Mundo

El enojo en Irán es mucha, pero la insurrección está muy lejos de doblar al régimen

26/09/2022 - 7:03 pm

Desde la inquietante muerte, el viernes 16 de septiembre, de Mahsa Amini, una joven iraní de 22 años detenida por la Policía de la Moralidad, el pueblo de Irán se ha echado a la calle para levantarse contra su sistema islámico. En todo el país han surgido manifestaciones a gran escala para luchar contra la represión de toda la sociedad. Una creciente oleada de indignación que se enfrenta a muchos obstáculos si pretende desestabilizar al actual Gobierno.

Por Louise Huet

Irán, 26 de septiembre (RFI).– Puños levantados, una mirada orgullosa. Estas son las imágenes y los videos que circulan desde hace una semana: mujeres que corean consignas contra el régimen islámico iraní, que se descubren el pelo, que se lo cortan y que a veces queman el hiyab. Los iraníes se enfrentan a la Policía y desafían la represión. Miles de mujeres y hombres se reunieron en las calles para protestar contra el régimen y rendir homenaje a Mahsa Amini.

Este video fue grabado esta tarde en Sari (norte del país). Una chica baila, con su larga melena suelta. Arroja su velo al fuego, pero fue detenida por la Policía del hiyab y murió mientras estaba bajo custodia el 16 de septiembre.

El 16 de septiembre, la muerte de esta joven iraní en circunstancias aún no aclaradas provocó una ola de protestas en todo el país. Tres días antes de su muerte, la estudiante había sido detenida y encarcelada por la Policía de la Moral con el pretexto de un pañuelo “mal llevado”. Desde entonces, el pueblo iraní está en llamas. “Muerte a la República Islámica”, “¡Muerte a Jamenei! [refiriéndose a Alí Jamenei, la máxima autoridad del país, nota del editor], los manifestantes se han enfrentado con violencia a las fuerzas del orden. Según las cifras oficiales del mediodía del jueves, más de 30 personas murieron en las manifestaciones, incluidos cuatro policías.

El objeto de su protesta: la Policía de la Moral, una brigada que vigila el estricto cumplimiento de las normas de vestimenta, incluido el uso del hiyab obligatorio. Desde la llegada del ultraconservador Ebrahim Raissi a la jefatura del país en julio de 2021, los controles realizados por esta “patrulla de orientación”, también llamada Gasht-e Ershad, se han reforzado drásticamente.

Por eso, según la escritora y socióloga iraní Chahla Chafiq, así como Saeed Paivandi, profesor-investigador de la Universidad de Lorena, hay que ver detrás de la muerte no esclarecida de Mahsa Amini un creciente disenso entre los iraníes y el régimen, que además podría sacudirlo hasta sus cimientos. El caso de Mahsa Amini es sólo un ejemplo de una represión que “en realidad afecta a todos los iraníes, en nombre de la castidad y la moral”, dice Chahla Chafiq.

En el video de arriba, una anciana en se quita el velo y corea: “¡Muerte a Jamenei!”

REPRESIÓN DE MUJERES IRANIÉS, SÍMBOLO DE REPRESIÓN DE TODOS 

En primera línea de estos movimientos de protesta: las mujeres iraníes, que exigen el fin de un régimen liberticida y profundamente discriminatorio hacia ellas. Si la muerte de Mahsa Amini sirvió de catalizador, la ira lleva años rugiendo. El uso obligatorio del velo ha sido cuestionado continuamente desde la revolución islámica de 1979. Varias acciones lideradas por mujeres ya han salpicado la historia del país, especialmente durante el movimiento de los Miércoles Blancos iniciado en 2017, durante el cual las mujeres iraníes llevaron un velo blanco en los espacios públicos.

Para Chahla Chafiq, escritora y socióloga iraní, exiliada en Francia desde los años ochenta, el velo es por tanto “el talón de Aquiles” del régimen. “El velo es la bandera del orden discriminatorio y de la represión sexista del poder”, afirma. Según ella, la muerte de Mahsa Amini tuvo tanto impacto porque “simbolizó todo el odio que este régimen tiene hacia las mujeres”.

Al protestar contra la Policía de la Moral y la obligación de llevar el hiyab, los manifestantes están condenando toda una ideología mortificante. En términos más generales, si tantos hombres y mujeres se reúnen en las calles es para rebelarse contra un sistema que reprime a toda la sociedad. “Los gobernantes han creado un sistema en el que el hombre es el líder y domina a la mujer, pero el líder ideológico domina a todos. Por lo tanto, la situación actual no se refiere sólo a las mujeres. Al contrario, es una cuestión de toda la sociedad, y eso es lo que está saliendo a la luz hoy”, argumenta Chahla Chafiq.

UN FENÓMENO DE SOLIDARIDAD NACIONAL

Este viento de ira no se limita a las mujeres iraníes. “Algunas de las personas que están a favor del sistema se han movilizado, por ejemplo en los medios de comunicación o de forma más pasiva, contra el sistema. E incluso algunos clérigos que pertenecen al propio Estado empiezan a criticar esta represión sin precedentes en las calles. Muestra la brecha entre un Estado islámico cada vez más aislado y las diferentes capas de la población “, afirma Saeed Paivandi, profesor e investigador de la Universidad de Lorena.

En esta imagen del lunes 19 de septiembre de 2022, un hombre tira de una motocicleta policial incendiada durante una protesta por la muerte de una mujer que había sido detenida por incumplir el código de vestuario del país, en el centro de Teherán, Irán. Foto: AP.

Varios parlamentarios iraníes han expresado sus reservas sobre los métodos de la Policía de la Moral . El Diputado Jalal Rashidi Koochi declaró a la agencia de noticias ISNA que la Policía de la Moral “causa daños al país”. Otro diputado, Moeenoddin Saeedi, mencionó la idea de abolirla: “Creo que debido a la ineficacia de Gasht-e Ershad para hacer comprender la cultura del hiyab, esta unidad debería ser abolida, para que los niños de este país no tengan miedo cuando se encuentren con esta fuerza”.

Pero para Chahla Chafiq, esto es sólo una instrumentalización para quedar bien. “En cuanto se ven desbordados, mantienen este tipo de discurso. Pero la población no se lo cree”.

GRANDES OBSTÁCULOS PARA DEBILITAR EL SISTEMA 

Entonces, ¿qué falta para que esta ira hirviente y esta sed de cambio impulsen una verdadera revisión del sistema político iraní? En primer lugar, “el pueblo se enfrenta a un poder armado hasta los dientes, por lo que existe un enorme temor entre la población”, explica la escritora. Pero este miedo, que analiza como cambiante, podría convertirse en una voluntad de actuar, o incluso en una guerra civil si el movimiento social continúa. “Tendría que convertirse en una gran revolución. Para que eso ocurra, tenemos que reunir a ciertas regiones que todavía están ausentes”, sostiene.

Para Saeed Paivandi, el sistema vigente sólo puede cambiar con el nacimiento de una identidad popular y un proyecto común.

“Por el momento, no hay demandas específicas. Impugnamos el velo obligatorio, pero sin proponer el horizonte de otro sistema político. Eso es lo que el régimen islámico ha intentado hacer durante mucho tiempo: tratar de no permitir que la oposición tenga un lugar en la opinión pública. El sistema actual está en un callejón sin salida porque no presenta ninguna solución, pero por otro lado, tampoco hay alternativa”, afirma.

Manifestantes progubernamentales iraníes asisten a una manifestación después de sus oraciones del viernes para condenar las recientes protestas por la muerte de una joven bajo custodia policial, en Teherán, Irán. Foto: Vahid Salemi, AP.

Como añade el sociólogo, muchos ciudadanos han tenido experiencias políticas dolorosas a través de las primaveras árabes y los levantamientos nacionales en los países vecinos, Siria o Egipto, y pueden temer que la situación empeore si el sistema se derrumba. Para esperar emanciparse de la ideología islámica, “debería surgir gradualmente una fuerza alternativa en la oposición o en la sociedad, para llevar un proyecto político”.

El martes 20 de septiembre, al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, Emmanuel Macron declaró tras una reunión con el presidente Ebrahim Raissi que había “insistido en el respeto de los derechos de las mujeres” en el país. El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también expresó su solidaridad con las “valientes mujeres de Irán”. En respuesta, Ebrahim Raissi acusó a las democracias de tener un “doble rasero” respecto a los derechos de las mujeres.

Pero para la socióloga Chahla Chafiq, estas pocas declaraciones de los dirigentes occidentales no son más que una cortina de humo, y la población iraní sigue enfrentándose a la “indiferencia occidental”. “Occidente no tiene una reacción digna ante la gente que tiene la mano vacía y se enfrenta sola a un ejército”, estima.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RFI. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas