Rodrigo Prieto, Antonio Banderas, Mayes C. Rubeo… la presencia latina se mantiene con fuerza en la próxima edición de los Premios Óscar.

Ciudad de México, 13 de enero (AP).- La presencia latina en los Óscar 2020 es sutil pero poderosa, con nominaciones en importantes categorías.

Después de años espectaculares con nominaciones para Roma, The Shape of Water (La forma del agua) y The Revenant (El renacido) -de los mexicanos Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu, respectivamente- los cineastas latinos volverán a dar de qué hablar para la 92da edición de los Premios de la Academia.

Antonio Banderas fue nominado a mejor actor por su papel en la cinta española Dolor y gloria de Pedro Almodóvar, la cual compite en la categoría de mejor largometraje internacional (antes conocida como mejor cinta en lengua extranjera).

El mexicano Rodrigo Prieto fue nominado a mejor cinematografía por su trabajo en The Irishman (El irlandés) de Martin Scorsese, por la cual también fueron nominados los argentinos Pablo Helman, Leandro Estebecorena y Nelson Sepulveda-Fauser por su trabajo en el departamento de efectos visuales; la mexicana Mayes C. Rubeo compite en la categoría de mejor diseño de vestuario por Jojo Rabbit, y la cinta brasileña The Edge of Democracy (Al filo de la democracia) de Petra Costa fue nominada en la categoría de largometraje documental.

Además, The Two Popes (Los dos papas) del brasileño Fernando Meirelles le mereció nominaciones a sus actores principales.

El director brasileño Fernando Meirelles, izquierda, y Jonathan Pryce durante la filmación de The Two Popes (Los dos papas). Foto: Peter Mountain/Netflix vía AP

A continuación una mirada a los nominados latinos de este año:

ANTONIO BANDERAS

Tras una importante carrera en Hollywood con películas como Desperado, Entrevista con el vampiroLa máscara del Zorro, Banderas recibió el lunes su primera nominación al Óscar por una cinta que lo remite a sus orígenes en el cine español.

Desde su estreno en el Festival de Cine de Cannes, la cinta inspirada en la vida de Almodóvar fue elogiada por la crítica y el lunes consiguió igualmente una nominación a mejor largometraje internacional.

“Me hace sentir muy, muy, muy joven”, dijo Banderas a la AP sobre su primera candidatura a los 59 años de edad y por su octava película con Almodóvar, desde Laberinto de pasiones de 1982 hasta Los amantes pasajeros de 2013.

“Después de 40 años de conocernos, de tener una relación personal y también una amistad, es una película muy importante. ¿Cuál es la posibilidad de que seas dirigido por tu propio personaje? Es muy raro, ¿no?”.

En un comunicado emitido por El Deseo, la productora de Almodóvar, el cineasta se expresó muy feliz por el anunció de las nominaciones, que dijo lo “pilló volando de regreso a Madrid”.

“Antonio ha sido parte de mi filmografía y de mi vida desde hace más de treinta años”, dijo Almodóvar. “Que consiga su nominación por esta película me llena de orgullo”.

RODRIGO PRIETO

El fotógrafo mexicano Rodrigo Prieto consiguió su tercera nominación al Óscar por la cinematografía de The Irishman (El irlandés), su tercera colaboración con Martin Scorsese.

“Hay una variedad, está muy emocionante”, dijo Prieto sobre la diversidad de nominados latinos para los Óscar de 2020. “Compartir la nominación con los colegas fotógrafos que han hecho un trabajo extraordinario, me siento muy honrado de estar junto con ellos”.

Prieto colaboró con Scorsese primero en El lobo de Wall Street y luego en Silence (Silencio), por la que también fue nominado en 2017. Fue trabajando en esa cinta que Scorsese le confió detalles de The Irishman y Prieto no dudó en volver a colaborar con el veterano realizador.

“Yo feliz de que (Scorsese) me volviera a solicitar para trabajar con él. A pesar de que las tres películas que hemos hecho son realmente muy distintas entre sí, ha querido seguir trabajando conmigo”, dijo Prieto sobre su colaboración con Scorsese. “Además yo disfruto de eso, me gusta hacer estilos distintos, darle a cada película su propio matiz, vuelvo a empezar de cero… convertirme otra vez como en un estudiante de cine y empezar a investigar y aprender y cada vez hacer algo quizá no he hecho yo mismo antes”.

