Opositores al Gobierno mexicano y especialista han dicho que el número de enfermos es mayor a lo que reporta la autoridad sanitaria, ya que no aplica pruebas masivas a la población, sino un modelo de estimación a partir de los casos que llegan en algunos centros médicos.

México, 14 de mayo (EFE).- México aplica pocas pruebas de COVID-19 por una decisión técnica y no por la falta de presupuesto, explicó este jueves el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell en la capital mexicana.

Durante la conferencia del reporte técnico del coronavirus en las últimas 24 horas en el país, el funcionario afirmó que el presupuesto no es la razón por la que México no aplica pruebas.

“¿Nos faltan pruebas? La respuesta es no”, dijo López-Gatell al responder a los cuestionamientos de un reportero, quien le sugirió si eso tenía que ver con dinero o presupuesto.

El funcionario respondió con un enfático “no” y continuó: “Dinero para pruebas tenemos, pruebas tenemos y vienen más. El fin de semana llegan 300 mil pruebas adicionales”.

Añadió que si México necesitara 600 mil pruebas “compraremos 600 mil más, pero no tiene nada que ver con falta de presupuesto”

El debate comenzó cuando el reportero le expuso que México es de los países que realiza pocas pruebas de COVID-19 algo que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) ya había señalado.

“Las pruebas tiene un objetivo y ese es la vigilancia epidemiológica y los casos graves (…) se registran al 100 por ciento y a ese 100 por ciento se le deben hacer pruebas. Entonces, ¿Cuál es límite de pruebas? Cuantos casos haya en esa condición”, explicó López-Gatell.

Opositores al Gobierno mexicano y especialista han dicho que el número de enfermos es mayor a lo que reporta la autoridad sanitaria, ya que no aplica pruebas masivas a la población, sino un modelo de estimación a partir de los casos que llegan en algunos centros médicos.

Por otra parte, el subsecretario de recordó que México se encuentra en el “punto cumbre de mayor contagio” de la de pandemia.

Explicó que al anunciarse la etapa “nueva normalidad” hubo “un relajamiento de la sociedad” y apuntó que faltan 17 días de la Jornada Nacional de Sana Distancia, una de las medidas de prevención del Gobierno mexicano.

Dijo que se anunció con antelación la “nueva normalidad”, tras el aislamiento social o confinamiento, para que la ciudadanía se prepare.

“No quiere decir que el 1 de junio regresaremos como antes” de la epidemia, sino que “significa cambiar prácticas, comportamientos, higiene y cuidar la Sana Distancia”.

Recordó que el desconfinamiento “será cauteloso” ya que se “cuidará la presencia de personas en el espacio público”.

Este jueves, las autoridades sanitarias de México actualizaron a 42 mil 595 los contagios acumulados y a cuatro mil 477 los decesos por COVID-19 con dos mil 409 nuevos casos y 257 muertes.

El Gobierno de México cerró en abril y mayo las actividades económicas no esenciales, aunque no concretó sanciones para las empresas que abrieran, y exhortó a la población a quedarse en casa, si bien la cuarentena no ha sido obligatoria para no afectar a los millones de personas que viven del comercio informal.

México reabrirá el 18 de mayo la industria automotriz, la minería y la construcción, y el 1 de junio comenzará un plan de reapertura de actividades sociales y económicos de acuerdo a la situación sanitaria en cada estado de país.