Rafael Moreno Valle. Foto: Cuartoscuro

El estado gobernado por Rafael Moreno Valle es de los más opacos en gastos de publicidad: Fundar. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 10 de enero (SinEmbargo).– Tremendo escándalo armó el Gobernador de Chiapas Manuel Velasco Coello con los 10 millones de dólares (131 millones 251 mil pesos) que destinó el año pasado a la promoción de su imagen. La indignación por  los gastos alcanzó a los panistas, quienes a inicios de esta semana anunciaron que preparaban una denuncia ante el Instituto Federal Electoral (IFE) en contra del joven mandatario por violar la ley electoral al promoverse, en lugar de atender a los pobres de su entidad.

Sin embargo del lado panista también hay un Gobernador que ha sido acusado de lo mismo: el uso de gastos excesivos para promover su imagen. Se trata del mandatario de Puebla, Rafael Moreno Valle, quien fue denunciado el 7 de enero por el representante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) ante el Instituto Federal Electoral (IFE), José Antonio Hernández Fraguas.

De acuerdo con el priista, el año pasado el Gobernador gastó 124 millones de pesos para promover su imagen, en lo que se especula es el camino para construir su candidatura a la Presidencia de México en el 2018.

El próximo miércoles 15 de enero el Gobernador presentará su tercer informe y su imagen ya se ve en spots transmitidos en televisión –su medio de comunicación favorito–, de acuerdo con la organización Fundar Centro de Análisis e Investigación.

El gobierno encabezado por Moreno Valle es de los más opacos a la hora de informar sobre sus gastos de comunicación social, afirma Justine Dupuy, investigadora de Fundar.

“En el marco de los dos índices de acceso a los gastos en publicidad oficial, el estado de Puebla no ha obtenido ninguna estrella, es decir pertenece al grupo de los estados más opacos. En la segunda edición solo después de interponer recursos de revisión fue que obtuvimos algo de información”, recuerda.

Se refiere a que en 2011 pidieron información al entonces nuevo gobierno de Puebla. A pesar de que lo que debían entregar eran datos del antecesor de Moreno Valle, Mario Marín, el nuevo gobierno no lo dio.

El año pasado Fundar pidió información sobre el 2012, pero el gobierno la condicionó: a pesar de que podía entregarla por internet, ofreció ponerla a disposición sólo si la gente de Fundar iba al estado, lo que era imposible porque no sólo buscaban información e Puebla, sino de las 32 entidades y no podían hacer esa excepción, además de que claramente era una traba.

SEÑALAMIENTOS RECURRENTES

Los señalamientos en contra de Moreno Valle por usar recursos públicos para promover su imagen vienen desde 2012.

En enero de ese año, previo a presentar su primer informe de gobierno, su imagen apareció ante cinéfilos sorprendidos de mil 664 salas de cine en 28 estados, donde una de las pocas entidades que se salvaron de verlo a 35 milímetros fue precisamente la suya.

Dicha aparición cinematográfica causó que el ciudadano Jesús Hernández Torrealba presentara una queja ante el IFE, cuyo Consejo General en mayo de ese año determinó que el mandatario sí había violado la ley electoral al contratar spots de radio y cines fuera del territorio poblano. La sanción fue una amonestación pública.

La decisión fue impugnada por el gobierno poblano, y en julio el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ratificó la sanción impuesta por el IFE.

El gasto de Moreno Valle para la presentación de su informe y los 10 días a los que tiene derecho a difundir imágenes con su rostro, alcanzó la cifra de 42 millones de pesos, según Dupuy.

En diciembre pasado el periódico Reforma publicó que Moreno Valle gastaba el año pasado alrededor de 15 millones de pesos mensuales en comunicación y que en todo el año se gastó 180 millones de pesos.

De acuerdo con datos de Fundar, el gobierno de Moreno Valle gastó 194 millones 373 mil 608 pesos durante su primer año. Su llegada significó un aumento de recursos destinados a la compra de espacios en televisión. Mientras en 2010 sólo era de 17 por ciento del presupuesto de comunicación social, en 2011 ascendió a 67 por ciento.

Entre los beneficiados por este cambio estuvo Televisa, ya que el gobierno de Moreno Valle le pagó 61 millones 683 mil 546 pesos en su primer año de gobierno, de acuerdo con información proporcionada por el propio gobierno a raíz del escándalo por los excesivos gastos del primer informe.

Puebla pertenece a los estados que no informan, donde es difícil acceder a la información y en la repartición del gasto hay concentración en televisión, asegura Dupuy.

