Este lunes, el mercado mexicano no abrió por el adelanto del feriado nacional del 21 de marzo, sin embargo los principales indicadores bursátiles de Wall Street disminuyeron hasta su peor nivel visto en tres décadas. Las afectaciones por la pandemia del coronavirus ya afectaron los precios del petróleo.

Ciudad de México, 16 de marzo (SinEmbargo).- Los temores por una recesión mundial y el nerviosismo en el mercado ante la expansión del coronavirus por el mundo volvieron a retumbar sobre los principales indicadores bursátiles a nivel mundial, causando una baja no vista en tres décadas en la bolsa de Nueva York; los precios del petróleo cayeron y el peso mexicano superó, por varios minutos, la barrera de las 23 unidades por dólar.

De acuerdo con el índice de Investing, el dólar interbancario se cotizó, a las 14:45 horas, en 22.85 unidades, una apreciación de 4.48 por ciento, o 98.65 centavos, con respecto al cierre del anterior. Sin embargo, a las 14:13 horas, el billete estadounidense alcanzó las 23.0062 unidades.

En operaciones internacionales, el peso alcanzó la barrera de los 23.07 unidades, informó Banco Base en un análisis. La analista Gabriela Siller no descartó que la moneda mexicana alcance la paridad de 23.50 por dólar durante esta semana. Añadió que desde su punto mínimo hasta el máximo, la divisa mexicana lleva una depreciación del 24 por ciento, o 4.55 pesos, en sólo 28 días.

Este lunes, el mercado cambiario y bursátil del país permaneció cerrado por el feriado nacional debido a la conmemoración de la “Expropiación petrolera”.

La moneda mexicana y los mercados mundiales se vieron impactados por la posibilidad abierta de una recesión en la economía estadounidense. Durante una conferencia, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, deslizó la idea de una recesión debido al impacto que el virus ya comienza a generar en la economía estadounidense.

Wall Street volvió a hundirse este lunes y sufrió su peor día desde 1987 con pérdidas de su principal indicador, el Dow Jones de Industriales, del 12.93 por ciento y casi tres mil puntos en una jornada marcada por otro paro en las operaciones, los estímulos de la Reserva Federal y preocupantes declaraciones del Presidente Trump.

Al término de las operaciones en la Bolsa de Nueva York, que sufrieron hoy su tercer “circuit breaker” -cierre del circuito- en una semana, el Dow Jones perdió 2 mil 997.10 puntos, situándose en unos 20 mil 188.52 enteros.

El selectivo S&P 500, que los inversores consideran el medidor real del mercado, finalmente retrocedió un 11.98 por ciento, 324.89 puntos, hasta unos 2 mil 386.13 enteros, y el índice compuesto del mercado Nasdaq, que reúne importantes empresas tecnológicas, retrocedió un 12.32 por ciento o 970.28 puntos, hasta situarse por debajo de los siete mil enteros, concretamente en 6 mil 904.59 unidades.

El parqué neoyorquino, que ha vuelto a vivir su peor día desde el lunes negro de 1987, mira con preocupación los últimos acontecimientos en relación a la crisis del COVID-19, que ha provocado enormes pérdidas económicas y mucha incertidumbre por los efectos de las restricciones en el desplazamiento y de las medidas que se empiezan a adoptar en un buen número estados. Entre ellas, el cierre de negocios y colegios o la cancelación de eventos con más de 50 personas.

Los inversores también han reaccionado negativamente a los comentarios del presidente Donald Trump, quien en declaraciones a los periodistas durante una conferencia en la Casa Blanca para dar cuentas de la crisis aseguró que podría prolongarse “hasta julio o agosto” y que Estados Unidos “podría” estar dirigiéndose hacia una recesión.

Los casos en Estados Unidos, que ha demostrado problemas de capacidad para realizar los test de detección del patógeno, ascienden a 3 mil 774, con 69 muertos, según datos del Instituto John Hopkins.

Asimismo, el desplome de Wall Street en la jornada del lunes llega a pesar de los estímulos de la Reserva Federal (Fed), que ha dejado sus tipos de interés en prácticamente cero, y después de que el banco central haya decidido inyectar 700 mil millones en la economía estadounidense.

“Los mercados no tienen descanso a pesar de que las acciones de la Fed acaparasen todos los titulares” dijo en una nota el director ejecutivo de la consultora Instinet, Frank Cappelleri, que añade que mientras las noticias empeoran, las acciones se comportan como solo han hecho durante un par de veces en el último siglo, “dificultando poner las cosas en perspectiva”.

Inversores en Wall Street observan la caída del Dow Jones Jones de industriales caer. Foto: EFE. Justin Lane.

EUROPA Y ASIA

El miedo a que la expansión del coronavirus paralice la actividad económica se ha vuelto a adueñar de las principales bolsas europeas, que han cerrado con descensos de entre el 4 y el 8 por ciento, aunque en algunos momentos de la sesión las pérdidas han sido muy superiores.

A la espera de medidas fiscales de mayor cuantía por parte de los gobiernos, las iniciativas adoptadas en las últimas horas por los bancos centrales no han bastado para tranquilizar a los inversores, que observan con inquietud cómo un número creciente de países limita los movimientos y la actividad para luchar contra el coronavirus.

En Europa, Londres ha caído un 4.01 por ciento; Fráncfort, un 5.31; París, un 5.75; Milán, un 6.10; y Madrid, un 7.88 por ciento.

En Asia, la bolsa de Tokio ha bajado un 2.46 por ciento; la de Hong Kong, un 4.03; y la de Seúl, un 3.19 por ciento.

PETRÓLEO

La preocupación por la evolución de la demanda ante la crisis del coronavirus se hizo aún más profunda este lunes, ante un hundimiento del 13.5 por ciento de la producción industrial china en los dos primeros meses del año, lo que llevó al Brent por debajo de la barrera psicológica de los 30 dólares por barril, por primera vez desde 2016; y el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este lunes con una caída del 9.5 por ciento, con el barril por debajo de los 29 dólares

El precio del barril de petróleo Brent para entrega en mayo volvió a desplomarse en el mercado de futuros de Londres y cerró en 29.96 dólares, un 11.49 por ciento menos que al finalizar la sesión anterior. El crudo del mar del Norte concluyó la jornada con un descenso de 3.89 dólares respecto a la última negociación, cuando cerró en 33.85 dólares.

Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros de WTI para entrega en abril restaron 3.03 dólares respecto a la sesión previa del viernes, dejando el barril en 28.70 dólares. Cayeron cerca 10 por ciento y la semana pasada el WIT ya cayó un 22 por ciento en su peor semana desde la recesión del 2008.

Los problemas que afronta el sector del aviación debido a las restricciones a los viajes que están adoptando numerosos Gobiernos para tratar de frenar la pandemia agravaron esos temores. Se suma además a ese escenario la guerra comercial que ha iniciado Arabia Saudí, que ha vuelto a sugerir que se siente cómoda con los precios en este nivel mínimo.

Riad trató de pactar una reducción conjunta de la producción con otros grandes exportadores para impulsar los precios, pero la negativa de Rusia a colaborar en las medidas llevó al reino a tomar el camino contrario e iniciar una agresiva respuesta comercial. Ha anunciado descuentos en sus exportaciones y planea incrementar su bombeo en abril, lo que puede dañar a sus competidores y ampliar su cuota de mercado.

-Con información de EFE