El incremento de contagios de la COVID-19 en numerosos países y el temor a que nuevas restricciones de movilidad lastren la demanda de petróleo pesó sobre las negociaciones de los petroprecios. La crisis sanitaria ha exacerbado la preocupación en el seno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) por un exceso de oferta.

Ciudad de México, 16 de octubre (SinEmbargo/EFE).- Una semana marcada por el aumento global de casos de COVID-19 y la vuelta de las restricciones a la movilidad en algunos países, así como una caída sorpresa en las reservas estadounidenses de crudo, llevaron a los petroprecios a un leve repunte semanal.

La mezcla mexicana de exportación avanzó 0.42 por ciento desde la última cotización de la semana anterior (37.71 dólares por barril). Al final de las cotizaciones de la jornada de viernes el barril se vendió en 37.87 dólares, un descenso diario de 0.37 por ciento, equivalentes a 14 centavos.

El precio del barril de petróleo Brent para entrega en diciembre terminó hoy en el mercado de futuros de Londres en 42.90 dólares, un 0.67 por ciento menos que al finalizar la sesión anterior. El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, concluyó la jornada en el International Exchange Futures con un descenso de 0.29 dólares respecto a la última negociación, cuando cerró en 43.19 dólares.

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este viernes con otro leve descenso del 0.2 por ciento, hasta los 40.88 dólares el barril, pero logró despedir su segunda semana consecutiva al alza. Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en noviembre restó 8 centavos respecto a la sesión del jueves. El barril de referencia en EU se revalorizó un 0.7 por ciento.

“Con la COVID-19 y los riesgos fiscales y electorales en EU nublando el panorama del consumo tras unos débiles datos del mercado de trabajo, una caída más alta de lo esperado en los inventarios de crudo suavizó el tono bajista”, explicó el analista Jeffrey Halley, de la firma Oanda.

Según la Administración de Información Energética, las reservas de petróleo bajaron en 3.8 millones de barriles la semana pasada, y también descendieron las de gasolina y productos destilados.

El precio del dólar se mantiene en el nivel de los 40 dólares, pero sigue presionado a la baja por los temores que genera la pandemia sobre la demanda y por el fortalecimiento del dólar.

“Francia está en alerta otra vez, Londres entra en otra ronda de restricciones y la prudencia ha vuelto al mundo. Aunque no tendremos confinamientos tan fuertes como en la primera ola de la pandemia, aún así vemos restricciones, y tienen un impacto en cada aspecto vital, incluido el consumo de combustible”, explicó en una nota la analista Paola Rodríguez-Masiu, de Rystad Energy.

Del lado de la oferta, los inversores están pendientes, tras una reunión técnica de la OPEP y sus aliados ayer jueves, de la reunión ministerial que se celebra el próximo lunes respecto al cumplimiento de los recortes de producción.

Mientras, los contratos de gasolina con vencimiento en noviembre restaron un centavo hasta 1.17 dólares el galón, y los de gas natural para entrega en el mismo mes restaron menos de un centavos, hasta 2.77 dólares por cada mil pies cúbicos.