Londres, 9 jun (EFE).- La “número dos” del Gobierno autónomo escocés, Nicola Sturgeon, destacó hoy la importancia de la opinión de las mujeres para el referéndum sobre la independencia de Escocia del 18 de septiembre y las ventajas de la escisión.

Cuando faltan cien días para la consulta, Sturgeon presidió hoy en Edimburgo un panel de debate sobre el futuro de Escocia formado exclusivamente por mujeres, como parte de la campaña por el “sí” a la independencia del Gobierno de Escocia.

“Las mujeres escoceses forman el 52 % de su población. Por tanto es vital que las voces de las mujeres sean escuchadas”, dijo la “número dos” del Gobierno escocés.

La campaña por el “sí” espera conseguir un millón de firmas de apoyo a la independencia antes de la celebración del referéndum del 18 de septiembre y ya llevan reunidas 791.191.

Mientras Sturgeon presidía este evento, en Glasgow, segunda ciudad de Escocia, la campaña por el “no” a la independencia, encabezada por el exministro laborista de Economía Alistair Darling, defendía los beneficios económicos de permanecer en el Reino Unido.

Según Darling, los escoceses podrán disfrutar “de lo mejor de los dos mundos”, tener una mayor autonomía y, al mismo tiempo, disfrutar de la seguridad que les brinda ser parte del Reino Unido.

Darling dijo que a los nacionalistas del ministro principal, Alex Salmond, “se les está acabando el tiempo” pues las encuestas aún dan la victoria al “no” a la independencia escocesa.

Sin embargo, Salmond defendió en la BBC que cien días es tiempo suficiente para acortar la brecha que separa a las dos campañas.

“Sí, tenemos tiempo suficiente, la cuestión no es el tiempo, es ganar los argumentos, ganar la discusión”, dijo Salmond.

“El argumento principal de ganar no es solo que Escocia sea más próspera, sino una sociedad mejor y más igualitaria, utilizando los recursos naturales y humanos del país”, añadió.

Una encuesta divulgada este fin de semana señala que el 47 % de los escoceses se opone a la independencia, frente al 40 % que la apoya y un 13 % que no se pronuncia.

Salmond defiende que Escocia se beneficiará de los grandes recursos de petróleo que dispone la región y confía en conservar la libra como su moneda y a la reina Isabel II como jefa de Estado.

La campaña por el “no”, formada por los principales partidos políticos británicos, insiste en mantener los más de 300 años de la unión de Escocia con el Reino Unido y advierte de que los escoceses no podrán conservar la libra si obtienen la independencia. EFE