Sinaloense es preseleccionado para ingresar a la NASA; “era mi sueño desde niño”, confiesa

26/05/2016 - 7:28 pm

Martín Ricardo Ramírez Beltrán se preparó desde hace 31 años para ser astronauta; ahora su sueño de la infancia podría ser realidad pues continúa como preseleccionado para un programa de reclutamiento de la NASA.

El doctor en microbiología ha hecho varios intento para entrar en la NASA. Foto: Facebook Martin Ricardo Ramirez Beltran
El doctor en microbiología ha hecho varios intento para entrar en la NASA. Foto: Facebook Martin Ricardo Ramirez Beltran

Por Janneth Aldecoa

Culiacán, Sinaloa, 26 de mayo (SinEmbargo/Noroeste).– Desde hace 31 años, el culiacanense Martín Ricardo Ramírez Beltrán construye el sueño de ser astronauta.

Recuerda que tenía seis años cuando, junto a su padre, vio en televisión al primer hombre que pisó la Luna. Ahí nació el sueño que ahora lo lleva a estar dentro del proceso de selección de la Agencia Espacial Estadounidense (NASA, por sus siglas en inglés).

En entrevista con Noticiero Noroeste, el doctor Ramírez Beltrán señaló que su primer intento para ingresar a la NASA fue en 1984. Ese mismo año encontró el primer “no”, debido a que no tenía una carrera terminada.

“Veíamos mi padre y yo el lanzamiento del Apolo, la llegada del hombre a la Luna. Ese era mi sueño: ser como esos señores, y viajar al espacio; yo los veía como unos superhéroes”, comentó.

En ese momento la NASA requería un astronauta mexicano para viajar al espacio y llevar el “Morelos II”, desde el transbordador espacial Atlantis.

Otro intento fue en 1987, al egresar del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), en la Ciudad de Guadalajara, donde cursó la ingeniería electrónica.

“Lo que me contestaron es que necesitaba experiencia. Seguí trabajando. Cada vez que tenía una situación de ‘no’, comenzaba a buscar el ‘cómo sí’; pensaba, qué hay que hacer, pues crear experiencia. Entonces, ingresé a trabajar a Telmex, ahí permanecí 31 años”, narró.

El tercer intento fue en 2003. La respuesta esa ocasión fue que no se requerían astronautas. El programa se encontraba detenido, debido al accidente del transbordador espacial “Columbia”.

La tercera no será la vencida, pensó Ramírez Beltrán. Continuó su formación académica y culminó sus estudios de posgrado, primero la maestría en Ciencias de la Salud, al mismo tiempo que el doctorado en Microbiología.

El cuarto intento llegaría con el 2012. La NASA requería candidatos para la generación 2013.

“Mandé toda la información, tenía cubierto todo el tema académico, pero ahí el detalle fue que necesitaba ser ciudadano Norteamericano, y no contaba con esa ciudadanía, entonces quedé fuera”, señaló.

Martín Ricardo Ramírez Beltrán le envió una carta a Barack Obama, fue uno de sus intentos de lograr su objetivo. Foto: Facebook Martín Ricardo Ramírez Beltrán
Martín Ricardo Ramírez Beltrán le envió una carta a Barack Obama, fue uno de sus intentos de lograr su objetivo. Foto: Facebook Martín Ricardo Ramírez Beltrán

Sus estudios continuaron. Fue entre 2014 y 2015 cuando culminó un doctorado en Física teórica y otro en Física cuántica.

A finales de 2015 surgió una nueva convocatoria. Ramírez Beltrán no lo dudó y aplicó nuevamente.

“Dije, intentaré de nuevo, y la respuesta fue la esperada, un nuevo no, porque no tenía la ciudadanía norteamericana. Pensé, volví a quedar fuera, pero en una de esas cosas que llegan a la cabeza, dije: ¿Por qué no intento con alguien más? Así que envié unas cartas, primero al general Charles Bolden, el administrador de la NASA. Eso fue a principios de febrero”.

“Luego envié una carta al Presidente de Estados Unidos, a Barack Obama. En ella le explicaba la situación, y planteaba buscar alguna otra solución mientras yo participaba como candidato”, comentó a los micrófonos de Noticiero Noroeste.

Hace apenas tres meses, el 18 de febrero de 2016, recibió una notificación en su celular. Era un correo electrónico en el que la NASA le notificaba que era uno de los seleccionados para participar como candidato.

“No lo olvido. En ese momento suena el teléfono. Yo intentaba salir de casa para salir al consultorio, y lo primero que veo es ese correo. Me viene una serie de sensaciones, emociones, miedos, de todo. Ahora dije, viene el nuevo compromiso: si en cada una de las etapas fui trabajando, preparándome para ir mejorando, entonces tengo que emprender una nueva preparación”, dijo.

El programa de selección de la NASA indica que, del mes de febrero a septiembre de 2016 un comité evaluaría todas las solicitudes. De septiembre a octubre, selecciona a los mejores calificados para que, entre febrero y abril de 2017 comiencen las entrevistas, exámenes físicos y exámenes médicos. Del grupo de seleccionados serán elegidos solamente entre ocho y 14 astronautas.

Cabe destacar que el proceso de selección de la NASA es interno. Notifican a los participantes que no pasaron a la siguiente etapa.

“Dan un ‘gracias por haber participado’, y a la fecha no he recibido ninguna notificación. Estamos todavía en el proceso de aceptación de aspirantes”, comentó entre sonrisas.

INICIA ENTRENAMIENTOS FÍSICOS

Desde febrero a la fecha, el doctor Martín Ramírez ha emprendido una serie de entrenamientos físicos, para, en caso de ser elegido, encontrarse en óptimas condiciones.

“El único pero que me pueden poner ahorita, y es en el que estoy todavía trabajando, es el tema de la ciudadanía; pero cuando se requiera presentar las cartas para la ciudadanía, estaremos presentando los resultados del trabajo que estamos haciendo”, comentó.

El culiacanense con residencia en Puebla envió un mensaje a los niños y jóvenes. Llamó a cuidar sus sueños, y trabajar duro para alcanzarlos.

“Recomiendo a todas las personas y a todos los niños, que para el sueño que tengan, el que sea, se requiere estudiar, tener habilidades, tenacidad y flexibilidad; probablemente no lo tengamos. Si hubiera entrado en el proceso de selección de 1984, y hubiera seguido en las siguientes rondas, ta vez me habría dado cuenta que me faltaban más cosas y me habría estado preparando, o habría dicho que es demasiado difícil, pero no. Las cosas se van dando para que, lo que tenemos en mente, se vaya cumpliendo”.

“El Universo se va confabulando para que se vayan dando las situaciones y las condiciones. A veces tarda, como en mi caso: 31 años, pero no es tarde”, comentó.

“Veíamos mi padre y yo el lanzamiento del Apolo, la llegada del hombre a la Luna. Ese era mi sueño: ser como esos señores…”

“Recomiendo a todas las personas y a todos los niños, que para el sueño que tengan, el que sea, se requiere estudiar, tener habilidades, tenacidad y flexibilidad…”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE Noroeste. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.

 

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas