México

Del “comes y te vas” a escándalos sexuales: las manchas en la Cumbre de las Américas

14/05/2022 - 5:01 pm

A casi un mes de que se lleve a cabo la IX edición de la Cumbre de las Américas, la posible exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua está generando polémica entre el resto de los invitados. Sin embargo, no es la primera vez que el encuentro internacional está rodeado de algún escándalo, entre ellos: protestas, la no asistencia de algún presidente, e incluso escándalos sexuales, son algunas de las polémicas que se robaron la atención en dichos eventos.

Ciudad de México, 14 de mayo (SinEmbargo).- Al ser un evento de índole internacional, la Cumbre de las Américas no ha estado exenta de polémica, ya que en varias ocasiones sus invitados, y los que no, han dado de qué hablar. Protestas violentas, cancelación de la asistencia por parte de algún mandatario y escándalos de índole sexual en el que estuvieron involucrados funcionarios estadounidenses son algunos de los incidentes que han tenido lugar durante estos encuentros internacionales.

La Cumbre de las Américas es un encuentro que reúne a los jefes de Estado del continente americano, así como a jefes de organizaciones internacionales para dialogar sobre la cooperación de todos los países implicados en varios temas, y la edición IX que está próxima a realizarse, en junio del presente año, ya está generando polémica sin haber iniciado luego de que Estados Unidos, país anfitrión, abriera la posibilidad de no invitar a Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Por ello, el martes 10 de mayo, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que no asistirá a la Cumbre de las Américas, que se llevará a cabo en Los Ángeles, California, Estados Unidos, si se excluye a algún país en ese encuentro, así lo declaró durante su habitual conferencia matutina, en la que reconoció que se trata de un acto de protesta, ya que, dijo, su Gobierno está en busca de la unidad de toda América.

“¿Cómo una cumbre de América sin todos los países de América? ¿De dónde son los no invitados? ¿Son de otro continente, son de otra galaxia, de un planeta no conocido?”, expresó, y luego leyó a Abraham Lincoln: “Las naciones no deben aprovecharse del infortunio de otros pueblos”, declaró.

El Jefe del ejecutivo Federal mexicano enfatizó que es momento de unidad, no de exclusión y “que aún con las diferencias tenemos que dialogar y hermanarnos todos los americanos”. “Entonces estamos por resolver sobre este asunto. Llevamos muy buena relación con el Gobierno del Presidente Joe Biden y queremos que se invite a todos. Esa es la postura de México”, añadió.

Sobre la posibilidad de que no asista a la Cumbre de las Américas en respuesta a la exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua, el tabasqueño adelantó que enviaría al titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, en su representación. “Si se excluye, si no se invita a todos, va a ir una representación del Gobierno de México, pero no iría yo. Me representaría el Canciller Marcelo Ebrard”, dijo.

Por la noche del mismo martes 10 de mayo, Luis Alberto Arce, Presidente de Bolivia, emuló la postura de su homólogo mexicano y anunció que su presencia en la próxima Cumbre de las Américas está en riesgo si no se invita a todas las naciones.

“Consecuente con los principios y valores del Estado Plurinacional de Bolivia, reafirmo que una Cumbre de las Américas que excluye a países americanos no será una Cumbre de las Américas plena y, de persistir la exclusión de pueblos hermanos, no participaré de la misma”, escribió el mandatario boliviano en una publicación en su cuenta de Twitter.

Pero el mismo martes el Gobierno de Estados Unidos también indicó que aún no hay una determinación final sobre la exclusión de Cuba, Nicaragua y Venezuela. “Aún no hemos tomado una decisión sobre quién será invitado y aún no se han emitido invitaciones”, dijo Jen Psaki, Secretaria de Prensa de la Casa Blanca.

No obstante, el pasado 3 de mayo, Brian Nichols, Subsecretario estadounidense para América Latina y el Caribe, descartó invitar a los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela a la Cumbre de las Américas que se realizará el próximo mes de junio, al considerar que las tres naciones “no respetan” la democracia.

