En EU agosto fue el cuarto mes de avances consecutivos, después de que la pandemia de la COVID-19 que hizo que la producción se desplomara en marzo y abril. Se mantiene un 7.3 por ciento por debajo de donde estaba en febrero, antes de la parálisis económica.

China reportó que la producción industrial cumplió en agosto el quinto mes consecutivo de crecimiento y el dato más alto desde diciembre. Se había desplomado un 13.5 por ciento interanual en los dos primeros meses de 2020.

Por Martin Crutsinger

Washington/Pekín, 15 de septiembre (AP/EFE).- La producción industrial de Estados Unidos tuvo apenas un modesto aumento del 0.4 por ciento en agosto, mucho más débil que el fuerte repunte registrado en meses anteriores cuando las fábricas estaban volviendo a la vida.

El ligero repunte siguió a las ganancias del 3.5 por ciento en julio y del 6.1 en junio, cuando comenzó a recuperarse el sector industrial, derribado por la pandemia.

Para agosto, la manufactura aumentó un 1 por ciento pero la minería, que incluye la exploración de petróleo y gas, cayó un 2.5, informó la Reserva Federal el martes. La producción de los servicios públicos de la nación se redujo un 0.4 por ciento.

Es el cuarto aumento mensual consecutivo después de que la pandemia de COVID-19 hizo que la producción se desplomara en marzo y abril. Sin embargo, incluso con las ganancias registradas durante el verano, la producción industrial se mantiene un 7.3 por ciento por debajo de donde estaba en febrero, justo antes de que la actividad económica se paralizara por las restricciones para frenar la pandemia.

El mes pasado, la manufactura se vio afectada por una disminución en la producción de las fábricas de automóviles, aunque hubo aumentos generales en las industrias que fabrican otros tipos de bienes duraderos.

Las caídas en el sector minero reflejaron desplomes bruscos pero temporales en la perforación de petróleo y gas cuando la tormenta tropical Marco y el huracán Laura obligaron a las empresas de hidrocarburos a cerrar sus operaciones en el Golfo de México y sus alrededores.

La industria estadounidense operó al 71.4 por ciento de su capacidad en agosto, 10.3 puntos porcentuales por encima de su mínimo en abril, pero todavía 8 puntos porcentuales por debajo de su promedio a largo plazo.

INDUSTRIA CRECE EN CHINA

La producción industrial de China creció un 5.6 por ciento interanual en agosto, quinto mes consecutivo de crecimiento y el dato más alto desde el pasado diciembre, informó hoy la Oficina Nacional de Estadística (ONE). La cifra superó además las previsiones de los analistas, que pronosticaban un incremento de en torno al 5.1 para ese mes.

El indicador se había desplomado un 13.5 por ciento interanual en los dos primeros meses de 2020, mientras que en marzo arrojó un 1.1 negativo, en abril una subida del 3.9, en mayo un incremento del 4.4 y en junio una subida del 4.8, dato que se repitió en julio.

Entre las tres principales categorías en las que la ONE divide el indicador, destaca el crecimiento de la industria manufacturera, que creció un 6 por ciento interanual, idéntica cifra que el mes anterior. Además, las industrias de producción y suministro de electricidad, calefacción, gas y agua aumentaron un 5.8 interanual en julio, y la industria minera, un 1.6 por ciento.

La institución también compara los datos de 41 subsectores industriales, de los que 29 experimentaron un incremento de su actividad en agosto al compararlos con el mismo mes de 2019. Entre los productos cuya manufactura avanzó más destacan la maquinaria eléctrica (15.1), los vehículos (14.8) o los ordenadores y otros equipos de comunicaciones y electrónicos (8.7).

La ONE también hizo hoy públicos otros indicadores, como las ventas minoristas, importante dato de cara a la medición de la demanda de los consumidores nacionales y uno de los pilares del cambio de modelo económico (de la manufactura hacia uno basado en el consumo) propugnado por Pekín.

Este apartado registró el primer aumento interanual de 2020, con un 0.5 por ciento (la estadística oscilaba entre el 7 y el 8 por ciento en los últimos meses del pasado año, hasta que la pandemia de coronavirus motivó una caída del 20.5 en los dos primeros meses de 2020).

Por otra parte, la inversión en activos fijos acumuló en los primeros ocho meses del año una caída del 0.3 por ciento, una importante disminución frente al -1.6 registrado en el acumulado entre enero y julio, según la ONE.

Además, la tasa de desempleo urbano, otro de los indicadores divulgados hoy, se redujo ligeramente al 5.6 por ciento, con una media de 46.8 horas semanales de trabajo, según el organismo. La ONE aseguró que los datos muestran que “la demanda de producción continúa creciendo” y que “las operaciones económicas han continuado recuperándose de manera constante”.