Una situación que puede ocurrir es llegar a casa y abrir una botella para acompañar la comida o cena, pero ¿qué pasa si fue suficiente con una copa y aún queda vino en la botella? ¿Se puede guardar? Algunos dicen que si lo guardas para el día siguiente este ya no servirá, platicamos con la enóloga Mailén Obón de Viñedos San Lucas para descubrir qué tan cierto es esto. 

Ciudad de México, 15 de noviembre (SinEmbargo).- Existen diversas frases acerca del vino que escuchamos mucho, algunas son que entre más tiempo pase una botella guardada mejorará el vino, que todos los pescados deben acompañarse con una copa de vino blanco o que el vino no puede abrirse un día y beberse al otro. ¿Qué tan ciertas son? Con esto en mente platicamos con la enóloga Mailén Obón de Viñedos San Lucas, en San Miguel de Allende, Guanajuato, para descubrir cuáles de estas son sólo un mito.

TODOS LOS VINOS MEJORAN CON EL TIEMPO

Esta es una frase que escuchamos constantemente pero ¿es verdad? “Sí y no, o sea, vinos que tienen añejamiento en barrica generalmente sí porque uno en producción los va a trabajar como una estructura para que duren un tiempo, pero no todos los vinos duran la misma cantidad de tiempo. Por ejemplo, un [vino] blanco generalmente se consume en uno o dos años a menos que haya tenido algo de barrica, que puede durar un poco más. Después los tintos sí duran más años dependiendo la zona, dependiendo la antigüedad del viñedo pero no duran de por vida”, reveló la enóloga Mailén Obón.

Es un mito que el vino más viejo es el mejor. Foto: AP

“Eso de que el vino más viejo es el mejor es realmente un mito, porque el vino tiene una curva de crecimiento como la vida misma, entonces cuando llega a su punto máximo luego decae y a lo mejor ya no sirve ni para vinagre”.

Mailén contó que hace algunos meses hubo una noticia de que encontraron una botella del Titanic, “la probaron con un Venturi para ver qué tal estaba y no servía ni para la ensalada”.

LA CARNE ROJA DEBE ACOMPAÑARSE SIEMPRE CON VINO TINTO Y LOS PESCADOS CON VINO BLANCO

La especialista explicó que en esto hay una parte de mito y otra de verdad debido a que depende por ejemplo del tipo de pescado para realizar un maridaje. “Se dice que la carne roja va con el vino tinto y la carne blanca con el vino blanco, o sea, lo que es el pescado va con el vino blanco. La realidad es que los pescados de carne blanca son los que tienen mayor composición de mercurio en su carne, entonces si los mezclamos con taninos de vino tinto, van a tener sabores metálicos. En realidad, el vino blanco va con pescado de carne blanca, pero por ejemplo, con un salmón, un atún, pulpo, que son más frutos del mar, vas a saber que tienen otro tipo de composición, que tienen más grasa, entonces puedes animarte con algún tinto que tengan taninos livianos. No un súper tinto, porque sí vas a necesitar algo más grasoso, pero a lo mejor con un Pinot noir, un Shiraz suave o un Merlot”, dijo Obón.

¿Vino tinto o blanco para acompañar la comida? (Imagen ilustrativa) Foto: Pixabay

EL MATERIAL DEL TAPÓN EN MUY IMPORTANTE EN EL VINO

Esto es completamente cierto. Ya sea corcho, tapón sintético o taparrosca tiene mucho que ver con el tipo de vino.

“El corcho natural te va a complementar el trabajo de la barrica. En la barrica el vino genera una microoxigenación y permite que se nos estabilice, que nos dure por más tiempo, por eso se llama la maduración del vino. A grandes rasgos, si un vino pasa 12 meses en barrica, es necesario que pase 12 meses en botella para que de esa curva de crecimiento gastemos en un buen producto para consumirlo, pero por ejemplo, si tenemos un buen vino que va a consumirse dentro del primero o segundo año de vida no tiene sentido caer en los costos de un corcho natural sino que se puede utilizar perfectamente un sintético o una taparrosca para mantener la frescura del vino. No queremos que evolucione tanto”.

El corcho natural complementa el trabajo de la barrica. Foto: Pixabay

EL VINO SE ESTROPEA SI SE DEJA ABIERTO PARA BEBERSE AL OTRO DÍA

Una situación que puede ocurrir es llegar a casa y abrir una botella para acompañar la comida o cena, pero ¿qué pasa si fue suficiente con una copa y aún queda vino en la botella? ¿Se puede guardar? Algunos dicen que si lo guardas para el día siguiente este ya no servirá, sin embargo, Mailén nos explicó que existen tapones de silicona que ayudan a crear una bomba de vacío para que el vino dure más tiempo, aunque siempre dependerá del tipo de vino.

“No podemos generalizar, pero ciertos vinos sí te pueden aguantar, a lo mejor le pones el corcho de nuevo, pero también son muy buenos los tapones de silicona que viene con una bomba de vacío para retirar todo el oxígeno y los puedes guardar hasta una semana”.

LOS VINOS SE DEBEN BEBER A TEMPERATURA AMBIENTE

Cada vino tiene una temperatura idónea para beberse, por ejemplo, se recomienda entre 15 y 18 grados centígrados para el vino tinto, para los vinos jóvenes lo ideal es entre 10 y 13 grados centígrados; en cambio los vinos espumosos pueden beberse a una temperatura de 7 a 10 grados y los blancos entre 10 y 11 grados centígrados. el vino rosado mejora si está bastante frío.