Luis de la Calle Pardo, considera que el caso de Ayotzinapa debe de ser un catalizador para que más mexicanos se involucren en la política en México. Foto: CMMSC

Luis de la Calle Pardo, considera que el caso de Ayotzinapa debe de ser un catalizador para que más mexicanos se involucren en la política en México. Foto: CMMSC

Ciudad de México, 5 de noviembre (SinEmbargo).–La desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, y toda la crisis que el hecho ha desatado, como la salida del Gobernador constitucional Ángel Aguirre Rivero y la detención del Alcalde de Iguala José Luis Abarca [quien presuntamente habría dado la orden para desaparecerlos], debe ser un catalizador para que más mexicanos participen en la política, en lugar de dejar este tema únicamente a los partidos, consideró Luis de la Calle Pardo, ex subsecretario de Negociaciones Comerciales Internacionales en la Secretaría de Economía de México, puesto que ocupó con los Presidentes Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000) y Vicente Fox Quesada (2000-2012).

De la Calle Pardo, quien actualmente es director general y socio fundador de la consultora en políticas públicas De la Calle, Madrazo, Mancera, S. C. (CMM), admitió en entrevista con SinEmbargo, que actualmente existe una indignación nacional detonada por la situación por la que atraviesa el país, y la mejor forma de encausarla es “una mayor participación ciudadana”.

Alertó que si los ciudadanos se alejan del sistema político, se corre el riesgo de que este quede en manos de personas que no sólo no sean positivas para el país sino para las ciudades y las regiones.

En este contexto, destacó que los partidos políticos deben recuperar la credibilidad y la mejor manera de hacerlo es que los institutos políticos encaucen sus esfuerzos a mostrar su respeto al derecho y a la lucha contra la corrupción, esta última otra demanda que ha cobrado fuerza en los últimos meses.

 MÁS PARTICIPACIÓN CIUDADANA

– ¿Considera que este ambiente de inseguridad podría generar una decepción hacia los partidos políticos o hacia los funcionario por parte del sector empresarial y en general, de la población?

–Es muy importante recuperar la credibilidad de los partidos políticos. Uno de los fenómenos que ha causado más problemas en América Latina es el descrédito a los partidos políticos. Y efectivamente, los acontecimientos que se han visto en México en los últimos años han llevado a un cierto descrédito de los partidos políticos, pero es muy importante recuperar la credibilidad de los partidos y la mejor manera de hacerlo es el compromiso que los partidos muestren con el respeto del Derecho y la lucha contra la corrupción.

Sí hay un llamado muy importante para que toda la sociedad, incluido también el sector privado, por supuesto, participe en la erradicación de la cultura de la corrupción y la cultura a la extorsión que desgraciadamente existen en México.

– Debido a este escenario de inseguridad, el sector empresarial en entidades como Guerrero, Michoacán, San Luis Potosí o B.C.S. por mencionar algunos, ¿podría verse tentado a no participar en las próximas elecciones locales de 2015?

–Yo espero que no, espero que sea al revés, que esto nos lleve a todos los mexicanos a votar, a participar en las elecciones. Si los mexicanos nos alejamos del sistema político, le vamos a dejar el sistema político a gente que resulta no ser positiva para el país ni para las ciudades, ni para las regiones de México.

Lo que requerimos es más participación ciudadana. Yo espero que los acontecimientos en Ayotzinapa, Iguala se conviertan en un catalizador para que todos los mexicanos estemos en la política. No al revés. La política es demasiado importante para dejárselos únicamente a los políticos.

El Presidente Enrique Peña Nieto dio a conocer que haría un pacto por la seguridad. En este sentido el sector empresarial ha aportado ideas y fomentado la consolidación tanto de este pacto y ha apoyado la creación de un Sistema Nacional Anticorrupción.

– ¿Qué tan urgente resultan estos dos temas para este sector y si podría subsanar un poco la relación entre ambas partes?

– No puedo hablar por parte del sector privado, hablo desde mi punto de vista personal y creo que el pacto más importante es el cumplimiento de la ley. Y todos los funcionarios públicos han jurado aplicar la Constitución en las leyes y lo que necesitamos los ciudadanos es exigirles a las autoridades el cabal cumplimiento con las leyes.

El problema en México es que con las leyes sentimos que no se aplican y eso incentiva a exigir no sólo al gobierno que aplique las leyes de una manera justa y transparente, sino que nosotros hagamos nuestra propia contribución para nosotros mismos cumplir con las distintas leyes y normas.

La gente que se estaciona en segunda fila o que no paga el parquímetro, que no paga los impuestos o se salta para no pagar el Metro o hace violaciones más graves a las leyes está contribuyendo a que no haya un estado de Derecho. Los mexicanos debemos de ser mucho menos tolerantes con las personas que no cumplen con la ley, empezando por los políticos.

– ¿Qué elementos deberían incluirse en este pacto por la seguridad?

– Solamente uno, el estricto cumplimiento de la ley con la cual los políticos ya hicieron un juramento.

– En el caso de las empresas, ¿de que manera podrían transparentarse un poco más para que a través de la rendición de cuentas atraigan más inversiones y creen más asociados?

– Es muy importante que las empresas entre más transparentes sean, mejor obviamente. Hay que estimular que las empresas coticen en la Bolsa, pues al hacerlo se tienen que volver más transparentes. Hay que premiar en la cotización en la Bolsa.

Y por el lado de los políticos, yo creo que sería muy importante una iniciativa en la que todo aquel mexicano que decida trabajar en el gobierno o hacer política, haga pública su declaración de Impuesto Sobre la Renta (ISR).

– ¿Hubo presión por parte del sector empresarial para se convocara a este pacto por la seguridad?

– No creo que sea cosa de presión, es más bien que existe una indignación internacional, indignación nacional por los casos que han sucedido en México y esta indignación hay que encausarla para una mayor participación ciudadana.

– ¿En este pacto por la seguridad, así como a las tareas contra la anticorrupción, deberían de sumarse empresas extranjeras? Sobretodo para evitar casos de conflictos de interés, o que se revise que ex funcionarios formen parte de los consejos administrativos de sectores estratégicos como es en el caso del energético.

– Es lo mismo, lo único que se requiere es un comportamiento que sea congruente con la ley y es lo que garantiza esa situación. No es tanto de firmar un pacto sino simplemente cumplir con ella. Tanto para el gobierno como para las empresas mexicanas o extranjeras que operan en México.

Yo espero que las empresas del sector energético… Voy a decir una cosa que podrá parecer contraria a lo que uno pudiera pensar: hay que esperar que las empresas del sector energético se conviertan en un ejemplo de cómo en México se pueden hacer negocios e invertir en el país sin caer en prácticas de corrupción.