Para recordarlo los familiares, integrantes del Frente Popular de la Montaña, comerciantes, padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, campesinos y estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, de la Normal de la Montaña y de la UPN salieron de su casa en la colonia Lázaro Cárdenas al Ayuntamiento de Tlapa.

Por Carmen González Benicio

Tlapa, Guerrero, 22 de noviembre (El Sur).– En el homenaje al activista y luchador social del Frente Popular de la Montaña, Arnulfo Cerón Soriano desaparecido, asesinado y encontrado, 40 días después, en una fosa clandestina en la periferia de Tlapa exigieron justicia y castigo a los responsables materiales e intelectuales.

Los participantes dijeron que lo homenajeaban con rabia y coraje ante la impotencia y el desdén de las autoridades por atender el caso de Arnulfo tras ser desaparecido.

Para recordarlo los familiares, integrantes del Frente Popular de la Montaña, comerciantes, padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, campesinos y estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, de la Normal de la Montaña y de la UPN salieron de su casa en la colonia Lázaro Cárdenas al Ayuntamiento de Tlapa.

En el homenaje al activista y luchador social del Frente Popular de la Montaña, Arnulfo Cerón Soriano, exigieron justicia y castigo a los responsables materiales e intelectuales. Foto: El Sur.

Recorrieron las calles principales pidiendo justicia por Cerón Soriano que abanderó las causas sociales de la gente, dijeron.

Llevaban lonas en que pidieron castigo a los responsables materiales e intelectuales de su desaparición y asesinato. Sus gritos de presentación con vida de los últimos 40 días cambió al de justicia y castigo para quien ordenó quitarle la vida.

Pancartas que cuestionaban al Gobierno de la Cuarta Transformación porque no ha traído paz ¿Cuántos desaparecidos más? Y, Señor Presidente en Tlapa autoridades de Morena mienten, roban y traicionan al pueblo.

El ataúd color café que llevaba los restos de Cerón Soriano fue cubierto con una manta con el emblema del Frente Popular de la Montaña. Iba en la camioneta guinda, doble cabina en la que salió el 11 de noviembre por la noche y fue desaparecido. Su camioneta fue abandonada en la colonia Magisterio con las llaves pegadas en el volante.

A su paso por las calles la gente salió a las puertas. Observó en silencio y escuchó los reclamos de justicia que salían desde el carro de sonido que iba al frente del contingente.

El contingente llegó al Ayuntamiento de Tlapa, tapizado con carteles con su rostro, lonas, pancartas que pedían su presentación con vida.

Las pintas sobre el inmueble fueron cambiadas en unas palabras, ya no pedían la presentación con vida de Arnulfo al Alcalde de filas morenistas, Dionicio Merced Pichardo García, y su jefe de Gabinete, Marco Antonio García Morales, ahora les colocaron la palabra asesinos.

El ataúd fue bajado y colocado en el pasillo del Ayuntamiento que permanece tomado. Ahí colocaron su fotografía, flores, y velas. Su esposa, su mamá, sus hijos, hermanos y familiares se sentaron para escuchar las palabras de quienes coincidieron con Cerón Soriano en su lucha y movimiento social.

Un homenaje, dijeron, para reivindicar su lucha denostada por las autoridades municipales en la figura del Presidente y el jefe de Gabinete.

Las pintas sobre el inmueble fueron cambiadas, ya no pedían la presentación con vida de Arnulfo, ahora les colocaron la palabra “asesinos”. Foto: El Sur.

Frente al Ayuntamiento lo esperaban más personas, entre ellas de la vida política como la ex diputada local Yuridia Melchor Sánchez por el PRD, ya que Arnulfo militó en ese partido y colaboró como asesor del regidor Leonardo Manzano Vega en los primeros meses de su cargo y cuya nómina fue usada por Pichardo García para decirle que era un vividor, que cobraba en el Ayuntamiento y que como él eso no lo iba permitir le molestaba y protestaba. Arnulfo tuvo la oportunidad de desmentirlo en ese acto público, pero valió para que se iniciara una guerra sucia en contra de él y del Frente.

LAS INTERVENCIONES

El director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Abel Barrera Hernández dijo que Arnulfo había sido amenazado en el mes de septiembre en que se pretendía reubicar a los comerciantes y que en una llamada telefónica le dieron dos horas para irse o irían por él y que era un hombre que no contaba todo eso a su familia ni compañeros, pero por las noches reflexionaba leyendo la Biblia para ver qué hacer ante esa defensa de derechos humanos que él abrazó y nadie lo obligó.

También que al manifestarse no recibieron respuestas sino amenazas y que de eso llevaba un año y medio a través de llamadas telefónicas, mensajes o por terceras personas hasta que llegó la acción funesta de su desaparición el 11 de noviembre.

Dijo que recibió los señalamientos de Pichardo García que exhibió una nómina diciendo que cobraba en el Ayuntamiento y que eso no era lucha sino chantaje y negocio despertando esas fuerzas oscuras que lo desaparecieron y asesinaron.

Agregó que lo buscaban vivo en una barranca, en una casa de seguridad, pero no tres metros bajo tierra que tuvo que excavar una máquina para sacarlo de ahí y rescatarlo del lodo de la impunidad.

Por eso le rinden homenaje porque defendió su forma de pensar y quienes atentaron en su contra pretendieron borrar su memoria lo cual es imposible porque es intangible y trasciende.

El director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan dijo que Arnulfo había sido amenazado en el mes de septiembre en que se pretendía reubicar a los comerciantes. Foto: Especial.

Juan Sánchez recordó que Cerón Soriano siempre llamó a la unidad de las luchas aun con el miedo que la gente puede tener y que entendía a aquellas personas que por un trabajito se quedaban callados.

El integrante de la CRAC-PC, Arturo Campos dijo que estaba con rabia, coraje y tristeza porque esperaban rescatarlo con vida “no tuvimos la capacidad de hacerlo, aunque vimos que había posibilidades los primeros días” y lamentó la falta de apoyo del Gobierno a quien acusó de colusión con los delincuentes.

Pidió justicia al Gobierno municipal, estatal y federal caiga quien caiga y sin impunidad.

Los de la OPIG y el CNPA-MN dijeron que iban con rabia e indignación porque Cerón defendió los derechos humanos de las personas.

Se leyeron los mensajes breves de Amnistía Internacional, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que exigieron que haya condiciones para que los defensores de derechos humanos puedan hacer su labor sin riesgo y condenaron los hechos.

Los normalistas de Ayotzinapa abrazaron su lucha y se comprometieron a seguirla y lamentaron que nuevamente otro delito se consuma con los luchadores sociales y no se podían denunciar porque las instituciones están manchadas de sangre.

Los de la CETEG dijeron que las luchas deben ser unidas para evitar más desapariciones porque se está normalizando que alguien desaparece y nadie dice nada.

Los normalistas de Ayotzinapa abrazaron su lucha y se comprometieron a seguirla y lamentaron que otro delito se consuma con los luchadores sociales. Foto: El Sur.

El colectivo El Grito dijo que se siente coraje y dolor porque Arnulfo Cerón Soriano estuvo en varios movimientos acompañando a la gente y por eso se pide justicia por él y todos los desaparecidos.

Al lugar llegaron familiares con fotografías del Alcalde electo de Cochoapa el Grande, Daniel Esteban González desaparecido hace un año en compañía de su chofer Juventino Rosas.

De Enlace pidieron justicia y castigo a los responsables y una madre de los 43 estudiantes de Ayotzinapa dijo que sabía ese dolor de la desaparición de un ser querido y que esperaban con vida a Cerón Soriano “ahora el cuerpo está aquí, pero está aquí”, enfatizó ya que ellos llevan años sin tener noticias de sus hijos y pidió que no haya impunidad.

El Comité contra la Tortura y la Impunidad llamó a pedir un alto a la violencia estructural que se vive.

Dijo que habría que preguntarle al Presidente Andrés Manuel López Obrador en su visita a Tlapa ¿Cuántos luchadores sociales más tendrán que dejar en la orfandad a sus familias?

El representante de la CRAC-PC de Las Juntas-Caxitepec de Acatepec, Eufemio Cesáreo dijo que tenían rabia por las cosas que pasaron así y porque se había pedido la intervención de la Policía Comunitaria para su búsqueda, pero ellos tienen reglas como el de no incursionar en territorio que no es comunitario porque les han quitado derechos ganados en La Constitución de Guerrero al desconocerlas, pero estaban en el proceso de atender la demanda de apoyo.

El Comité contra la Tortura y la Impunidad llamó a pedir un alto a la violencia estructural que se vive. Foto: El Sur.

Un campesino de Tlacuiloya dijo que sólo iba a contar que por la gestión de Cerón Soriano su carretera se pavimentó y estaban agradecidos por eso.

Por parte del Frente, Abad dijo que seguirán con la lucha que emprendió Arnulfo en la construcción de un mundo mejor.

LA MISA

El cuerpo de Arnulfo recorrió el primer cuadro de la ciudad porque el Ayuntamiento cerró las calles cercanas para una actividad musical y no había paso para llegar a la catedral de San Agustín donde se realizó la misa de cuerpo presente.

Ahí los sacerdotes dijeron que corresponde a las autoridades esclarecer las causas de su muerte y a ellos llevar paz y fortaleza a la familia, aunque no es nada fácil aceptar la muerte.

Pidieron por que las personas que hacen el mal cambien esos malos pensamientos que atentan contra la vida.

Y llamaron a no ser indiferentes a la descomposición social que atenta contra las familias.

Al concluir la misa el féretro con el cuerpo del dirigente del FPM fue llevado a su casa nuevamente donde fue velado y este viernes será sepultado en Tlaquiltepec, Huamuxtitlán.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ELSUR. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.