Las y los menores de edad siguen siendo invisibles para los gobiernos federales y estatales, lo que se refleja en el incremento de descripciones y los casos de reclutamiento del crimen organizado, esto muestra el balance de 2019 hecho por la Red por los Derechos de la Infancia. Ante este panorama, defensores urgieron al Presidente López Obrador una Estrategia Nacional frente a la violencia armada contra la niñez.

Ciudad de México, 12 de febrero (SinEmbargo).– México vive “una epidemia de desaparición” de niñas, niños y adolescentes, pues diariamente desaparecen cuatro de ellos, esta problemática podría incrementar toda vez que ninguno de los 25 proyectos prioritarios impulsados por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ve a dicha población como prioridad, denunció hoy la Red por los Derechos de la Infancia (Redim).

“La epidemia de desapariciones empezó desde el sexenio de Felipe Calderón, se agudizó con Enrique Peña Nieto y con el actual Gobierno no vemos voluntad alguna para frenarla”, lamentó el director ejecutivo de la Red, Juan Martín Pérez García, en la prestación de su informe anual.

Las cifras dan cuenta de la problemática. Hasta abril de 2018 el Registro Nacional de Personas Desaparecidas contabilizó a 6 mil 614 niñas, niños y adolescentes, mil 537 de ellos desaparecieron en la administración panista de Calderón Hinojosa, mientras que 4 mil 980 lo hicieron en el sexenio de Enrique Peña Nieto, el resto tuvo lugar en años anteriores. Un análisis de Redim muestra que las niñas y las adolescentes fueron las principales víctimas, pues representaron 59 por ciento de los más de 6 mil casos.

Juan Martín Pérez,director de Redim, en la presentación del informe. Foto: Twitter @derechoinfancia

Con López Obrador al frente del Ejecutivo la epidemia continúa. Del 1 de diciembre del 2018 al 31 de diciembre de 2019 la la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas registró la desaparición de mil 159 menores de edad –585 de eran mujeres–, mientras que mil 800 personas de 0 a 19 años de edad fueron reportadas como desaparecidas y posteriormente localizadas.

Juan Martín Pérez recordó que la crisis de desaparición de ha extendido por décadas pues el registro histórico de la Secretaría de Gobernación muestra que 11 mil 72 niños permanecen desaparecidos desde la década de los 60 y hasta ahora.

“La desaparición es un crimen de lesa humanidad porque se sigue repitiendo en impunidad, además, es una ventana a otros delitos como la trata con fines sexuales, laborales o el feminicidio”, expuso.

El defensor de los derechos de la infancia dijo que muestra del desinterés de los gobiernos anteriores y el actual por atender el tema es que el Estado mexicano sólo ha cumplido una de las seis recomendaciones que la Comisión

Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le hizo en 2016 sobre el tema, por lo que el próximo 6 de marzo funcionario del Gobierno tendrán que asistir a una audiencia para explicar por qué.

“En 2016 el Estado mexicano fue ante la CIDH y se comprometió a seis puntos, solo cumplió uno, agregar a la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas un capítulo específico para la niñez, pero hasta hoy los ministerios públicos siguen negando la búsqueda inmediata a las familias argumentado que deben esperar 48 horas, cuando eso ya no es necesario”, criticó.

RECLUTAMIENTO ARMADO, UN PENDIENTE

Además de la desaparición, otro problema que aqueja a la niñez y adolescencia del país es la pobreza, pues la mitad de la población infantil y adolescente vive en esta condición; si son indígenas 8 de cada 10 viven en pobreza extrema, de acuerdo con el análisis prestado por Redim.

Representes de la Red y la Senadora Nestora Salgado coincidieron en que la pobreza y la falta de oportunidades vuelve más vulnerable a las y los menores de edad y los expone en mayor medida a ser reclutados por grupos delictivos.

La legisladora Salgado habló sobre el caso de Guerrero. “En el estado, el abandono los ha llevado a sumarse a la delincuencia organizada, ahí los niños son los más indefensos, son víctimas del abandono”, expuso.

Muestra de ello, recordó Pérez García, es que se estima que al menos 30 mil niñas, niños y personas jóvenes han sido reclutados por grupos delictivos.

Salgado lamentó que hace una semanas el descontento social llevara a la policía comunitaria de Chilapa a instruir en el uso de las armas a niñas y niños exponiéndolos.

Ante el panorama de violencia, pobreza, desaparición y reclutamiento armado, Redim llamó al Presidente López Obrador a crear junto con su Gabinete el proyecto prioritario 26 que contemple la creación de una Estrategia Nacional frente a la violencia armada contra la niñez. Para ello, pidió a la ciudadanía firmar una carta que se le entregará al morenista y que ya está disponible en Change.org.

“Necesitamos construir la paz desde el Gobierno. La violencia no se frena con nuevos reclutas en la Guardia Nacional, la paz no se impone, se construye desde la comunidad”, señaló Juan Martín Pérez.

 En el mismo sentido se pronunció Daniel Ponce Vázquez, Coordinador de Vinculación de la Secretaría Ejecutiva del Sistema de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes. Dicho sistema, que es es presidido por el Jefe del Ejecutivo, fue abandonado el año pasado, pues López Obrador canceló su asistencia a las dos reuniones anuales programadas.

“Urge llegar a acuerdos en todos los niveles de Gobierno para atender las problemáticas que afectan a la niñez y adolescencia, todo esto dejando de lado una visión adultocéntrica, hay que escuchar a niños y niñas”, llamó Ponce Vázquez.