“En el último índice que difundimos el año pasado, así fue cómo reaccionó el gobierno de Puebla: para informar sobre el presupuesto aprobado y ejercido en 2010, la Coordinación de Comunicación Social remitió a la página de Transparencia del Gobierno del estado, sin embargo la información no se encontró disponible en este sitio.

“Por su parte, el gasto ejercido en 2011 no se entregó porque el Congreso todavía no había aprobado la Cuenta Pública. La falta de entrega de la información fue motivo de recursos de revisión en cuyo trámite se remitieron los montos erogados por proveedor en 2010 y 2011. En mayo del 2012 el Estado de Puebla publicó por primera vez el desglose de 2008 a 2011, pero no le ha dado seguimiento a esta iniciativa”, añade la investigadora de Fundar.

CONTRA PROPIOS Y EXTRAÑOS

Madero critica publicidad de Velasco Coello, pero no sabe qué responder en el caso de Moreno Valle. Foto: Cuartoscuro

Madero critica publicidad de Velasco Coello, pero no sabe qué responder en el caso de Moreno Valle. Foto: Cuartoscuro

Además de la denuncia contra Moreno Valle, el priista Hernández Fraguas presentó otra contra del Alcalde de Puebla, el también panista Toni Gali Fayad.

El representante partidista ante el IFE criticó la promoción hecha por Moreno Valle. “Ha realizado un gasto excesivo de publicidad y ha utilizado los recursos gubernamentales para impulsar su imagen con miras a las elecciones presidenciales del 2018”.

La queja fue presentada por considerar que la promoción personalizada en espectaculares y parabuses por parte de los funcionarios no tienen justificación legal.

Explicó que durante el mes de febrero del 2013, tanto el mandatario estatal como el entonces candidato a la alcaldía de Puebla utilizaron estos medios en toda la capital sin justificación.

Una estrategia de promoción similar a la usada por el Gobernador chiapaneco  Manuel Velasco Coello, quien en diciembre apareció en espectaculares y camiones del Distrito Federal, como parte de la promoción que le hizo la revista Cambio.

El representante priista ante el IFE expresó que es indignante que el mandatario poblano cuente con un presupuesto de 124 millones de pesos para publicidad, cuando ese dinero, dijo, debería ser ocupado para mejoras en el estado que mucha falta le hace.

Hernández Fragua le recordó al Gobernador Moreno Valle que la Constitución es muy clara, pues se lee expresamente que:

“La propaganda, bajo cualquier modalidad de Comunicación Social que difundan como tales los poderes públicos, los órganos autónomos, dependencias y entidades de la administración pública, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servicio público”.

Ayer, en entrevista con la periodista Carmen Aristegui el presidente del PAN, Gustavo Madero criticó el uso de recursos públicos del gobernador de Chiapas.

Cuando Aristegui le inquirió por qué no iban también contra Moreno Valle por hacer lo mismo, Madero tartamudeó pero se rehízo y dijo que lo mismo estaban contra extraños que contra propios.

“Esto hay que impedirlo, evitarlo con propios y extraños”, dijo el dirigente.

OTROS ESCÁNDALOS DE MORENO VALLE

El 26 de febrero del año pasado sufrió uno de los golpes políticos más fuertes de su carrera: el arresto de su principal aliada, la ex dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales.

Esa tarde de febrero, según versiones periodísticas, Moreno Valle se la pasó en la sede de la Secretaría de Gobernación (Segob), donde esperaba que llegara la noche para reunirse con la otrora lideresa del SNTE.

Días antes, la “Maestra” había sido la invitada principal en el Segundo Informe de Gobierno del mandatario y aunque su administración inmediatamente publicó un comunicado para asegurar que correspondería a las autoridades judiciales resolver su situación, para nadie era secreto que en ese momento, Moreno Valle se había convertido en un huérfano político.

El 23 de julio de ese mismo año la administración de Moreno Valle “encendió” la llamada “Estrella de Puebla”, una rueda de la fortuna que junto con el parque lineal que en él se ubica, tuvo un costo de 400 millones de pesos.

La “megarrueda” recibió un reconocimiento Guinness World Records por ser la rueda de observación itinerante más grande del mundo, sin embargo, esto no lo alejó de la polémica.

A mediados de marzo de 2013, varios habitantes de la capital poblana consideraron que una escultura colocada en el Centro Integral de Servicios representaba las iniciales del apellido del mandatario panista. “El monumento”, como es conocido por los poblanos, está compuesto por dos piezas de acero colocadas en posiciones cruzadas, por lo que puede confundirse con las letras M y V, lo que calificaron como un acto de “culto a la personalidad”.