Al menos dos eventos masivos en el Estado de México llamaron la atención el fin de semana: un palenque en el que decenas se reunieron para ver pelear a gallos y una fiesta en la que había el mismo espacio que en una lata de sardinas, según lo dicho por los testigos. Dichos eventos ocurren justo cuando México vive los días más oscuros, al menos en cifras, por la pandemia. 

Ciudad de México, 18 de enero (SinEmbargo).- Una llamada anónima alertó a la policía: en la cerrada 5 de Febrero, bien cerca del palacio municipal de Tecámac, había caguamas frías, aguacate para los chicharrones y decenas de personas viendo a animales pelearse. Era un mini palenque clandestino. Había de todo, menos cubrebocas y sana distancia. ¿Gel antibacterial? Menos.

Ocurrió durante la tarde del domingo 17 de enero. Los uniformados tocaron la puerta y entraron. Entre los presentes había ánimo por los gallos que se mataban, pero a la hora de los verdaderos trancazos, nadie supo de quién era la casa, menos quién había organizado el evento.

Lo mismo ocurrió a 45 kilómetros de distancia, en Chimalhuacán. Las sirenas de las patrullas sonaron mientras cientos de personas salían de una fiesta clandestina. “No mames, mira, como las sardinas”, dijo un testigo. Frente a él avanzaban ríos de personas que decidieron ignorar el semáforo rojo del Valle de México.

Y del otro lado de la banqueta, no literalmente, personas hacen filas en hospitales primero, y en hospitales después. Y es que las aglomeraciones siguen. Y los contagios siguen. Y las muertes siguen. Y el peligro, también.

Hasta este lunes 18 de enero, la Ciudad de México y el Estado de México, donde alcanzan a verse peculiares escenas como la del palenque sin sana distancia, ocupan las dos primeras posiciones en defunciones por COVID-19, de acuerdo con datos oficiales.

El 18 de marzo de 2020, justo a las 23:46 horas, autoridades federales confirmaron la primera muerte por la COVID-19 en México. Se trataba de un hombre que presentó síntomas 9 días antes y cuyo caso se complicó por la diabetes que padecía. Luego vino una ola de casos, y otra más…

México reportó ayer 11 mil 170 nuevos contagios del coronavirus en 24 horas, para un total de un millón 641 mil 428 casos confirmados, y 463 nuevas muertes, con las que suma 140 mil 704 fallecidos a causa de la COVID-19.

El número de nuevos contagios por coronavirus se redujo el domingo, después de haber rebasado en las dos jornadas precedentes y de forma consecutiva los 20 mil casos en 24 horas.

Con estos datos, México ocupa el decimotercer lugar mundial en número de contagios y se mantiene como el cuarto país del orbe con más decesos por la pandemia, detrás de Estados Unidos, Brasil e India, según la Universidad estadounidense Johns Hopkins.

Desde el inicio de la pandemia en México han sido estudiados 4 millones 121 mil 929 pacientes, con un índice de positividad del 44 por ciento, informó el titular de Promoción de la Salud del país, Ricardo Cortés Alcalá.

Entre esos pacientes 2 millones 064 mil 296 tuvieron un resultado negativo y un millón 223 mil 108 han quedado clasificados como personas recuperadas.

Las proyecciones de las autoridades mexicanas indican que en su país existen un millón 832 mil 697 casos estimados y que el 6 por ciento de ellos, 108 mil 550, son los que representan la epidemia activa en México, al ser pacientes que desarrollaron sus síntomas en los últimos 14 días.

La ocupación nacional de camas de hospitalización general es del 59 por ciento y los estados con mayores índices son Ciudad de México (88 por ciento), Guanajuato (86 por ciento) y Estado de México (84 por ciento).

Siete estados acumulan más del 70 por ciento de ocupación hospitalaria, siete se encuentran entre el 50 por ciento y el 69 por ciento y los 18 restantes están por debajo del 50 por ciento.

Mientras que en la disponibilidad de camas de atención crítica tres estados acumulan más del 70 por ciento de ocupación, 3 se encuentran entre el 50 y el 69 por ciento, y 26 están con menos del 50 por ciento.

Ciudad de México (86 por ciento), Estado de México (81 por ciento y Nuevo León (73 por ciento) son las entidades territoriales mexicanas en situación de ocupación hospitalaria crítica.

-Con información de EFE.