Los hipocampos se encuentra dentro de la norma oficial mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, sobre “Protección Ambiental-especies nativas de México de flora y fauna silvestres-categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio-lista de especies de riesgo”.

Ciudad de México, 10 de noviembre (SinEmbargo).- Elementos de la Guardia Nacional aseguraron el día de hoy un paquete que contenía 541 caballitos de mar al interior de una bodega de servicio de paquetería en la Ciudad de México con destino a la ciudad de California, Estados unidos.

Las autoridades informaron que al revisar una caja de cartón a través de rayos x se dieron cuenta de que ésta contenía formas con diferentes densidades, al abrir habían 541 piezas de hipocampos. La intercepción del paquete ocurrió en una empresa de mensajería ubicada en inmediaciones de la Alcaldía Venustiano Carranza como parte de las inspecciones que realiza la dependencia.

“La especie de mar antes referida se encuentra dentro de la norma oficial mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, sobre ‘Protección Ambiental-especies nativas de México de flora y fauna silvestres-categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio-lista de especies de riesgo’, y se encuentra regulado por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (CITES)”, informó la Guardia nacional.

El destino del paquete era la ciudad de California. Por consiguiente el Agente del Ministerio Público de la Federación continuará con las investigaciones correspondientes para dar con los responsables de enviar y recibir el paquete o en su defecto deslindar responsabilidades.

El comercio ilegal de vida silvestre, que mueve tanto dinero como el tráfico de drogas o de armas, sigue creciendo en América y amenazando la supervivencia de millones de especies, vendidas en crueles condiciones a coleccionistas, mercados de comidas exóticas o para exhibiciones.

Datos de la ONU indican que esta modalidad delictiva mueve globalmente cerca de 23 mil millones de dólares anuales, un negocio que afecta especialmente a América al contar con cinco de los diez países con mayor diversidad del planeta (Brasil, Colombia, Ecuador, México y Perú) y con uno de los principales compradores en el mundo (EU).

“El tráfico de vida silvestre es una crisis mundial. Ya sea el tráfico de pericos en Brasil, monos capuchinos capturados en Centroamérica, peces payaso robados del océano Pacífico. Hay animales en todo el mundo que están sufriendo por esta industria ilegal”, explicó a Efe Alicia Aguayo, gerente senior de la organización Peta Latino.

-Con Información de EFE