Zongolica limita al norte con Tequila y Olmealca, al este con Tezonapa, al sur con el estado de Puebla y al oeste con Mixtla y Los Reyes. Su nombre viene de Tzontli, que significa cabellera y Coliuhqui, retorcida, lo que da como resultado “Cabellera retorcida”.

Ciudad de México, 20 de octubre (SinEmbargo).- Zongolica es un municipio de Veracruz, ubicado en la zona centro del estado, que cautiva con paraísos perdidos en las altas montañas; sus espectaculares paisajes, su cafe y artesanías lo hacen un destino especial para visitar.

Zongolica limita al norte con Tequila y Olmealca, al este con Tezonapa, al sur con el estado de Puebla y al oeste con Mixtla y Los Reyes. Su nombre viene de Tzontli, que significa cabellera y Coliuhqui, retorcida, lo que da como resultado “Cabellera retorcida”.

Este lugar fue una población nonoalca durante la época prehispánica. Años más tarde, durante la guerra de Independencia Rafael Argüelles y los sacerdotes Mariano de las Fuentes y Juan Moctezuma Cortés formaron, justo en Zongolica, un contingente para ocupar la ciudad de Orizaba de donde extrajeron un cargamento de tabaco e instalaron un taller para acuñar monedas.

Estatua de Cristo Rey situada en la cúspide del cerro Macuilxochitl. Foto: zongolicaexplora.com

Templo de San Francisco de Asis. Foto: zongolicaexplora.com

Mención especial tienen sus leyendas, como “La confesión” que cuenta la historia de una mujer adúltera y criminal cuya alma andaba penando hasta que pudo confesar el asesinato que había cometido; o la conocida como “La mujer del cabello húmedo” en la que, de acuerdo con una costumbre existente en el pueblo, los jóvenes se entretienen viendo pasar a las muchachas pero una noche vieron a una misteriosa mujer con el cabello húmedo que llamó poderosamente su atención, uno de ellos decidió seguirla y al mirar su rostro comprobó que era la muerte. Además de los Xiguimes, personas que según la creencia se transforman en animales voladores que se desplazan de noche entre los cerros alumbrando con luces.

Entre sus fiestas destaca la del 2 de marzo cuando curanderos y danzantes se reúnen en la gran cueva de Tomachapa para agradecer a la madre tierra por todos los beneficios.

La Pergola, capilla dedicada a la virgen de Guadalupe. Foto: zongolicaexplora.com

Sótano de Popocatl. Foto: veracruz.mx

Uno de sus grandes atractivos es el Sótano de “Popocatl”, que significa “agua que humea” y que hace alusión al vapor de agua que sale de este lugar y que crea bellos arcoíris. Al bajar se disfruta de una vista impresionante de la cascada y del revoloteo de las aves llamadas vencejos, que entran y salen de sus nidos. Además, se puede explorar una cueva, eso sí, siempre caminando junto al río; poco a poco el entorno se vuelve más oscuro y al final de la cueva el río desaparece en un sifón (una especie de cavidad), sin embargo, en algunos pozos de la zona se pueden observar algunos peces y anfibios sin pigmentación en la piel y con ojos atrofiados por la falta de luz solar.

En Zongolica existen monumentos para apreciar como el kiosko de más de 100 años de antigüedad que engalana el parque Juan Moctezuma y Cortes construido a iniciativa del coronel Facundo Tello; o el reloj con más de 125 años de antigüedad que fue comprado en la relojería de la Ciudad de México en 1981, es uno de los tres relojes de una edición limitada que fabricaron y fue valuado hace 35 años en 2 millones de pesos por el técnico en relojería Sr. Carlos Herrera Velasco.

Popocatl es un buen lugar para practicar este deporte extremo. Foto: zongolicaexplora.com

Ave nativa de la sierra de Zongolica. Foto: zongolicaexplora.com

Otros atractivos para visitar en Zongolica son el Templo de San Francisco de Asis, La Pergola, la Estatua de Cristo Rey y el Templo del Calvario.

Como dato curioso, el ave nativa de la sierra de Zongolica es el cuahutototl, de la familia del quetzal, se cree que los colores fueron utilizados para la confección de la bandera Siera.

¿Qué comer? Una gran opción es el guisado de Quelites que está preparado con quelites blancos, chile y especias; además de Tepaya cocinado con frijol asado y molido, picante, hoja de aguacate y manteca de cerdo; otro platillo es el Texmole, un rico pollo con chile, masa, jitomate y epazote.

Reloj de Zongolica. Foto: zongolicaexplora.com