“Tenemos dinero, mucho. Dinero que se necesita con desesperación ahora y seguirá siendo necesario en los próximos años”, expresó el grupo conformado por 83 personas con fortunas millonarias que proponen a los gobiernos del mundo aumentar las obligaciones fiscales para poder salir de la actual crisis económica.

Ciudad de México, 13 de julio (SinEmbargo).- Una carta dirigida a los gobiernos del mundo pide “una subida permanente de impuestos” a las grandes fortunas para combatir los estragos que la pandemia del nuevo coronavirus dejará sobre la economía global. Esta vez, la sugerencia vino de 83 de las personas con más riqueza alrededor del mundo, dentro de las que hay millonarios de Estados Unidos, Alemania, Países Bajos, Dinamarca, Reino Unido y Canadá, pero ningún mexicano.

“Pedimos a nuestros gobiernos que aumenten los impuestos a personas como nosotros. Inmediatamente. Sustancialmente. Permanentemente”, destaca la solicitud de la agrupación “Millonarios por la Humanidad”.

En México, los organismos empresariales más influyentes del país libran hoy una batalla con el Presidente Andrés Manuel López Obrador porque consideran que el plan de rescate de la economía mexicana, frente a la crisis que ya ha genera y generará la pandemia del COVID-19, “se queda muy corto”. Piden ayudas como diferir impuestos, reducir cargas fiscales y que el Estado inyecte aún más dinero en inversión pública. López Obrador, en cambio, ha priorizado el apoyo a los más necesitados y, de forma tajante, ha rechazado ayuda especial o “rescate” a las empresas más poderosas.

En tanto, “Millonarios por la Humanidad” subrayó que los problemas causados por la COVID-19 no pueden resolverse mediante caridad, por lo que los líderes políticos deben asumir la responsabilidad de recaudar los fondos necesarios y gastarlos de manera justa. Propusieron contribuir a financiar adecuadamente los sistemas de salud, escuelas y seguridad “a través de un aumento permanente de impuestos a las personas más ricas del planeta”.

“No, no somos nosotros los que cuidamos a los enfermos en las salas de cuidados intensivos. No estamos conduciendo las ambulancias que llevarán a los enfermos a los hospitales. No estamos reabasteciendo los estantes de las tiendas de comestibles ni entregando alimentos puerta a puerta. Pero tenemos dinero, mucho. Dinero que se necesita con desesperación ahora y seguirá siendo necesario en los próximos años, a medida que nuestro mundo se recupere de esta crisis”, plantearon las personas dueñas de grandes fortunas.

En la carta figuran nombres como el de Abigail Disney, sobrina nieta de Walt Disney y heredera del imperio Disney; así como Jerry Greenfield, cofundador de Ben & Jerry, o Morris Pearl, ex director gerente de BlackRock.

El grupo de millonarios reconoció en el documento lo que las agencias internacionales de las Naciones Unidas han adelantado: que el impacto de esta crisis durará décadas y podría dejar a 500 millones de personas más en condiciones de pobreza. “Cientos de millones de personas perderán sus empleos a medida que cierren las empresas, algunas de forma permanente”, alertaron, además de los casi mil millones de niños sin acceso a la educación y mucho menos a los recursos necesarios para acceder a ella.

Hoy mismo  cinco agencias de la ONU, advirtieron que la desnutrición es un problema creciente en el mundo y que la pandemia de coronavirus podría empujar a entre 80 y 130 millones de personas al hambre a final de año en todo el mundo. El informe, titulado “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo”, fue elaborado por la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo de Desarrollo Agrícola (FIDA); junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF).

Alertó de que la crisis sanitaria “está intensificando la vulnerabilidad y la desigualdad de los sistemas alimentarios mundiales”, desde la producción, hasta la distribución y el consumo.

A este panorama, en medio de la pandemia de la COVID-19, Millonarios por la Humanidad agregó la falta de camas suficientes en los hospitales de todo el mundo, así como de insumos de protección personal, motivos ponen en riesgo a la población. Además, citó el grupo, son un “recordatorio doloroso y diario de la inversión inadecuada realizada en los sistemas de salud pública en todo el mundo”.

“Podemos asegurarnos de financiar adecuadamente nuestros sistemas de salud, escuelas y seguridad a través de un aumento permanente de impuestos a las personas más ricas del planeta, personas como nosotros”, propusieron.

El grupo reconoció tener una enorme deuda con las personas que trabajan “en la primera línea” de la pandemia, quienes en su mayoría están muy mal pagados frente a la carga que llevan. “A la vanguardia de esta lucha están nuestros trabajadores de la salud, de los cuales el 70 por ciento son mujeres”, destacó la carta. “Se enfrentan al virus mortal todos los días en el trabajo, mientras que tienen la mayor parte de la responsabilidad del trabajo no remunerado en el hogar”, continuó el grupo.

“A diferencia de decenas de millones de personas en todo el mundo, no tenemos que preocuparnos por perder nuestros trabajos, nuestros hogares o nuestra capacidad de mantener a nuestras familias. No estamos luchando en la primera línea de esta emergencia y es mucho menos probable que seamos sus víctimas”, citó el grupo, por lo que se dijeron dispuestos a recibir las cargas fiscales y la calificaron como “la única opción” porque “la humanidad es más importante que nuestro dinero”.

-Con información de Europa Press