Las personas que usan sólo plataformas digitales como fuente de información son más fáciles de influir, por lo que los responsables del estudio piden un esfuerzo en la formación de los jóvenes para que aprendan a tener una postura crítica ante las fuentes.

Berlín, 15 de enero (EFE).- La aceptación de teorías conspiratorias y la desconfianza en los medios de comunicación tradicionales han aumentado en Alemania durante la pandemia, según un estudio del Instituto de la Economía Alemana (IW) de Essen y la Universidad de Bochum (oeste del país).

Un 23 por ciento de las personas interrogadas en una encuesta hecha en septiembre dijo que cree que hay una organización secreta que tiene una gran influencia sobre las decisiones políticas.

Esa tendencia a aceptar teorías de la conspiración es estimulada por una desconfianza ante los medios de comunicación tradicionales que el estudio constata en aproximadamente una cuarta parte de los encuestados, que responde afirmativamente a la pregunta de si los responsables políticos y los medios de comunicación están confabulados.

Aunque los diarios, la radio y la televisión siguen siendo los medios predominantes en la población, para una gran parte de los menores de 30 años ha dejado de ser así.

Telegram se ha convertido en un refugio para aquellos que quieren difundir contenidos extremistas. Foto: EFE

Un 70 por ciento de los menores de ellos dijeron que sus informaciones sobre política provienen de la plataforma YouTube, que tiene mayor peso que la radio, la televisión y los diarios de circulación nacional en ese grupo de edad.

Según la encuesta, los usuarios de YouTube y de redes sociales como Telegram están más inclinados a aceptar como verdaderas teorías de la conspiración en medio de lo que los autores del estudio llaman “comunidades paralelas de comunicación”.

Las personas que usan sólo plataformas digitales como fuente de información son más fáciles de influir, por lo que los responsables del estudio piden un esfuerzo en la formación de los jóvenes para que aprendan a tener una postura crítica ante las fuentes.

“Aunque no se puede establecer una causalidad, sí se ve la tendencia de que el uso de determinado tipo de medios es paralelo a la creencia en teorías de la conspiración”, dice el estudio

Este es especialmente cierto con Telegram, esa plataforma que se ha convertido en un refugio para aquellos que quieren difundir contenidos extremistas.

Una mirada a EU y al uso que hizo Donald Trump durante su mandato de las redes sociales muestra, según el estudio, cómo estas contribuyen a la difusión de noticias falsas

Para la encuesta fueron interrogadas mil 100 personas durante el mes de septiembre.