México

Juan Carlos “N” revela más datos. Está orgulloso, dice, de haberlas matado. A algunas las violaba

09/10/2018 - 1:30 pm

El Fiscal del Estado de México ha dado a conocer más detalles. Juan Carlos “N” parece estar orgulloso de los feminicidios, e incluso alegre. Además, hay indicios de que el acusado sufre un trastorno de personalidad, pero sí tiene la capacidad de identificar entre el bien y el mal. Declaró que odia a las mujeres, especialmente “a las que son bonitas”.

“Nos da estos datos con ganas de salir en la foto, que la gente lo conozca”, dijo ayer el Alejandro Gómez Sánchez.

Mientras, familias que buscan a los suyos en la entidad se han acercado a las autoridades para intentar encontrarlos entre los restos hallados. La Fiscalía ya trabaja en la identificación. La familia de María Guadalupe y su hija de siete son uno de esos casos. Están desaparecidas desde hace un año. Ambas salieron de su casa, ubicada en Jardines de Morelos, acompañadas de una mujer. No las volvieron a ver.

Ecatepec/Ciudad de México, 9 de octubre (SinEmbargo).– Poco a poco se han revelado más detalles de uno de los casos más escandalosos de la tragedia que, de por sí, es Ecatepec, Estado de México. El mismo detenido ha dado datos de cuántas mujeres asesinó. Asegura que fueron 20. La Fiscalía tiene características de diez.

También ha dado detalles de cómo mató a las mujeres, así como señas particulares, sus nombres, la ropa que llevaban puesta y ha confesado que en algunos casos, las violó primero. Pero para las autoridades, lo más siniestro es que parece que el feminicida confeso está alegre e Incluso orgulloso de sus crímenes.

Mientras tanto, familiares de otras mujeres desaparecidas en la zona quieren que se busquen a los suyos entre los restos encontrados. La Fiscalía ha confirmado que al registrar la casa de la pareja detenida, ubicada en la colonia Jardines de Morelos, encontraron restos humanos en baldes de agua, en el refrigerador y en bolsas de plástico. Los investigadores han encontrado más restos desmembrados en otras dos viviendas. Algunos vecinos dijeron ayer a SinEmbargo que han sido hallados en los alrededores, en baldíos o en cerca del ferrocarril, restos de mujeres.

La pareja de feminicidas ya se encuentran en el penal de Chiconautla. Foto: Especial
La casa de los feminicidas se localiza en la colonia Jardines de Morelos, en Ecatepec. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

El día de la detención, el pasado jueves, Juan Carlos “N” y Patricia “N” caminaban por las calles con una carretilla en la que trasladaban el cuerpo de una mujer que al parecer querían abandonar en un lote baldío de la zona. Las autoridades los investigaban por el caso de tres mujeres recientemente desaparecidas en la misma colonia. Pero no eran tres. Eran muchas más. Al acudir al terreno al que la pareja se dirigía hallaron más restos humanos, pero se encontraban en tal estado de descomposición que se necesitarán pruebas forenses para su identificación.

El Fiscal del Estado de México, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, dijo ayer, en una entrevista con Radio Fórmula, que Juan Carlos “N” parecer estar orgulloso de los feminicidios e incluso alegre, y que hay indicios de que el acusado sufrió un trastorno de personalidad y que asegura tener resentimiento hacia su madre y una ex novia. Sin embargo, dijo que el sujeto tiene la capacidad de identificar entre el bien y el mal. Al hombre ya se le conoce como el “Monstruo de Ecatepec”.

Juan Carlos también declaró que odia a las mujeres, especialmente a las que son bonitas. La confesión de ambos ante las autoridades sobre la forma en que cometieron estos asesinatos ha desatado horror. El Fiscal ha reconocido que los hallazgos son inauditos y que nunca se habían enfrentado a un caso de esta naturaleza.

“Es un feminicida serial, junto con su esposa, su pareja sentimental”, dijo.

“Con toda naturalidad nos refiere diez casos con señas particulares precisas. Nos da nombres de sus víctimas, nos da ropas que tenían en esos momentos, describe la forma cómo llevó a cabo los homicidios y en algunos de estos casos sí hace referencia a abuso sexual previo del homicidio, lo dice con mucha facilidad”, informó Gómez Sánchez a la emisora Radio Fórmula al comentar la confesión de Juan Carlos “N”.

“Nos da estos datos con ganas de salir en la foto, que la gente lo conozca”, añadió Gómez Sánchez.

El lote baldío donde hallaron restos de las víctimas. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

El hombre trabajó en diversas cosas, informó el Fiscal. Por ejemplo, en un bar. Allí conoció a su pareja. También fue pepenador, pero no tenía un trabajo formal. Su pareja decía vender ropa para bebé y ella era quien atraía a las víctimas. De hecho, las tres mujeres desaparecidas por las que investigan a la pareja tenían en común que eran madres solteras y que buscaban ropa a menores precios.

Dijo que también otras personas que tienen a un familiar desaparecido se han acercado para intentar identificar a los suyos de entre los restos hallados. Aseguró que ya se trabaja en la identificación de los restos. La pareja de feminicidas ya se encuentran en el penal de Chiconautla. Antes de ingresar, fueron sometidos a estudios psicológicos por parte de especialistas de la Fiscalía General.

La Fiscalía del Estado de México también ha informado que se recuperó a una bebé de dos meses que la pareja vendió luego de asesinar a su madre.

BUSCAN A OTRA MADRE E HIJA

María Guadalupe y su hija de siete años desaparecieron al salir de su casa ubicada en Jardines de Morelos, acompañadas de una mujer que llegó a buscarla, desde hace un año con siete meses. Fue en la misma zona donde otras jóvenes desaparecieron y fueron asesinadas.

María Guadalupe Castillo Ramirez, de 26 años de edad, desapareció cuando regresó a su casa, ubicada en la calle Playas de Roqueta, con su hija de siete años. Después de pasar por ella a la escuela donde estudiaba el segundo año de primaria, le cambio el uniforme y salieron con una mujer que fue a buscarlas. Era el 20 de febrero del 2017 y hasta la fecha sus familiares siguen su búsqueda sin tener éxito.

María Guadalupe Castillo Ramirez, de 26 años de edad, y su hija de 7, desaparecidas en Edomex. Foto: A Fondo Edomex

Gabriela, hermana de la desaparecida, explicó, que ese mismo día por la noche se enteró por el esposo de María que no había regresado a su hogar. La preocupación se desató porqué no se había llevado ropa, ni documentos personales y comenzaron a buscarla con amigas, vecinos y familiares sin lograr encontrarla.

Por versiones de algunos vecinos, supieron que su hermana y la menor de nombré María del Carmen habían salido del domicilio acompañadas de una mujer al parecer amiga de ellas. Era de complexión delgada, estatura mediana y con facciones de provincia, a la cual nadie conocía.

Por estos hechos, dijo Gabriela, al siguiente día, se trasladaron al Centro de Justicia de San Cristóbal, donde su cuñado de nombre Fernando, realizó la denuncia de hechos que quedó registrada con el número de NUC: ECA/ECA/ECA/034/038959/17/02.

Gabriela y sus hermanos comentaron que al saber que se habían encontrado varios restos humanos de mujeres que habían sido asesinadas por los feminicidas acudieron a la Fiscalía del municipio de Texcoco, para verificar si entre esos hallazgos, podrían estar María y su niña. Pero el personal de esa institución solo les informó que tenían que esperar. Esperar más. Apenas se llevan a cabo los exámenes de identificación. No se molestaron en tomarles datos.

–Con información de EFE, AP y de Beda Peñaloza, de A Fondo Edomex

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas