Un simulacro es una representación de acciones de respuesta, previamente planeadas y montadas con un escenario específico, diseñado a partir de la identificación y análisis de riesgos, así como la vulnerabilidad de los sistemas afectables, de acuerdo con Protección Civil.

David León, director nacional del organismo pidió ver el evento como una “extraordinaria oportunidad para estar mejor preparados”, ya que su objetivo es poner a prueba la capacidad de respuesta de la población involucrada para evaluar y corregir una forma de reacción eficaz ante posibles situaciones reales de emergencia o desastre.

Ciudad de México, 19 de septiembre (SinEmbargo).– No corra. No empuje. No entre en pánico. Ni en este momento, cuando 31 estados y la capital mexicana realizan el Macro Simulacro, ni en caso de una emergencia (ya sea sismo, huracán o de cualquier otro tipo).

Se trata de un evento programado por las autoridades de todo el país. Cientos de miles abandonan esta mañana edificios y viviendas como si se tratara de una alarma real, para prepararse en caso de una emergencia.

Es, además, una forma de recordar que vivimos en una zona expuesta al riesgo, y que en un día como hoy, pero de 1985 y de 2017, los terremotos pegaron al centro y sur del país, con efectos devastadores.

Por ello, desde temprano, David León, director nacional de Protección Civil (PC), llamó a participar en el Macro Simulacro y verlo como una “extraordinaria oportunidad para estar mejor preparados”.

“Un sismo no lo podemos controlar pero sí la preparación, es muy importante pedirles conservar la calma porque es muy importante decir que las alertas sonarán como si fuera un sismo, no como una prueba”, aseguró durante la entrega del Premio Nacional de Protección Civil 2019.

De acuerdo con PC, en el ejercicio de prevención se supone la ocurrencia de un sismo de magnitud 8.6, con epicentro en las costas de Guerrero y Oaxaca, con percepción en seis estados y la Ciudad de México, así como el registro de un tsunami con una altura máxima de ola de 12.9 metros y daños en diversas dependencias e instituciones.

Myriam Urzúa Venegas, directora de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil capitalina, informó que a las 10:00 de la mañana, el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico A. C. (Cires) va a activar la alerta sísmica a través de 12 mil 139 altavoces operados por el C-5.

Dio a conocer que el sonido que se emitirá en los altavoces será el mismo que se reproduce cuando se trata de un evento real, también se activarán las alarmas de edificios y escuelas públicas, así como por estaciones de radio y televisión que cuentan con este servicio.

Hasta este miércoles, se tenían registrados 47 mil 362 inmuebles, mil 462 municipios y alrededor de 14 millones de participantes en todo el país.

A las 10:00 horas de la mañana de este jueves la alerta sísmica comenzó a sonar en la Ciudad de México para dar paso al Macro Simulacro con el objetivo de conmemorar a la víctimas del 19 de septiembre.

De inmediato un helicóptero Cóndor de la Policía de la Ciudad de México comenzó a sobrevolar el Primer Cuadrante de la capital del país y la gente comenzó a desalojar los edificios aledaños.

En menos de cuatro minutos, frente al viejo Palacio del Ayuntamiento ya se habían formado diversas filas detrás de personas con chalecos naranjas de Protección Civil y con cartulinas del piso que les corresponde.

Hoy hace dos años que el 19 de septiembre de 2017 a las 13:14 de la tarde un temblor magnitud 7.1 sacudió la Ciudad de México y otros estados del país. Ese sismo día ocurrió justo hace 34 años el terremoto de 1958 de 8.1 grados que azotó también a la capital del país, ese se registró a las 7:19 de la mañana.

Un grupo de personas desaloja edificios del Zócalo esta mañana. Foto: Ilse García, SinEmbargo

El Macro Simulacro se realizó a las 10:00 horas de este jueves a petición de las familias de las víctimas del sismo de 2017.

En el Centro Histórico de la Ciudad de México, decenas de personas se han sumado al simulacro, y luego de reunirse en las zonas seguras de Yam comenzado a pasar lista de cada uno de los trabajadores del Gobierno capitalino.

Camiones del cuerpo de bomberos pasan por la plancha del Zócalo durante el simulacro. Foto: Ilse García, SinEmbargo

Frente a la Catedral Metropolitana se ha instalado un centro de Comando donde se fuentes personal del ERUM, del Heroico Cuerpo de Bomberos y personal de la Secretaria de Salud. La gente aprovecha para tomarse fotos con los bomberos.