Prieto fue nominado por primera vez a los Óscar en 2006 por Brokeback Mountain (Secreto en la montaña).

Antes de abrirse camino en Estados Unidos, el fotógrafo nacido en la Ciudad de México en 1965 trabajó en películas mexicanas de éxito internacional como Amores perros de Alejandro González Iñárritu, con quien continuó colaborando en las nominadas al Óscar 21 gramos, Babel y Biutiful. También ha estado a cargo de la cinematografía de Frida, con Salma Hayek, y Argo de Ben Affleck, ganadora del Óscar a la mejor película en 2013.

TRES ARGENTINOS

Dentro de las 10 nominaciones que recibió The Irishman (El irlandés) de Martin Scorsese, incluyendo mejor película y director, también destaca la nominación de sus efectos visuales para los argentinos Pablo Helman, Leandro Estebecorena y Nelson Sepulveda-Fauser así como el francés Stéphane Grabli.

Fue con estos efectos que se logró rejuvenecer a Robert De Niro, Al Pacino y Joe Pesci para la película.

Helman, el supervisor de efectos visuales, cuenta entre sus créditos con las cintas Día de la independencia, La momia y La guerra de los mundos. Colaboró previamente con Scorsese en Silence (Silencio) y en el documental Rolling Thunder Revue: A Bob Dylan Story de 2019.

Dentro de las 10 nominaciones que recibió The Irishman (El irlandés) de Martin Scorsese, incluyendo mejor película y director, también destaca la nominación de sus efectos visuales. Foto: Netflix

FERNANDO MEIRELLES

La cinta de Meirelles The Two Popes (Los dos papas) logró convencer al público religioso y no religioso en su retrato del papa Francisco y su antecesor, Benedicto XVI, en un duelo entre los actores Jonathan Pryce y Anthony Hopkins que les mereció a ambos nominaciones al Óscar -a mejor actor y mejor actor de reparto, respectivamente. La cinta también recibió una nominación por el guión adaptado de Anthony McCarten.

Meirelles no es un novato en los Óscar. Su crudo drama de drogas y armas Ciudad de Dios le valió una candidatura a mejor director en 2004. También dirigió el thriller 360 y el drama The Constant Gardener (El jardinero fiel) y fue uno de los directores de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016.

MAYES C. RUBEO

Rubeo es conocida por su trabajo en cintas como Apocalypto, Avatar, Thor: Ragnarok, Guerra Mundial Z y The Great Wall (La gran muralla), para la que tuvo que crear más de mil vestuarios. Nació en la Ciudad de México y estudió moda y vestuario en la Los Angeles Trade-Tech College (LATTC) de la UCLA.

El director de Thor: Ragnarok Taika Waititi la volvió a convocar para su sátira sobre el nazismo Jojo Rabbit, por la cual fue nominada el lunes a un Óscar. La cinta también le valió nominaciones a Scarlett Johansson como mejor actriz de reparto y a Waititi por su guión adaptado, así como en los apartados de edición y diseño de producción.

THE EDGE OF DEMOCRACY

El documental brasileño sobre la impugnación de la entonces presidenta Dilma Rousseff The Edge of Democracy (Al filo de la democracia) de Petra Costa usa su historia personal para señalar el peligro de la democracia en Brasil tras el abrupto fin de los gobiernos liderados por el Partido de los Trabajadores, de izquierda.

Actualmente Brasil es gobernado por Jair Bolsonaro, de extrema derecha, quien entre otras cosas se ha caracterizado por declaraciones contra la comunidad LGBTQ, insultos a personas afrodescendientes y contra la igualdad de derechos laborales para las mujeres.

Los conservadores brasileños respondieron a la nominación criticando ferozmente la veracidad del filme e insistiendo en que la primera presidenta de Brasil mereció ser despedida por manipular las cifras de presupuesto.

“Felicitaciones a la cineasta Petra Costa por su nominación a mejor película de ficción y fantasía”, tuiteó el Partido de la Social Democracia Brasileña, que fue instrumental en la impugnación de Rousseff.

Roberto Alvim, el secretario de Cultura de Bolsonaro, también calificó el documental de Costa como una obra de ficción.