Los inconformes agredieron de manera verbal a los elementos castrenses ahí presentes, argumentando que autoridades habían permitido el ingreso de maquinaria pesada para cubrir los cuerpos de las víctimas, a lo que funcionarios respondieron que este equipo únicamente fue utilizado para combatir las llamas.

 Ciudad de México, 19 de enero (SinEmbargo).- Familiares de las víctimas de la explosión en una toma clandestina colocada en un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) cerca del municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, intentaron romper el cerco establecido por elementos del Ejército mexicano con el fin de reconocer los cuerpos que se encontraban en el lugar y así poder identificar a su familiares desaparecidos.

Los inconformes agredieron de manera verbal a los elementos castrenses ahí presentes, argumentando que autoridades habían permitido el ingreso de maquinaria pesada para cubrir los cuerpos de las víctimas, a lo que funcionarios respondieron que este equipo únicamente fue utilizado para combatir las llamas, por lo que se retiraría del lugar.

Por su parte, autoridades de los tres niveles de gobierno establecieron un centro de mando en el palacio municipal de la localidad; mientras que en el Centro Cultural de Tlahuelilpan se instaló una mesa de información para atender a los familiares de las víctimas.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador arribó las primeras horas de este sábado al Centro Cultural de Tlahuelilpan, donde se estableció el centro de comando para vigilar la zona de la explosión.

En un mensaje a medios informó que la explosión registrada hoy no va a detener la lucha contra el robo de combustible implementada por su Gobierno, al contrario, dijo, “se va a fortalecer, vamos a continuar para erradicar estas prácticas”.

El Sistema de Detección y Vigilancia de Pemex detectó este viernes la presencia de una fuga de combustible debido a una toma clandestina colocada en el ducto Tula Salamanca, a la altura del municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, por lo que se aplicó el protocolo de seguridad.

Decenas de personas intentaron llevarse combustible que salía de la fuga y el ducto explotó horas después. Autoridades confirmaron que hasta el momento suman 21 muertos y 71 heridos que fueron trasladados a hospitales del Estado de México y la capital del país.

Autoridades compartieron una lista de los heridos que se encuentran en los hospitales.