TODO LO QUE DEBES SABER DEL MACRO SIMULACRO

“Un simulacro es una representación de acciones de respuesta, previamente planeadas y montadas con un escenario específico, diseñado a partir de la identificación y análisis de riesgos, así como la vulnerabilidad de los sistemas afectables”, subrayó Protección Civil en un comunicado.

El objetivo es poner a prueba la capacidad de respuesta de la población involucrada para evaluar y corregir una forma de reacción eficaz ante posibles situaciones reales de emergencia o desastre; examinar qué tan seguro es el inmueble y sus alrededores; preparar las acciones que se deben llevar a cabo para mejorar las condiciones de seguridad; diseñar rutas de evacuación, así como elegir el lugar donde se concentrarán las personas en caso de desastre; enlistar las herramientas y materiales que se recomienda tener a la mano para la autoprotección, comunicación y capacitación continua del personal.

En el Zócalo, esta mañana. Foto: Ilse García, SinEmbargo

¿QUIÉNES PARTICIPAN? 

Toda la población puede formar parte del Macro Simulacro: desde familias, grupos voluntarios, vecinales y organizaciones de la sociedad civil, micro comercios; cuerpos de bomberos, así como los representantes de los sectores privado y, social; los medios de comunicación y los centros de investigación, educación y desarrollo tecnológico.

También colaboran las dependencias y entidades de la administración pública federal, los Sistemas de Protección Civil de los Estados, sus municipios y las alcaldías de la Ciudad de México.

Las personas se reunieron en el Zócalo después de que sonara la alerta sísmica. Foto: Ilse García, SinEmbargo

¿CUÁL ES EL ESCENARIO O HIPÓTESIS?

“Los simulacros deben ser planeados para un escenario que incluya la preparación de un guion con información lo más apegado a la realidad; sobre las posibles consecuencias o daños generados en el inmueble”, detalló PC en un comunicado.

La elección depende de los riesgos identificados de mayor probabilidad de ocurrencia en el lugar donde se vive, ya sea por sismo, inundación, ciclón tropical, incendio, fuga de gas, etc. Y una vez elegido el tipo de fenómeno, se realiza el escenario conforme a la ubicación del inmueble, la hora del evento, la magnitud del fenómeno, las condiciones físicas del inmueble, las características de operación en el inmueble.

La capital en el Macro Simulacro. Foto: Ilse García, SinEmbargo

¿CÓMO ME PREPARO?

Para efectuar un Macro Simulacro es necesario tomar en cuenta la identificación de riesgos del inmueble, así como realizar un plan para saber qué hacer; simular situaciones de emergencia, asignar responsabilidades a cada persona; tener a la mano directorio telefónico, botiquín y documentos importantes; identificar zonas de seguridad, salidas de emergencia y puntos de reunión; empezar con un Plan Familiar de Protección Civil.

Asimismo, se requiere identificar la Unidad Interna de Protección Civil del inmueble, escuela o centro de trabajo, para que, con base en un organigrama, se recomienda contar con el siguiente personal:

a) Responsable de inmueble que tendrá a su cargo la organización de los Grupos de Respuesta (brigadas), para la promoción de las acciones de capacitación y adiestramiento que se requieran; así como la coordinación del manejo operativo interno ante situaciones de emergencia.

b) Jefe de Piso o de Área por cada nivel, que se encargará de la coordinación de los brigadistas del piso o del área que le corresponda.

EL MACRO SIMULACRO

Una vez que inicia el simulacro, comienza el conteo del tiempo de salida y la activación de todos los participantes, procurando con la mayor responsabilidad realizar las acciones y atender las indicaciones de los brigadistas.

Y en cuanto concluye, se emprende una reunión con la finalidad de evaluar a la Unidad Interna de Protección Civil y cada inmueble que se registró para participar debe cargar sus resultados en la página donde lo hizo, para lo cual, se requerirá el correo electrónico designado anteriormente en el pre-registro.

Los datos del pre-registro así como los resultados que se carguen del simulacro, serán resguardados por la Coordinación Nacional de Protección Civil y su acceso estará restringido, por lo que se surgiere que las dependencias e instituciones establezcan los mecanismos que consideren pertinente para registrar internamente sus resultados.

Finalmente, se destacó que realizar una evaluación con los miembros de la Unidad Interna de Protección Civil y los participantes del evento, contribuirá a medir aciertos y corregir fallas, de todo el proceso de ejecución.