos muchos en Puebla, porque se movía con mucha naturalidad, como pez en el agua, entre una buena parte de la sociedad y de la clase política y lo que no nos imaginamos, al menos yo, ni por asomo, es que estuviera metido en ese tipo de enjuagues”.

Pero Sergio Moreno Valle dijo al periódico poblano Cambio, el pasado 28 de agosto, que la Notaría de su familia efectivamente había escriturado algunas propiedades del capo, pero que no era su amigo.

En su Cadillac de lujo, durante la campaña de 2012. Foto: Cuartoscuro

Lozano dijo que el primo del Gobernador fue quien lo presentó.

“Yo como Diputado tengo vinculación con mucha gente –justificó entonces Sergio Moreno Valle, a propósito de las fotos con el ex Gobernador–. En muchos lugares y me he sacado muchas fotografías pero desgraciadamente no me pongo a investigar cuál es el giro o qué se dedica cada una de las personas. Yo no soy vinculante, ni coadyuvante en ese tema, en las relaciones interpersonales que pueden surgir entre ellos [Rafael Moreno Valle y el Cachetes]. No tengo nada que ver”.

Lozano sostuvo hoy a mediodía que “El Cachetes” de ninguna manera financió su campaña.

Pero el capo participó al menos en la camioneta de lujo que estuvo usando para sus giras en 2012 con placas del Distrito Federal, 836-UXW, y que hoy no aparecen en los registros públicos de vehículos.

En esta imagen se observa a “El Chachetes” junto al ex Gobernador Rafael Moreno Valle. Foto: Especial.

La relación entre los ladrones de combustible y funcionarios del Gobierno de Moreno Valle se ha venido trasluciendo con el tiempo.

La madrugada del 14 de julio del 2015, fueron detenidos el entonces Director de la Policía Estatal en Puebla, Marco Antonio Estrada y Tomás Méndez Lozano, el jefe del Grupo de Operaciones Especiales (GOES) en un operativo que llevó a cabo Seguridad Física de Pemex y el Ejército. Ambos funcionarios del gobierno de Rafael Moreno Valle fueron asegurados mientras protegían a la banda de “El Gasparín” y los apoyaban con el resguardo de 37 camionetas que se usaban para la ordeña de ductos de Pemex y el traslado del combustible.

El 28 de julio del 2015, el Secretario de Seguridad Pública Estatal, Facundo Rosas Rosas, entregó su renuncia al cargo luego de que se reveló que sus mandos policiales formaban parte de la cadena de robo de hidrocarburo.

Hasta el momento, Estrada y Méndez siguen un proceso penal por el delito de robo de hidrocarburo ante el Poder Judicial Federal de Puebla y no han podido comprobar su inocencia.

La vinculación de funcionarios estatales de Puebla con la actividad del robo de combustible ha coincidido con otro dato: durante el sexenio del ex Gobernador Moreno Valle, el número de tomas clandestinas de gasolina incrementó en un mil 800 por ciento.

De acuerdo con los datos de Petróleos Mexicanos (Pemex), dados a conocer a través de la plataforma Gobierno Fácil, Mario Marín cerró su gobierno en 2010 con 108 ductos ilegales, mientras que al cierre del 2016 se reportaron 3 mil 52.

El total histórico de Pemex informa 3 mil 218 tomas clandestinas en 27 de los 217 municipios del estado durante los últimos 16 años.

El repunte del robo de hidrocarburo ocurrió a partir del año 2011 con Rafael Moreno Valle.

La plataforma Gobierno Fácil mantiene el conteo de cada toma clandestina registrada en los ductos de Pemex, lo que permite confirmar que el robo de hidrocarburo se asentó en el sexenio morenovallista:

Marín cerró en 2010 con solo 49 tomas clandestinas detectadas y de ahí en adelante, con Moreno Valle, las cifras se dispararon: en 2011 fueron 74 tomas; 2012, 110; para 2013, 210; y en 2014 se detectaron 2014.

Todo empeoró en los dos últimos años de su gobierno, para 2015 Pemex detectó un total de 815 tomas clandestinas en territorio poblano, y Moreno Valle cerró el 2016 con mil 533 tomas.