El presidente del Comité, el demócrata Jerrold Nadler, anunció su decisión pasadas las 23:00 hora local tras una audiencia de más de 14 horas protagonizada por la estrategia dilatoria de los congresistas republicanos para impedir la votación.

Nadler dijo que el comité se reunirá de nuevo a las 10:00 hora local del viernes.

Washington, 12 dic (EFE).- El Comité Judicial de la Cámara Baja de Estados Unidos aplazó hasta el viernes por la mañana la aprobación prevista para este jueves de los cargos políticos contra el Presidente, Donald Trump, el último trámite necesario antes de que el pleno proceda con el “impeachment”.

El presidente del Comité, el demócrata Jerrold Nadler, anunció su decisión pasadas las 23:00 hora local tras una audiencia de más de 14 horas protagonizada por la estrategia dilatoria de los congresistas republicanos para impedir la votación.

Nadler dijo que el comité se reunirá de nuevo a las 10:00 hora local del viernes.

“Han sido dos días muy largos de consideración de estos artículos y ahora es muy tarde en la noche. Quiero que los miembros de ambos partidos piensen en lo sucedido en los últimos dos días y busquen en sus conciencias antes de emitir nuestros votos finales”, dijo Nadler.

La decisión de suspender la sesión fue recibida con enfado por parte de los republicanos, que en el caso del congresista Louie Gohmert la tildó de “estalinista”, mientras que Douglas A. Collins la criticó por alterar sin consenso las agendas de los legisladores.

La jornada maratoniana de este jueves estuvo protagonizada por la presentación y debate sin fin de enmiendas por parte de los congresistas republicanos para modificar el redactado de los dos artículos de “impeachment” contra Trump: abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Todas las enmiendas fueron rechazadas con el voto mayoritario de los 23 demócratas del comité frente a los 17 republicanos.

Cuando los demócratas del Comité Judicial logren aprobar los cargos, estos quedarán ya en manos del pleno de la Cámara Baja, que con su voto puede convertir a Trump en el cuarto presidente de la historia de Estados Unidos en enfrentar un “impeachment”.