En Guanajuato, el 61.5 por ciento de las personas que desean adoptar prefieren niños y niñas menores de siete años, mientras que el 38.5 por ciento muestran interés en niños mayores de ocho años pero menores de 12. A partir de los 23 se vuelve más difícil encontrarles una familia.

Por Cristina Manríquez, Aidé Sánchez, Lissete Franco y Laura López

León, 30 de abril (Zona Franca/ SinEmbargo).–  A partir de los 13 años prácticamente ningún menor que vive en una casa hogar tiene posibilidad de ser adoptado y tener una familia. A esta edad, en León pasan a Casa Don Bosco, dónde les enseñan un oficio y los apoyan en sus estudios, al cumplir la mayoría de edad lo único que tienen es esta preparación para salir adelante.

En Guanajuato, el 61.5 por ciento de las personas que desean adoptar prefieren niños y niñas menores de siete años, mientras que el 38.5 por ciento muestran interés en niños mayores de ocho años pero menores de 12.

La Procuraduría Estatal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes a través de la Unidad de Medidas de Protección cuenta con un registro en donde al menos 160 niñas, niños y adolescentes residen en centros de asistencia social.

De estos 160, sólo 54 niñas, niños y adolescentes han sido liberados jurídicamente para la adopción, de los cuales el 16.6 por ciento presentan una discapacidad física o intelectual y el 9.25 por ciento requieren tratamiento médico psiquiátrico, lo anterior genera dificultad para tener un proyecto de adopción debido a las expectativas de quienes quieren conformar una familia.

De los niños que pueden ser adoptados, sólo el 5.6 por ciento son menores de 7 años, que representan el sector que tiene menor dificultad para concluir con éxito un trámite de adopción.

En el 2018, 30 adopciones se concretaron con éxito, fue en el municipio de Salamanca el que logró la mayor cantidad con un total de ocho niños; en lo que va del 2019 se posiciona nuevamente al frente con tres niños liberados.

Actualmente se encuentran ocho juicios de adopción en trámite y 67 solicitudes de adopción.

ASOCIACIONES PROMUEVEN LA ADOPCIÓN 

Stephany Márquez, psicóloga de Casa Loyola mencionó que aún cuando una adopción se logra concretar, hay algunas circustancias que provocan un segundo rechazo a los menores de edad.

“El año pasado solo logramos concretar una adopción de aquí de casa Loyola pero fue fallida, el menor estuvo viviendo un mes con la familia y lo regresaron, porque no se acopló y es otra situación para el niño, otro rechazo, otro abandono, otra circunstancia con la que debe lidiar”.

Algunos porque ya son adolescentes, lo cual hace más difícil encontrarles una familia y otros porque sus procesos de adopción están detenidos debido a alguna falla legal; pero la principal razón por la que los menores están en procesos detenidos es porque no se ha podido liberar legalmente la tutela.

Se tiene que descartar que los padres o cualquier familiar sean aptos para cuidar del menor y hasta que desechan estas posibilidades, es cuando se mete la demanda para obtener la patria potestad.

Lo cierto es que también es larga la lista de espera de padres que han solicitado adoptar a un niño, en especial de recién nacidos; aún así son muy variables los motivos por los que no se llega a concluir el trámite, desde el estudio socioeconómico hasta los resultados de exámenes psicológicos.

“Parte de nuestro trabajo es estar presionando a DIF, porque las casas hogar no son del Estado, nosotros sólo fungimos como resguardo, nuestro trabajo es presionar para agilizar los procesos en los que están los niños”, comentó Stephany Márquez.

Las casas hogares sirven como resguardo, apoyan con la educación y recreación de los menores, pero a su vez, necesitan del permiso del DIF para hacer cualquier actividad fuera de la casa.

“Sin autorización de DIF no podemos hacer nada porque la tutela es de ellos. Hace poquito estaban en futbol americano y hacían torneos, harían uno en Vallarta y los niños estaban bien emocionados por ir, pero al final DIF no les autorizo salir de la ciudad a ninguno, por protocolos de seguridad y pues ahí nosotros no podemos hacer nada”, dijo Stephany

A su vez, hay diferentes asociaciones civiles que fungen como medios que ayudan a agilizar los procesos de adopción, tal es el caso de Vifac, una organización dedicada a apoyar a la mujer embarazada en situación vulnerable, ofreciéndole alternativas como la adopción para evitar el aborto.

“En promedio en Vifac se hacen alrededor de ocho adopciones al año de recién nacidos y cada proceso no dura más de cuatro semanas”, comentó Isabel Medina, administrativa de la asociación.

En Vifac son seis personas las que conforman todo el personal, mismas que hacen el trabajo para que las adopciones se lleven a cabo en el menor tiempo posible y bajo el marco de la legalidad correspondiente.

“Aquí llegan muchas jovencitas embarazadas con problemas de adicciones y que viven en la calle, el problema es que nosotros no tenemos la capacidad de atender problemas de drogadicción. Las tenemos que mandar a que se desintoxiquen y un mes después ya las podemos recibir, pero son chicas con muchos problemas que no tienen a nadie que las ayude y casi nunca regresan”, dijo Isabel Medina.

LAS ADOPCIONES EN GUANAJUATO 
En el año 2018, 30 niños guanajuatenses lograron tener una familia.

Foto: Zona Franca.

Hasta el pasado 15 de marzo de este 2019, se han logrado concretar 9 adopciones en todo el estado.

Foto: Zona Franca.

Actualmente, la Procuraduría Estatal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes tiene 67 solicitudes vigentes de adopción; el municipio donde más solicitudes hay es en León, con un total de 12 parejas intentando obtener la custodia de un menor vía adopción.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ZONA FRANCA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.