Ciudad de México, 29 nov (dpa) – La fiscalía general mexicana anunció hoy el desmantelamiento de una red de robo de combustible que operaba en el norte de país con supuestos vínculos con el grupo de Los Zetas y con el cártel del Golfo.

El subprocurador para temas de delincuencia organizada, Rodrigo Archundia, informó que un operativo realizado en los estados de Nuevo León y Tamaulipas, fronterizos con Estados Unidos, permitió la detención de seis personas y la confiscación de casi un millón de litros de combustible robado.

Según las autoridades, la sustracción de ese combustible representó una pérdida de más de ocho millones de pesos (unos 640.000 dólares) para la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), única abastecedora de hidrocarburos en México.

Entre los detenidos figuran el presunto jefe de la banda y su principal colaborador.

“Se desarticuló la estructura directiva, logística y contable de la principal red de comercialización de producto robado en ductos de Pemex, esto en el noreste del país, zona identificada precisamente como la de mayor incidencia en el robo”, dijo Archundia.

El operativo incluyó revisiones en diez empresas y gasolineras que recibían el combustible robado, así como de varios inmuebles.

El robo de combustible es una de las actividades a las que se dedican en México las organizaciones del crimen organizado.