La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México fue cuestionada este lunes sobre la renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda. Sheinbaum Pardo dijo que ella está contenta con el nuevo titular de la dependencia y que “hay quien se sube a un ladrillo y se marea”.

Ciudad de México, 15 de julio (SinEmbargo).- Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, comentó la renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Hay quien se sube a un ladrillo y se marea; hay quien se baja y le da vértigo”, dijo a reporteros que la cuestionaron sobre el tema.

Agregó que ella está “muy contenta porque el nuevo Secretario de Hacienda es un gran técnico, un hombre muy preparado, con muchas convicciones, con mucho reconocimiento nacional e internacional”.

La renuncia de Urzúa desató una tormenta de críticas al Gobierno, pero también de expresiones de apoyo al Presidente Andrés Manuel López Obrador y respaldo al nuevo titular, como el que expresó Sheinbaum.

Entre las críticas, en un artículo de opinión publicado  en el diario Wall Street Journal, se señaló que con dicha renuncia “la confianza empresarial, que ya era inestable, se ha visto aún más dañada”.

En el artículo de opinión titulado “México pierde un control a la corrupción”, Mary Anastasia O’Grady considera que dicha situación no mejorará si el Presidente Andrés Manuel López Obrador continúa centralizando el poder y burlando el Estado de derecho.

La salida de Urzúa del equipo de AMLO sugiere que “tras bastidores” hay aún más razones para entrar en pánico, según escribió O´Grady.

“Cualquiera que fuera la agenda de AMLO, Urzúa no pasó a ser primer teniente, a pesar de su fuerte compromiso ideológico con las causas de izquierda”, agregó.

Mientras tanto, el pasado 12 de julio, el ex Secretario le dijo al semanario Proceso que Alfonso Romo Garza, jefe de Oficina de la Presidencia de la República, es el principal “conflicto de interés” de López Obrador.

En entrevista con Hernán Gómez Bruera, Urzúa Macías habló sobre sus razones para dimitir ante la SHCP. Dijo que es Alfonso Romo a quien aludió en su carta de renuncia presentada esta semana cuando se refirió a la existencia de conflicto de interés en la presente administración.

“Es precisamente a él [Romo Garza] a quien aludo en mi carta de renuncia. Un conflicto de interés existe cuando una actividad personal o de negocios de un servidor público podría eventualmente interferir con el ejercicio de sus funciones”, dijo Urzúa a Proceso.

Romo Garza habría nombrado a los titulares del Sistema de Administración Tributaria (SAT) y la banca de desarrollo, pero el ex funcionario reconoció que cuando el encargado de la Oficina de la Presidencia trató de “apoderarse” de las Secretarías de Hacienda y de Economía el Jefe del Ejecutivo no se lo permitió.

También precisó al semanario que cuando refirió en su carta a “una serie de políticas sin sustento” hablaba, entre otras, a la cancelación del Nuevo Aeropuerto en Texcoco. “Yo sí estuve a favor de que continuara la construcción”, afirmó y dijo que el proyecto ya estaba muy avanzado y había “demasiado dinero de por medio”.

El ahora académico del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey dijo desconocer la relación que mantiene el Presidente López Obrador con Romo, pues lo acusó de ser de extrema derecha, además de fanático de Augusto Pinochet y Marcial Maciel.

LA RENUNCIA DE URZÚA

El pasado 8 de julio Carlos Manuel Urzúa Macías, anunció su renuncia al frente de la dependencia federal, luego de siete meses en el cargo. El mismo día López Obrador anunció que Arturo Herrera ocuparía su lugar, posteriormente la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey informó que el ex Secretario se incorporaría a la institución educativa como profesor.

En un comunicado dado a conocer a través de su cuenta de Twitter, el reconocido economista Urzúa Macías planteó que le resultó “inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual Gobiernocon un patente conflicto de interés”.

“Discrepancias en materia económica hubo muchas. Algunas de ellas porque en esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento. Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que pueda tener y libre de todo extremismo, sea de derecha o izquierda. Sin embargo, durante mi gestión las convicciones anteriores no encontraron eco”, destacó Urzúa Macías.

Urzúa mismo había sido constantemente criticado por la política de ajustes y reducciones de presupuestos en diversas dependencias. El señalamiento más importante fue el que realizó Germán Martínez Cázares el 21 de mayo pasado, cuando renunció a la Dirección General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).