El MIT trabaja en un nuevo modelo de mascarilla reutilizable y esterilizable como solución a la ausencia de mascarillas N95.

Por Paula Naveira

Ciudad de México, 12 de julio (RT).- Con el avance de la pandemia, son muchas las alternativas y nuevos métodos que se están buscando para que los ciudadanos puedan llevar una vida más cómoda y simple en las circunstancias en las que estamos. Lo último ha sido una alternativa a las mascarillas.

El Hospital Brigham and Women’s y el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) han elaborado un nuevo sistema para aliviar la ausencia del tipo de mascarillas N95 (las que filtran el 95 por ciento de las partículas exteriores). Esta alternativa se ha llevado a cabo en tecnología 3D y entre sus materiales se encuentran el aluminio, caucho de silicona y las tiras elásticas.

En las pruebas de resistencia de esta nueva mascarilla se realizaron 10 ciclos de lavado, 10 minutos sumergidas en lejía y 10 minutos en isopropanol. Para conseguir que se ajusten correctamente a la cara de cada individuo, se utilizó un iPhone 11 para hacer una fotografía a la cara de los participantes y, junto a la tecnología 3D, ajustarla a su perfección.

QUÉ ES EL IMASC

Se trata de un tipo de mascarilla reutilizable y esterilizable que cuenta con dos filtros de partículas y que puede llegar a soportar hasta 300º de calor. Es una alternativa a las mascarillas de tipo N95 debido a la escasez de éstas.

EN QUÉ CONSISTE

Su finalidad es proteger a las personas de las partículas exteriores que pueden contener el virus. Su diferencia con una mascarilla N95 normal es que, en este caso, el sistema permite intercambiar los filtros después de su uso.

Su finalidad es proteger a las personas de las partículas exteriores que pueden contener el virus. Foto: MIT

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE AS MÉXICO. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.