Standard & Poor’s una recuperación débil de la economía nacional de una economía que “ya tenía debilidades estructurales antes de la pandemia, con una leve contracción en 2019 debido a la dinámica desfavorable de inversión”.

Fitch destacó el historial de medidas macroecónomicas “prudentes, creíbles y consistentes” de México, pero la contracción económica y la depreciación del peso “empujarán a que la deuda del sector público en relación al PIB alcance su máximo nivel en décadas”.

Ciudad de México, 30 de septiembre (SinEmbargo).- La deuda pública mexicana crecerá hasta el 54.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) durante 2020, lo que significaría el nivel más alto en décadas, pese a la “estricta postura fiscal” y a que la recaudación fue “mayor a la esperada”, estimó este la agencia Fitch. La agencia Standard & Poor’s estimó que el país tendrá una de las más lentas recuperaciones de entre las naciones emergentes y el PIB se contraerá -10.4 por ciento.

La calificadora S&P aumentó la contracción aumentó 1.9 por ciento su previsión de caída del PIB nacional, desde el -8.5 por ciento anterior, debido a una “contracción más débil de lo esperado en el segundo trimestre”.

“Esperamos que México tenga una de las recuperaciones económicas más débiles en los mercados emergentes por la pandemia de COVID-19. La economía ya tenía debilidades estructurales antes de la pandemia, con una leve contracción en 2019 debido a la dinámica desfavorable de inversión”, destacó en su informe más reciente.

La proyección de Standard & Poor’s para la recuperación económica de México es de 3.7 por ciento, 0.7 puntos porcentuales que la proyección anterior.

La lenta recuperación del PIB nacional se debe a los pocos apoyos que el Gobierno federal ha otorgado a raíz del desarrollo de la pandemia de la COVID-19 y no han sido mayores al 1 por ciento del PIB. Criticó que se centraron, principalmente, “en transferencias directas y con apoyo limitado a las pequeñas y medianas empresas”.

Ante la ausencia de apoyos fiscales para mitigar los efectos de la crisis de la COVID-19, Fitch pronosticó una contracción de 10.8 por ciento del PIB de México para este 2020, superior a la de 8 por ciento que prevé la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Esperamos un modesto rebote en parte porque la economía había dejado de crecer antes de la pandemia”, expuso el reporte de Fitch.

FITCH PREVÉ MÁS DEUDA

Fitch destacó el historial de medidas macroecónomicas “prudentes, creíbles y consistentes” de México por priorizar las finanzas públicas. “Sin embargo, la contracción económica y la depreciación del peso empujarán a que la deuda del sector público en relación al PIB alcance su máximo nivel en décadas”, matizó la agencia.

Aun así, la calificadora redujo su pronóstico del déficit público a 4.8 por ciento del PIB desde un 5.9 previo para reflejar la “resiliente” recaudación tributaria.

Fitch destacó que México tomará el equivalente al 1 por ciento del PIB del Fondo de Estabilización de los Ingresos Petroleros (FEIP), lo que incrementará los ingresos no fiscales hasta 2.2 por ciento del PIB y limitará la caída de los ingresos del Gobierno a 0.6 del PIB este año.

Asimismo, la agencia pronosticó que el déficit del Gobierno será menor al 4 por ciento del PIB en 2021 y que podría ser menos con la transferencia de los excedentes del Banco de México (Banxico) que equivaldrían a 1 por ciento del PIB. No obstante consideró demasiado optimistas las metas petroleras del Gobierno, que asegura que producirá casi 1.86 millones de barriles diarios en 2021, con ingresos cercanos al 1 por ciento del PIB.

“Los ingresos relacionados con Pemex podrían ser más bajos de lo presupuestado. Si la producción permanece a su nivel actual de 1.65 millones de barriles diarios, el déficit de ingresos sería de 0.2 por ciento del PIB con base solo en el menor volumen”, concluyó.