Los titulares de Exteriores “trabajarán una declaración que recoja la necesidad de ofrecer una respuesta global y coordinada a la crisis actual, de tal manera que la recuperación resulte inclusiva, sostenible y resiliente”.

Madrid, 27 de noviembre (EFE).- Iberoamérica debatirá una “acción conjunta” para combatir los efectos del coronavirus en la reunión de Ministros de Asuntos Exteriores del próximo lunes, que también buscará consensuar la declaración final de la XXVII Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno de abril de 2021.

Según un comunicado del Principado de Andorra, sede de la cita, el documento acordado se centrará “en el impacto y las consecuencias futuras de la pandemia” y “recogerá las aportaciones surgidas de las diferentes reuniones ministeriales y los encuentros preparatorios” de la cumbre.

Es el último encuentro de Ministros de este año y hasta la reunión presidencial de abril, que iba a celebrarse este mismo mes de noviembre, pero que tuvo que ser aplazada a 2021 por la crisis sanitaria.

UNA ACCIÓN CONJUNTA PARA FRENAR LA PANDEMIA Y SUS CONSECUENCIAS

En esta reunión extraordinaria de Cancilleres, los 22 países de la región están llamados a “reivindicar la necesidad de una acción conjunta para combatir las graves consecuencias sanitarias, económicas y sociales” que está causando la pandemia, según el comunicado.

En ese sentido, los titulares de Exteriores “trabajarán una declaración que recoja la necesidad de ofrecer una respuesta global y coordinada a la crisis actual, de tal manera que la recuperación resulte inclusiva, sostenible y resiliente”.

Una recuperación que, a la vez, “avance definitivamente hacia el desarrollo sostenible, la lucha contra la pobreza y la garantía de una protección social para toda la población”.

LA INNOVACIÓN COMO HERRAMIENTA PARA SALIR DE LA CRISIS

La declaración final que saldrá de la XXVII Cumbre Iberoamericana reflejará “muy especialmente” el “protagonismo de la innovación en esta recuperación”.

Según el Principado, ésta ha sido su “reivindicación” durante los dos años al frente de la cumbre, con “la innovación como elemento clave para el impulso del desarrollo sostenible y la implementación de los Objetivos 2030” de la ONU.

En la reunión de Ministros se reconocerá también “el papel de los gobiernos como garantes de la implementación de políticas destinadas a combatir los efectos de la epidemia y la necesidad de que haya una respuesta concertada entre todos los países para hacerle frente, con la necesaria cooperación entre estados”.

Igualmente se tratará la lucha contra el aumento de las desigualdades y se analizarán las consecuencias que la crisis sanitaria ha tenido en la educación y la cultura.

Y se recordará “la necesidad de no dejar de lado el impulso de las políticas medioambientales ante la crisis, teniendo en cuenta la estrecha relación entre la crisis sanitaria y la del medio ambiente”.

Igualmente se discutirá sobre la “importancia de una modificación de los patrones de producción y de consumo actuales por otros que sean más responsables, innovadores y sostenibles” y “la necesidad de seguir intercambiando conocimientos y buenas prácticas entre países Iberoamericanos para hacer frente a la crisis provocada por la COVID-19”.