Bruselas, 30 Oct (Notimex).- Al menos 200 organizaciones de 29 países europeos participan de un mega ejercicio de ciberseguridad destinado a probar su preparación para combatir ataques y amenazas por internet.

La iniciativa, llamada Cyber Europe 2014, es organizada por la Agencia de Seguridad de las Redes y de la Información de la Unión Europea (ENISA) con base en un escenario real de ciberseguridad a gran escala.

Implica a unos 400 profesionales de agencias de ciberseguridad, equipos nacionales de respuesta a emergencias informáticas, ministerios, empresas de telecomunicaciones, empresas energéticas, entidades financieras y proveedores de servicios.

Se simularán más de dos mil incidentes distintos, entre los que figuran ataques de denegación de servicio a servicios en línea, informes de los servicios de inteligencia y los medios de comunicación sobre ataques por internet, y desfiguración de sitios web.

También se escenificará la extracción de información delicada y ataques a infraestructuras críticas, como redes de energía o de telecomunicaciones, y se probarán los procedimientos de cooperación y de alerta en cadena de la UE.

“Sólo este tipo de esfuerzo común puede ayudar a que nuestra economía y nuestra sociedad de hoy se mantengan protegidas”, sostuvo en un comunicado la comisaria europea de Agenda Digital, Neelie Kroes.

“La sofisticación y el volumen de los ciberataques crecen día a día. Es imposible luchar contra ellos si cada Estado miembro trabaja aisladamente o si sólo algunos cooperan entre sí”, señaló.

La idea es que los resultados del ejercicio permitan “un balance de la situación y definir los próximos pasos para seguir mejorando”, explicó, por su parte, el director ejecutivo de ENISA, Udo Helmbrecht.

La agencia estima que los ataques a través de internet aumentaron casi 25 por ciento entre 2012 y 2013 en todo el mundo, mientras que las violaciones de datos se incrementaron 61 por ciento en el mismo período.

Cada una de las ocho principales violaciones de datos observadas ocasionó la pérdida de decenas de millones de registros de datos, dejando expuestas 552 millones de identidades y ocasionando pérdidas anuales de entre 300 mil millones y un billón de dólares en todo el mundo, afirma ENISA.