Las actividades secundarias mostraron las mayores caídas, anual y trimestralmente, al interior del PIB. Sin embargo, aunque poco, el sector agrícola mexicano se mantiene con alzas.

La información preliminar y las estimaciones oportunas del Inegi continuaron la tendencia de colocarse en números rojos por quinto trimestre.

Ciudad de México, 30 de abril (SinEmbargo).- Durante el primer trimestre de 2020 el Producto Interno Bruto (PIB) registró una caída anual de 2.4 por ciento con bajas en las actividades productivas secundarias y terciarias, así como con un alza superior a un punto porcentual en el sector primario. Con respecto al trimestre anterior el descenso de la economía nacional fue equivalente a 1.6 puntos porcentuales.

La estimación oportuna que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) emitió demostró que el crecimiento del PIB se encuentra en números rojos después de que cerrara 2019 con un dato anualizado, por primera vez en una década, que anotó un signo negativo (-0.1 por ciento).

De enero a marzo del año anterior el dato del PIB fue de 1.2 por ciento positivo, seguido de contracciones de 0.9, 0.3 y 0.5 por ciento hasta colocar el indicador en negativo. El cierre de 2019 fue el peor dato registrado desde 2009, cuando ocurría una crisis financiera global. Además el PIB registró un dato negativo por cuarto año consecutivo siendo el más alto desde el último trimestre de hace 11 años.

Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, en conferencia de prensa.

Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, en conferencia de prensa. Foto: Gobierno de México

El Presidente Andrés Manuel López Obrador aplaudió que la caída del PIB no fue mayor a lo esperado por analistas, sólo de 1.6 por ciento trimestral. “El porcentaje de caída de la economía de México en el trimestre (enero, febrero, marzo). Algunos pronosticaron que iba a ser mayor la caída y afortunadamente no fue así”, afirmó esta mañana durante su conferencia de prensa.

Adelantó que de prolongarse la pandemia, los efectos se sentirán hasta el tercer trimestre del año, pero el de abril a junio se notará otra disminución. Recordó que el plan de su Gobierno no requiere deuda para salir de la crisis ni aumentar el costo de gasolinas, sino recae en aumentar las políticas de austeridad para la administración, así como el combate a la corrupción y los apoyos económicos a la población a través de acciones de bienestar.

El Inegi informó que a tasa anual las actividades primarias crecieron a una 1.2 por ciento, en tanto que las secundarias y terciarias mostraron fuertes descenso de 3.8 y 1.4 por ciento, respectivamente.

La contracción de las actividades secundarias y terciarias se acentuó con la caída trimestral de 1.4 por ciento en los dos sectores productivos, en tanto que el alza del sector agrícola anotó un leve aumento de 0.5 puntos porcentuales.

La caída de la economía mexicana se registró en línea con la de su principal socio comercial, Estados Unidos, afectada por el paro de actividades productivas y el cierre de centros de trabajo debido a las medidas de distanciamiento social sugeridas para evitar la propagación del virus SARS-COV2, causante de la enfermedad COVID-19 que, en México ya ha cobrado la vida de mil 732 personas.

El dato se mantuvo en línea con las estimaciones de los analistas consultados por Reuters que estimaron en general una caída trimestral del 1.7 por ciento.

Johnathan Heath, subgobernador del Banco de México, concluyo que la estimación oportuna del PIB para el primer trimestre equivalió a una caída del 1.55 por ciento respecto al trimestre anterior, “por lo que ya hilamos cinco trimestres consecutivos con tasas negativas”. En su cuenta de Twitter recordó que el dato de este jueves es una estimación conformada con el 80 por ciento de toda la información del trimestre. “El 20 por ciento restante mediante extrapolaciones y estimaciones econométricas”, explicó.

El PIB estadounidense se contrajo a una tasa anual de 4.8 por ciento el trimestre pasado a medida que la pandemia del coronavirus causó el cierre de parte de la actividad del país y comenzó a desencadenar una recesión que pondrá fin al periodo de expansión más largo que se tiene registrado.

El Departamento de Comercio informó el miércoles que el Producto Interno Bruto, la producción total de bienes y servicios, registró una caída trimestral por primera vez en seis años. Y fue el descenso más fuerte desde que la economía estadounidense se contrajo a una tasa anual de 8.4 por ciento en el cuarto trimestre de 2008 durante la crisis económica mundial.

Los analistas calculan que la contracción en el trimestre enero-marzo es apenas un adelanto de una caída mayor que se prevé para el periodo abril-junio debido al cierre de comercios y los despidos. La Oficina de Presupuesto del Congreso estima que el PIB caerá este trimestre a una tasa anual de 40 por ciento. Esa sería, por un margen alucinante, la peor caída trimestral desde 1947, cuando se empezaron a llevar estos registros.

-Con información de AP