El Festival Internacional de Cine de Morelia arranca este día en una edición híbrida: desde la espectacular ciudad de Morelia y también con una versión online disponible en todo el territorio mexicano con 89 títulos de la Selección Oficial de esta edición 18 a través de Cinépolis KLIC.

499, del director Rodrigo Reyes, es uno de los documentales que forma parte de esta selección. La cinta reflexiona sobre un México que se asoma desde la ficción a su pasado para buscar un mejor porvenir.

Ciudad de México, 28 de octubre (SinEmbargo).– ¿Qué haría un conquistador español en la época actual?, ¿qué relación existe entre el México de hace medio siglo con el del 2020? y ¿cómo el pasado de un país puede definir de mejor forma su futuro? De estas preguntas arranca el documental 499, del cineasta Rodrigo Reyes y que ahora se presenta en Festival Internacional de Cine de Morelia.

Justo a un año del aniversario 500 de la llegada de los españoles a México, el director Rodrigo Reyes trae a un viajero en el tiempo, un hombre que en la búsqueda de riqueza emprende la misma ruta que tomó Hernán Cortés.

“Es una es una película que nace de la necesidad de contestar este aniversario, de atacar este aniversario de los 500 años que viene en el 2021 de la llamada ‘Conquista de México'”, cuenta Reyes en entrevista para SinEmbargo.

El director explica que junto al productor del filme, Inti Cordera, se analizó meticulosamente cómo abordar el tema, pues además de ser bastante amplio, se deseaba realizar un trabajo que no fuera didáctico ni tampoco activista, pero sí interesante.

“Nace esta idea del conquistador, de enfrentar al conquistador y qué pasaría si combinamos a un personaje ficticio, un viajero en el tiempo, este fantasma que repite los pasos de Hernán Cortés 500 años después, y qué pensaría con este personaje al enfrentar la realidad mexicana; eso por un lado, y por otro, en ese viaje ir conociendo testimonios de personas que han sido afectadas por la violencia al día de hoy, personas de verdad y creo que ese coctel de la película genera mucha magia en donde en un mismo espacio, en una misma escena, convive el siglo XVI con el siglo XXI. Este conquistador que representa el poder tiene que escuchar a las víctimas y los sobrevivientes de la violencia que estamos viendo hoy en México”.

El viajero, interpretado por el actor Eduardo San Juan Breña, es obligado a oír a víctimas de la violencia en el país. Activistas asesinados, personas desaparecidas, grupos de rastreadoras, migrantes, el feminicidio, son algunos de los temas que toca la cinta. Personas involucradas en los casos cuentan sus historias ante los oídos de un personaje que va aprendiendo a escuchar.

La costa, Veracruz, Sierra Madre, El Altiplano, Paso de Cortés hasta Tenochtitlan son el camino que va recorriendo este viajero al mismo tiempo que él va recordando episodios de su lucha al lado de Cortés.

“Tiene esta soberbia y este racismo, especialmente al principio de la película, del siglo XVI. Nos va contando cosas que ocurrieron, alianzas que se formaron entre los españoles y las comunidades que habían sido sometidas por los Aztecas a tributo. […] Nos va contando muchas cosas duras que ocurrieron y que van borrando la línea entre la gloria y un poco las hazañas mas crueles de la conquista, y también se va hilvanando estas historias reales, de personas reales que fuimos conociendo y que fuimos incorporando, invitando a la película”.

Este viajero se acerca a las personas reales que se abren frente a la cámara para contar sus historias. Relatos duros y crudos que los directores no tomaron a la ligera, pues la dinámica entre el actor se logró con un gran trabajo detrás, con mucho respeto a sus historias y dolor, para que los involucrados no sintieran en ningún momento que se estaba haciendo “una burla o una comedia sobre su tragedia personal”.

El personaje se acerca respetuosamente a las víctimas. Foto: Piano

Como hemos visto, en 499 la realidad y la ficción van de a mano. La idea de crear el documental de esta forma fue sobre todo para hacer un vinculo y reflexión de los tiempos violentos que en los que está sumergido el país. Este ejercicio del viajero fue propuesto a partir de la idea idea de que el escuchar es acto transgresor, y algo fundamental ahora más que nunca para lograr un cambio en nuestra realidad para mejorar la situación.

“Es difícil hablar de violencia. Llevamos ya 14 años con la temperatura muy arriba, con muchos muertos, con mucho dolor en el país. Yo creo en la tesis de la película, que este aniversario debería ser un momento para reflexionar sobre qué país queremos ser, qué queremos construir al futuro. La historia no sirve para nada si no dice nada hoy. La historia es una herramienta para imaginar otro futuro, y entonces, a mí me duele ver esta noticias, me duele ver estos testimonios, pero lo que más duele es la indiferencia, y el silencio que ha sometido a los personajes de la película”.

Rodrigo Reyes deja en claro que 499 no es una película antiespañola en absoluto, sino es sobre la conexión de la violencia de hoy en día con nuestro pasado para así comenzar a romper con ese ciclo.

El personaje va explorando las realidades de un México violento. Foto: Piano

Eduardo San Juan Breña se mete al papel del conquistador. Foto: Piano

El documental arriba a Morelia para su estreno nacional dentro de la selección de la edición 18 después de una gira internacional por el Festival de Cine de Tribeca –donde se alzó como ganadora como Mejor Fotografía gracias al trabajo de Alejandro Mejía–, también por el festival Hot Docs, la fiesta más importantes de documentales en Norteamérica, donde también recibió reconocimiento.

Aunado a ello, Rodrigo Reyes se encuentra entusiasta de estar presente en el Festival de Morelia porque será la primera función del documental de forma presencial y donde podrá ver la reacción del público para después tener la oportunidad de conversar con él.

“Yo como director necesito esta relación con el público, necesito verlos. De alguna manera ahí se torna real la película cuando ya hay un público de verdad y puedes dialogar con ellos. La pandemia ha golpeado mucho el gremio cultural, pero seguimos ahí y para mí esta selección en Morelia refuerza la necesidad del cine y que vamos a sobrevivir a esto en comunidad porque somos una gran generación de películas las que ha seleccionado el festival y creo que vamos a ser mejores por haber vivido esta experiencia, aunque es duro”.

La cinta tendrá una función presencial en Morelia y un visionado a través de Cinépolis KLIC. Después, emprenderá más viajes para seguir recabando éxitos ahora en el IDFA de Holanda, el Camerimage de Polonia y el RIDM de Canadá.

“Para todos los que les guste el buen cine, los que les gusta las grandes imágenes, el trabajo del fotógrafo Alejandro Mejía es increíble en la película; a los que es gusta este cine que nos transporta a una realidad inesperada 499, es esa película. Si eres fan de la historia, si te apasiona la historia de México como a tantos de nosotros esta película yo creo que es muy necesaria porque es otro punto de vista y de repente revela estas conexiones que existen en nuestra realidad. Vamos paseando por nuestro país y nos damos cuenta que conviven muchos tiempos, que somos un lugar muy mágico y la película aprovecha eso y nos presenta un viaje que yo creo que no lo hemos visto en el cine mexicano, los invito a que vengan al festival”.