“Cuba, Nicaragua y el régimen de Maduro no respetan la carta democrática de las Américas y por lo tanto no espero su presencia”, dijo el funcionario estadounidense en entrevista con NTN24, en donde refirió que el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, fue muy claro al indicar que “los países que no respeten la democracia no van a recibir su invitación” a la cumbre.

En 2001, durante el desarrollo de la III Cumbre de las Américas, realizada en Quebec, Canadá, del 20 al 22 de abril, tuvieron lugar intensas protestas antiglobalización, durante las cuales los manifestantes rompieron los cordones de seguridad y se enfrentaron con los elementos de seguridad que resguardaban la sede del evento.

Aunque Cuba no participó en el encuentro, su entonces Presidente, Fidel Castro, se manifestó a favor de estas protestas, incluso las calificó de “heroicas”, ya que su crítica fue en contra al libre comercio, particularmente contra George W. Bush, entonces Presidente de Estados Unidos, y sus planes comerciales en la región.

Fue precisamente Castro quien protagonizó un escándalo en el año 2002, cuando se realizó la Cumbre Extraordinaria de las Américas, que se llevó a cabo en Monterrey, Nuevo León, México. El entonces Jefe de estado mexicano, Vicente Fox Quesada, habría dicho a Fidel Castro, quien en ese momento era Presidente de Cuba, que asistiera a dar su presentación, después a una comida que el Gobierno local ofrecería a todos los jefes de Estado y después se retirara. “Comes y te vas”, fue la frase que se popularizó tras el incidente.

El entonces Presidente cubano Fidel Castro, fallecido en 2016, descolocó a los presentes en la Cumbre Extraordinaria de Las Américas, en la ciudad mexicana de Monterrey, cuando hizo su sorpresivo anuncio. Foto: Cuartoscuro.

Al parecer, la instrucción de Fox fue para que Fidel no se encontrara en el evento con su entonces homólogo estadounidense, George W. Bush, quien llegaría más tarde al mismo, y luego de que, aunque Cuba tenía asegurada su participación, Castro no había confirmado el día en que arribaría su Presidente. Por ello, Castro llegó a la ciudad regiomontana, pronunció su discurso, asistió a la comida, y se retiró de la Cumbre de las Américas, que se celebró del 18 al 22 de marzo de ese año.

“Les ruego a todos me excusen que no pueda continuar acompañándolos, debido a una situación especial creada por mi participación”, expresó el Presidente Castro tras emitir su discurso, pero al siguiente mes se conocería el motivo de la corta estancia del líder de la Revolución cubana en territorio mexicano.

“Que puedas venir el jueves, que participes en la sesión y hagas tu presentación, cómo está reservado el espacio para Cuba, a la una, después tenemos un almuerzo que ofrece el Gobernador del estado a los jefes de Estado, inclusive te ofrezco y te invito a que estuvieras en ese almuerzo, inclusive que te sientes a mi lado, y terminado el evento y la participación, digamos ya, te regresaras, y así (…) me dejaras libre, y es la petición que te hago, el viernes, para que no me compliques el viernes”, de acuerdo con un audio que difundió el propio Gobierno de Cuba, en abril de ese año, lo que provocó una pausa en las relaciones diplomáticas entre México y la Administración de Castro.

PERÚ

La VIII Cumbre de las Américas realizada en Lima, Perú, el 13 y 14 de abril de 2018, fue una de las que más momentos tensos presentó, antes y durante el desarrollo del evento, ya que meses antes de su inicio, e14 de febrero de ese año, esta nación retiró la invitación que había hecho al Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al que acusaron de “de imposibilitar elecciones libres y justas, que cuenten con legitimidad y credibilidad” en su país, según declaró Néstor Popolizio, Ministro peruano de Relaciones Exteriores.

Además, a sólo unos días de comenzar, el 10 de abril, Donald Trump, entonces Presidente de Estados Unidos, canceló su participación, pese a que con anterioridad se había mostrado muy interesado en asistir, y en su lugar acudió Mike Pence, entonces vicepresidente de Estados Unidos, lo que expertos consideraron como un desplante contra Latinoamérica.

De acuerdo con La Casa Blanca, la cancelación de Trump fue porque decidió “supervisar la respuesta estadounidense a Siria y supervisar el desarrollo de eventos en el mundo”, explicó Sarah Sanders, quien en ese entonces fungía como secretaria de prensa de Trump, en referencia a la crisis diplomática que se generó tras un supuesto ataque químico ocurrido un sábado antes en Douma, una localidad de Damasco, capital de Siria.

Ya cuando el encuentro arrancó, durante el el acto inaugural, el 13 de abril, la delegación de Cuba abandonó el recinto en que se llevaba a cabo el evento cuando Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), se disponía a emitir su discurso, como una protesta por declaraciones que éste hizo en contra del país caribeño.

En la imagen, Luis Almagro al momento de su nombramiento como secretario general de la OEA. Foto: Especial.

Desde su llegada al frente de la OEA, el 26 de mayo de 2015, Almagro se mostró crítico contra el país caribeño, pero un día antes del inicio de la Cumbre, el 12 de abril, el Secretario tuvo un a reunión con representantes de Gobiernos y miembros de la sociedad civil del continente americano, a la que asistieron algunos opositores cubanos y venezolanos, lo que generó molestia entre los cubanos oficialistas que se prestaron al encuentro.

En referencia a esas protestas, Almagro dijo que “Hay países que tienen estrategias todavía que están reñidas con la democracia”, y agregó que tenía conocimiento que el acto provocaría esa manifestación. “Nos habían dicho desde antes de llegar que 40 gorilas se habían instalado en las primeras filas y tenían una intención disruptiva”, comentó a EFE el Secretario de la OEA

Por ello, al dar inicio la Cumbre, la delegación de Cuba decidió dejar el recinto cuando Almagro se disponía a pronunciar su discurso. “En la tarde de ayer, Almagro pronunció declaraciones muy ofensivas sobre Cuba y sus autoridades y la delegación cubana no tenía por qué admitir esas declaraciones, y sencillamente en un acto de dignidad nos hemos retirado de esta sala”, explicó Rogelio Sierra, viceministro cubano de Relaciones Exteriores, a los medios cuando abandonó la sala principal del Gran Teatro Nacional del Perú.

COLOMBIA

En 2012, la VI Cumbre de las Américas se llevó a cabo en Cartagena, Colombia, los días 14 y 15 de abril, también inició con desencuentros, ya que el entonces Presidente de Ecuador, Rafael Correa, declinó su participación en el evento debido a que no invitaron a Cuba. El mandatario ecuatoriano lamentó que no hubieran invitado al “país hermano”, y consideró inaceptable que en el encuentro, que reunía a los líderes de la región no se habla del “inhumano bloqueo comercial a Cuba”, entre otros temas.

“No puede denominarse así a una reunión de la cual un país americano es intencional e injustificadamente relegado”, expresó Correa el 2 de abril de 2012, en una carta dirigida al entonces Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en la que recordó que en 2009, durante la Cubre celebrada en Trinidad y Tobago “se rechazó la incomprensible exclusión” de Cuba en estos encuentros de carácter internacional.

Pero el escándalo que más notoriedad ganó fue el que involucró a agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos, quienes se encontraba a cargo de la seguridad del entonces Presidente Barack Obama, pero antes de la llegada de éste a Colombia, acudieron a bares nocturnos y se llevaron a algunas prostitutas a su hotel, a quienes no quisieron pagar por sus servicios, según denunciaron ellas mismas.

Periodistas escuchan el discurso del Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en la sala de prensa, este 11 de abril, durante la sesión plenaria de la VII Cumbre de las Américas que se celebró en Panamá. Foto: EFE

De acuerdo con lo que medios internacionales difundieron en su momento, al menos nuve agentes asignados a seguridad del mandatario estadounidense, resultaron implicados en el escándalo, ya que solicitaron los servicios de varias prostitutas en Cartagena, oficio que en Colombia es legal, pero después uno de ellos se negó a pagar a una mujer identificada como Dania Londoño, de 25 años de edad, por lo que la afectada presentó una queja ante las autoridades colombianas.

“Eran como cualquier otro gringo, de buen físico”, relató Londoño en una entrevista que concedió a La W Radio, de Bogotá, en donde detalló que uno de los agentes, quien se encontraban excesivamente borracho, la llevó al Hotel Caribe, donde estaba alojado junto a otros militares, en donde pasó la noche con él a cambio de 610 euros que le ofreció, pero al momento de pagar el agente la insultó y sólo quería pagarle 21 euros, por lo que la mujer solicitó el apoyo de la policía colombiana.

Cuando el escándalo se hizo público, los agentes fueron sancionados y relevados de sus funciones durante el desarrollo de la Cumbre.

Un miembro del servicio secreto custodia el vehículo del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el viernes 13 de abril de 2012, en el aeropuerto Rafael Núñez de Cartagena, Colombia. Foto: Christian Escobar Mora, EFE

En 2005, a la par de la V Cumbre de las Américas, que se realizó en Mar del Plata, Argentina, se llevó a cabo la Anticumbre contra George W. Bush, entonces Presidente de Estados Unidos, por la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), que lideró Hugo Chávez, entonces Presidente de Venezuela, y en la que participaron Evo Morales [entonces aspirante a la presidencia de Bolivia], el activista Adolfo Pérez Esquivel, Diego Armando Maradona, exfutbolista y el cineasta Emir Kusturica.

Durante la III Cumbre de los Pueblos, como oficialmente se le conoció, se realizó una marcha contra George W. Bush y se buscó la trascendencia de la ALBA, bloque se creó un año antes, en 2004, en oposición del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) de Estados Unidos.

Maradona se dirige a una multitud junto al presidente de Venezuela Hugo Chávez durante la Cumbre de las Américas de 2005 en Mar del Plata, Argentina. Foto: AP

Durante la VII Cumbre de las Américas en 2015, que se realizó en Panamá, los días 10 y 11 de abril, la seguridad de Evo Morales, entonces Presidente de Bolivia, agredió a un camarógrafo de la cadena Telemetro de Panamá, con un taser. Por este incidente, el jefe de seguridad del centro de convenciones Atlapa, en donde se llevaba a cabo el evento internacional tuvo que salir a dar explicaciones.

Días después, el mandatario boliviano también ofreció disculpas. “Disculpas si pasó algo, pero no es responsabilidad de Evo”, dijo Morales sobre los hechos que ocurrieron cuando el Presidente sudamericano llegaba a la última jornada de la Cumbre. Ante el tumulto de medios que se encontraba en el lugar que intentaban captar la llegada de los presidentes, un integrante del comité de seguridad del Jefe de Estado de Bolivia disparó con una pistola eléctrica contra un camarógrafo identificado como Joel Webb.

“Estábamos en la cobertura del presidente Evo Morales y uno de los miembros de la seguridad de él sacó un ‘Taser’ y nos atacó con eso, obvio uno al ver eso se retiene, se aguanta pero no entendemos el motivo porque a uno lo agreden si nosotros estamos haciendo nuestro trabajo”, explicó la víctima al contar su versión del incidente y afirmó que los guardias de Morales mostraron una actitud agresiva contra la prensa del lugar en donde se realizó la Cumbre.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, habla durante una conferencia de prensa, el 11 de abril de 2015, durante la VII Cumbre de las Américas. Foto: Carlos Ibarra, EFE

Nora Nancy Gaspar Resendiz
Comunicóloga por la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM). Busca ejercer un periodismo libre, crítico y con responsabilidad social. Actualmente es parte de la Unidad de Investigación y Multimedia de SinEmbargo.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas