“El crecimiento económico ha disminuido drásticamente y las presiones fiscales están aumentando en el contexto de nuevas prioridades políticas y un compromiso de no aumentar los impuestos durante la primera mitad del mandato de la administración”, explicó el informe de evaluación del FMI para México.

Ciudad de México, 14 de octubre (SinEmbargo).- La proyección de crecimiento para el final de 2019 fue reducido por la agencia calificadora Moody’s y por el Fondo Monetario internacional (FMI), al 0.2 y 0.4 por ciento, respectivamente, pero para el año que sigue coincidieron en dejarla el 1.3 por ciento.

De acuerdo con la agencia Reuters, Moody’s observó una “desaceleración significativa” en el consumo privado y la inversión en el primer semestre de este año, 0.3 puntos menos que el dato anterior.

En un comunicado, el FMI explicó que el recorte en las tasas de crecimiento reflejó un “balance de riesgos” en el que destacaron: menor crecimiento global, volatilidad en los mercados financieros internacionales y la incertidumbre por la relación comercial con Estados Unidos.

Para el Fondo, México crecerá 0.4 puntos porcentuales este año 0.5 por ciento menos que la previsión hecha tres meses antes.

Para ambos organismos, en 2020 el crecimiento corresponderá al 1.3 por ciento, una baja de 0.6 puntos para el FMI y de 0.2 para la calificadora.

El dato se mantuvo cerca de las expectativas de crecimiento del PIB real que se revisaron a la baja por los analistas del Banco de México (Banxico) que consideraron, en comparación mensual, una baja del 0.79 en julio a 0.50 por ciento en agosto.

“El crecimiento económico ha disminuido drásticamente y las presiones fiscales están aumentando en el contexto de nuevas prioridades políticas y un compromiso de no aumentar los impuestos durante la primera mitad del mandato de la administración”, explicó el informe de evaluación del FMI para México.

PEMEX, EVASIÓN Y RECORTES

“La principal prioridad de las autoridades debería ser aumentar los ingresos tributarios no petroleros, mientras se hace que el sistema tributario sea más progresivo”, puntualizó el FMI.

Además aplaudió los pasos del Gobierno mexicano para fortalecer la administración tributaria, sobre todo en la compensación del pago del IVA y la imposición de sanciones a la evasión fiscal. El organismo detalló que estos elementos pueden ayudar a reducir las cifras de fraude

Sin embargo, señaló que deben generarse y adoptarse estrategias contra el no pago del IVA aunado a un proceso de auditoría de amplio espectro en todos los niveles de consumo.

El FMI observó que los recortes al presupuesto del año entrante muestran la preocupación de la Secretaría de Hacienda de la sostenibilidad económica en el país y adelantó que un tema importante es mantener la competitividad de los salarios en el sector público y mitigar la corrupción.