La medida del Cenace “se suma a otras acciones que modificaron las condiciones de los contratos una vez realizadas las inversiones”, apuntó un miembro de la Junta del Banxico.

La cancelación del NAIM, el freno a la cervecera de Constellation Brands en Mexicali, los litigios de la CFE contra gasoductos y la suspensión de los CEL impactaron a inversión.

México, 28 de mayo (EFE).- La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) “mostró su preocupación” por la incertidumbre para la inversión tras la nueva política energética que restringe los proyectos privados de renovables, reveló este jueves un documento del organismo autónomo.

“En particular, (los miembros de la junta) mencionaron los cambios recientes en las reglas para la participación del sector privado en la generación de electricidad con fuentes renovables. Uno señaló que esta medida afecta el proceso de competencia y libre concurrencia”, indicó el informe de la reunión del 14 de mayo.

Los integrantes de Banxico se refirieron al acuerdo que publicó el 29 de abril el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) para “garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad y seguridad del Sistema Eléctrico Nacional (SEN)” en la pandemia del coronavirus.

A este se suma la política de confiabilidad que la Secretaría de Energía (Sener) publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 15 de mayo, un día después del encuentro en el que Banxico bajó a 5.5 por ciento la tasa de interés.

La medida del Cenace “se suma a otras acciones que modificaron las condiciones de los contratos una vez realizadas las inversiones”, apuntó un miembro de la Junta de Gobierno en la minuta de esa reunión, recién publicada.

En concreto, destacó la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), el freno a la cervecera de Constellation Brands en Mexicali, los litigios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) contra gasoductos y la suspensión de los Certificados de Energías Limpias (CEL).

“Otro consideró que la crisis sanitaria, en combinación con factores idiosincráticos, puede reducir el crecimiento potencial del país a niveles no vistos en muchos años, lo que implicaría elevados costos económicos y sociales”, añadió el reporte.

Los líderes del banco central señalaron la salida de capital “sin precedente” porque los inversionistas extranjeros han reducido su tenencia de valores gubernamentales en más de 250 mil millones de pesos (más de 11 mil 190 millones de dólares).

Asimismo, advirtieron del riesgo que representa Petróleos Mexicanos (Pemex) para las finanzas públicas, al citar al Fondo Monetario Internacional (FMI) y la reducción de las principales calificadoras.

La mayoría destacó “la necesidad de generar políticas públicas que den certidumbre a la inversión privada” frente a esta coyuntura adversa, informó el reporte.

De igual forma, la mayor parte de los miembros consideró que los esfuerzos del Gobierno deben dirigirse a reasignar el presupuesto con base en eficiencia.

“Otro comentó que existen algunos márgenes de maniobra, tales como la reorientación del gasto público de proyectos polémicos de gran envergadura a prioridades surgidas de la pandemia”, mencionó el texto.

La minuta se revela un día después del ajuste que Banxico hizo a su pronóstico del PIB, que podría contraerse entre un 4.6 y un 8.8 por ciento este año, en contraste con el crecimiento que preveía antes de la pandemia, de entre 0.5 y 1.5 por ciento.

De acuerdo con el “Informe Trimestral Enero-Marzo 2020”, Banxico prevé tres escenarios: una caída “tipo V”, una “tipo V profunda” y una de “tipo U profunda”.

Además, calculó que México perderá entre 800 mil y 1.4 millones de empleos formales este año y de 200 mil a 400 mil en 2021.